¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los empleados de Faraday Future demandan a su inversor principal

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera4 min. lectura

    Como no podía ser de otra manera, el caos aumenta alrededor del proyecto Faraday Future. Ahora, han sido los empleados de la compañía los que han demandado judicialmente a su principal inversor, el conglomerado chino Evergrande Health Industry Group Limited.

    Prototipo del Faraday Future FF91.

    El polémico proyecto Faraday Future parece que se niega a morir. A pesar de que hace solo unos días abandonaron la empresa el núcleo principal de ejecutivos, incluyendo piezas tan importantes como Nick Sampson, uno de los ejecutivos fundadores, Peter Savagian o Dag Reckhorn, ahora los pocos ejecutivos que quedan han decidido emprender un camino de lo más extraño, demandar judicialmente al principal inversor de la compañía, Evergrande Health Industry Group Limited.

    Estos acusan a la corporación china de tratar de sabotear el proyecto con la única intención de hacerse con la propiedad intelectual de la compañía, es decir, los derechos sobre toda la tecnología y diseños desarrollados por FF, aunque se desconoce realmente cuanta tecnología puede haber creado por la compañía en estos pocos (y tumultuosos) años.

    Entendemos que si los empleados están demandando a Evergrande Health Industry Group Limited, es en virtud de que estos son también inversores de la compañía, pues cuando se anunciaron los acuerdos con Evergrande, también se reveló que el 22 por ciento de las acciones estaban en manos de los empleados.

    La nueva planta de FF en Hanford, California.

    Sin embargo, no creemos que esto justifique una acción de este tipo y sospechamos que tras esta demanda de los empleados quién se encuentra realmente tomando las decisiones es el propio Yia Jueting. No es muy probable que los empleados de FF tengan capacidad económica para enfrentarse judicialmente a una compañía con el tamaño de Evergrande Health Industry Group Limited, que no es sino una división más del mayor conglomerado inmobiliario chino, ya que un litigio de este tipo puede suponer muchos años y unas costas judiciales millonarias. Y eso asumiendo que realmente tengan algo en que basar sus acusaciones y que puedan demostrarlo ante un tribunal.

    La demanda ha sido presentada en Los Ángeles por algunos ejecutivos de rango menor, como Allen Lu, presidente de estrategia “go-to-market”, Matthias Aydt, vicepresidente de ingeniería y Connie Zhao, directora senior de software. Esta demanda ha arrojado algo más de luz sobre el fallido acuerdo entre FF y Evergrande.

    En un principio, FF y Evergrande acordaron que esta última se haría con el 45 por ciento de las acciones de FF a cambio de 2.000 millones de dólares, cuyo pago se completaría en 3 pagos separados, un pago inicial de 800 millones en 2018 más dos pagos de 600 millones cada uno en los siguientes dos años. O al menos eso fue lo que reveló FF en su momento. Ahora parece que Jueting solicitó recientemente el pago de los 1.200 millones restantes, lo que en teoría debería haber tenido lugar este mismo verano con nuevos pagos fraccionados de 300 y 200 millones de dólares, que nunca se llegaron a realizar. Ahora FF continúa buscando inversores y se rumorea que están en conversaciones con una compañía de software llamada EVAIO, que precisamente emplea imágenes del FF91 en su web.