¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un estudio explica por qué los coches eléctricos son caros para los fabricantes

    Un estudio explica por qué los coches eléctricos son caros para los fabricantes
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    Nuevo estudio sobre coches eléctricos. Esta vez, sobre el precio y el margen de beneficio de los fabricantes. El estudio revela la dificultad de que estos modelos de movilidad sostenible bajen el precio considerablemente. Las estimaciones miran a 2030 para que se produzca una reducción acorde.

    El mayor punto en contra a la hora de comprar un coche eléctrico es el precio. Desde el más pequeño, un simple urbano o utilitario, el precio supera los 30.000 Euros sin ayuda alguna, lo cual echa para atrás a la gran mayoría, y lo que demandan, que los fabricantes bajen los precios.

    Pero realmente es que no pueden hacerlo mucho. El coste de las baterías, uno de los componentes fundamentales, sigue siendo lo suficientemente alto como para restar margen en el beneficio. De hecho, así lo manifiesta la consultora PwC, que es la responsable del estudio, apuntando que la producción de un coche eléctrico con una autonomía de 300 kilómetros cuesta 4.500 euros más que un motor de combustión.

    Híbridos enchufables y eléctricos deben de suponer casi el 50% de la producción para librarse de las multas por emisiones

    Los fabricantes saben que una mayor inversión rebaja los costes, pero prefieren esperar que el precio de la tecnología baje

    El estudio apunta también que, en el caso de un híbrido enchufable equivalente, el coste se rebaja hasta los 3.600 Euros, cantidades todavía más que elevadas, y en el que los costes añadidos son parciales, no totales. Este factor es el responsable de que los precios de estas opciones de movilidad sostenible no puedan bajar, ni tampoco los fabricantes inviertan más de lo que ya están haciendo, a pesar de que son conscientes de que salvarse de las multas por exceder el límite de emisiones promedio es imposible, a menos que la producción de estos modelos alcance el 45% de su total en 2030.

    Jörn Neuhausen, experto en estrategia y industria de PwC, ha señalado que espera una reducción del precio de los compactos eléctricos con una autonomía de 300 kilómetros a partir de 2024, pero no en los de alto rendimiento con autonomías de más de 600 kilómetros.

    El mayor problema es el coste de las celdas de la batería. Hoy, se encuentra en 90 €/kWh, estimándose que en diez años puede bajar hasta 68 €/kWh, con lo que el coste añadido al precio de los híbridos enchufables puede bajar hasta los 2.500 Euros en 2030 y los eléctricos hasta 1.500 Euros. Entonces, la pila de combustible también será parte del juego, aunque el coste añadido en estos será de unos 3.000 Euros.

    Fuente: Elektroniknet.de