¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un estudio británico considera que las pantallas táctiles son fuente de distracciones

    Detalle de la nueva pantalla Mercedes MBUX Hyperscreen, de 1,4 metros de visualizaciónMercedes

    Los fabricantes viven en una guerra permanente. Ya no es el SUV más grande o el más potente, sino también la tecnología más avanzada o la pantalla más grande. La hiperpantalla MBUX de Mercedes ha puesto el listón más que alto con casi metro y medio. El gran problema es la seguridad en su usabilidad y pidiendo a EuroNCAP que intervenga.

    El pasado verano, Italia abrió la veda para sancionar a los conductores cazados manejando las pantallas táctiles. Los del país transalpino abrieron un camino que se extendió a los principales países de Europa en materia de seguridad vial, obligando a introducir una modificación en los reglamentos de circulación para sancionar legalmente. Y es que todo surgió a partir de una sentencia a un conductor de un Tesla que causó un accidente al distraerse con la pantalla táctil.

    Unos meses después, los alemanes preferían los mandos tradicionales antes que acceder a la configuración de las funciones a través de una pantalla táctil. Sin embargo, las marcas saben que estos «gadgets» son muy atractivos entre los clientes, y cuanto más grande sea la pantalla, mucho mejor porque aporta una distinción especial en tecnoloEsgía a la que no todos llegan. Es lo que han debido de pensar en Mercedes y su nueva hiperpantalla MBUX recientemente presentada, con nada menos que 1,4 metros de superficie de visualización.

    Detalle de la pantalla digital que ocupa el salpicadero del Honda e, incluyendo los espejos retrovisores virtuales

    Es cierto que los fabricantes desarrollan interfaces más o menos sencillas y fáciles de acceder a casi todas las funciones, pero las inmensas posibilidades que ofrecen, obligan a aprenderse la la ruta para llegar a todos los ajustes, con manuales de muchas páginas. Se hace casi obligado un control por voz para que sea el propio sistema el que complete unos ajustes y no necesitemos acceder a ellos por un tiempo.

    En el caso de la nueva pantalla del Mercedes EQS, la marca ha señalado que cuenta con un nivel 0 en el que se presentan las funciones más utilizadas y así acceder más rápidamente a ellas, de entre todos los ajustes que están identificados por colores, incluso apagando la que no se esté utilizando de las tres.

    Puede parecer un alivio porque no hay que seguir una ruta de acceso. Sin embargo, algunos expertos siguen apuntando más desventajas que puntos a favor. Si el ajuste lo realiza nuestro acompañante, no hay problema, pero cuando conducimos solos, es un auténtico riesgo. Conducir a la vez que echar un vistazo del parámetro que estamos buscando en el sistema y localizarlo para que luego toquemos el campo exacto de la pantalla, no es compatible.

    Detalle de la pantalla de la consola central del nuevo Mercedes Clase S, con 12,8 pulgadas de tamaño

    Y si este es un gran problema, lo es más todavía seleccionar una pista musical dentro de la aplicación de Spotify. Lo dice un estudio independiente del TRL británico de 2020, una consultora de investigación de transporte público y privado en Reino Unido, que expuso el peligro de utilizar las pantallas táctiles y las distracciones más habituales que podían causar un grave accidente de tráfico, determinando que solo buscar la canción que deseamos escuchar, suponía apartar la vista de la carretera durante 20 segundos.

    Para algunos, es un tiempo ínfimo, pero es el suficiente para desencadenar una larga lista de errores y tener un trágico final. El organismo británico ha propuesto una prueba específica a Euro NCAP para distracciones al volante, y llegará más pronto que tarde al programa de prueba, lo que obligará a los fabricantes no solo a desarrollar controles vocales y por gestos más avanzados, sino también a simplificar el acceso a todas las funciones. Los grandes detractores piden volver a las ruedas, perillas, teclas y botones clásicos que han poblado las consolas centrales y túneles de transmisión hasta hace bien poco.

    Fuente: Carthrottle