¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El enorme fiasco del futurista autobús elevado chino

7

El curioso autobús elevado eléctrico presentado el pasado verano en China se convertía pocos días después en una inmensa mole abandonada en la misma calle en la que hizo sus pruebas.

Los medios chinos lo acusan de elaborada estafa, y la empresa no solo responde a las numerosas dudas que plantea sino que nadie parece hacerse cargo de él.

El TEB en su hangar en la misma calle donde fue estrenado.

Este verano conocíamos el futurista proyecto del Traffic Elevated Bus (TEB por sus siglas), un curioso proyecto de gigantesco autobús eléctrico que disponía de la particularidad de estar sobreelevado, permitiendo que los vehículos pudieran pasar bajo el, una nueva interpretación del tráfico urbano que trataba de ser la respuesta para las congestionadas calles chinas. La presentación del proyecto y la idea eran impecables y muy atractivas, pero a día de hoy, el único prototipo conocido del TEB descansa olvidado en un hangar improvisado en la misma calle en la que realizó sus pruebas este verano.

Los motivos de que el proyecto se encuentre parado y el prototipo pase sus días acumulando polvo son varios, pero por los reportes que llegan desde China parece que el proyecto no solo no saldrá adelante, sino que tiene todos los visos de haber sido una soberana tomadura de pelo, y lo que es peor, parece no haber nadie para dar respuesta a los inversores, que llevan meses temiendo despedirse de los cerca de 137 millones de euros que ha costado el proyecto.

Poco después de la presentación, llevada a cabo en una sola calle que había sido alquilada para tal efecto y donde descansa aún el prototipo, varias voces en China se alzaron contra el proyecto. Por un lado, y con razón, muchos preguntaron cómo se podría implementar esta elaborada idea en el tráfico real, ya que no son pocos los problemas que eso conlleva, sino que algunos medios ya apuntaron la posibilidad de que el proyecto en sí era una mera estafa. Realizada exclusivamente para captar el dinero de los inversores.

Imagen tomada durante la mediática inauguración.

La compañía en cuestión, Huaying Group, no solo no estaba construyendo la prometida factoría donde se llevaría a cabo la producción el mastodóntico invento, sino que ni siquiera habían solicitado ni un solo permiso para ello. Actualmente, nadie se ha hecho cargo del prototipo, que pasa el día olvidado cogiendo polvo. Según los guardianes de las instalaciones, hace ya mucho tiempo que no se sabe nada de los responsables de la empresa.

A lo que se suman las numerosas preguntas sin respuesta que origina el proyecto en si. En teoría el vehículo debe circular por raíles, pero nadie ha explicado por el momento algo tan simple como es la maniobra de giro ante una curva, o al girar en una calle, algo impensable por el momento para el único prototipo disponible y que por tanto, lo convierte en un proyecto imposible de llevar a cabo, al menos para el tráfico urbano.

Por otro lado, la altura libre que deja bajo el solo permite que circulen vehículos de menos de 2.1 metros de altura, por lo que una furgoneta o cualquier camión no pueden pasar bajo él, o cualquier vehículo con carga en el techo. Así mismo, no resulta muy seguro para los usuarios de dos ruedas, puesto que al pasar por debajo queda fuera del rango de visión del conductor, por lo que ante un accidente, el motorista o ciclista quedaría expuesto.

Su altura libre inferior no permite el paso de vehículos altos.

Otro pequeño detalle es que precisa de una infraestructura urbana propia, y nos nos referimos a los miles de kilómetros de raíles necesarios, ya que los pasajeros no pueden acceder a el desde el nivel del suelo, por lo que tendría que contar con toda una serie de estaciones o paradas sobreelevadas para poder acceder al vehículo. Así mismo, algunos medios apuntan que el enorme y pesado TEB, de más de 20 metros de largo, es demasiado pesado para la calles chinas, célebres por sus habituales socavones.

De la misma manera, ante una situación de emergencia, los pasajeros se verían atrapados a más de dos metros de altura del suelo, lo que conllevaría una evacuación bastante compleja y peligrosa, y todas aquellas personas que no dispusieran de buena forma física lo tendrían muy difícil para poder salir.

Curiosamente, la calle en la que se encuentra es la misma que fue alquilada a la ciudad de Qinhuangdao. Calle que permanece cortada todavía debido a la presencia del autobús eléctrico y su nave, que ocupan unos 300 metros de la calle., sin visos de que la ciudad la pueda recuperar pronto. Con el consiguiente problema al tráfico de la ciudad.

Su interior diáfano es inmenso.

Todos estos detalles básicos parece que no fueron tomados en cuenta durante el proceso de diseño, o al menos lo parece, ya que la empresa todavía no ha dado una sola respuesta válida a estas preguntas de los medios chinos que se han interesado por el proyecto.

Por el momento, la empresa anunciaba pasado el verano que continuaría con las pruebas como respuesta a las acusaciones vertidas por la prensa china. No obstante, llegado el mes de diciembre el impresionante y probablemente utópico TEB sigue parado y cogiendo polvo, sin visos de que su situación cambie, al menos a corto plazo. Ya sea un sueño irrealizable o una mera estafa, por el momento el TEB no solucionará el tráfico de ninguna ciudad del futuro.

Fuente: Shangaiist

Noticias relacionadas

El enorme fiasco del futurista autobús elevado chino
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto