¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Fisker producirá y venderá los SUV eléctricos Ocean aunque su software está incompleto

Fisker producirá y venderá los SUV eléctricos Ocean aunque su software está incompleto
Unidades preserie del Fisker Ocean en Austria
Javier Costas
Javier Costas6 min. lectura

La producción del Fisker Ocean dará comienzo el jueves 17 de noviembre en Graz (Austria), tal y como estaba planeado, aunque el software esté sin terminar. Para algunas funciones habrá que esperar un par de años, al menos para los primeros propietarios.

Hoy día, algunos fabricantes han lanzado al mercado coches que están incompletos, y no nos referimos a que les faltan equipamientos por falta de piezas físicas, sino que algunas funcionalidades que dependen del software están incompletas. Hay varios ejemplos, como Tesla o Volkswagen.

Dicho de otra forma, se han vendido vehículos que tienen los componentes necesarios para algunas funcionalidades, el hardware, pero no se pueden gestionar de momento, al menos en lo que los ingenieros llaman «entorno de producción». En castellano, que los clientes no pueden usar ciertas funciones aunque las hayan pagado, están todavía en fase de desarrollo, su software no se ha completado.

En pleno 2022 resulta relativamente fácil actualizar el software en un coche, se puede hacer por parte del cliente con un disco USB, en un servicio técnico autorizado, o a través de Internet mediante OTA. Por lo tanto, en algunos casos parece un mal menor eso de vender (y cobrar por adelantado) coches incompletos en el capítulo del software.

Previamente, los coches salían de fábrica con todo el software o firmware ya terminado, y no había apenas posibilidades de actualización ni de mejora. Al menos, bajo aquel enfoque, el nivel de madurez del producto era muy alto y no eran tan necesarias las actualizaciones. ¿Hubo excepciones? Claro, como el sistema Intellilink de Opel, que ni llegaba a fase beta y nunca se completó.

Pues bien, Fisker será el siguiente fabricante en considerar aceptable que sus coches salgan de fábrica sin algunas funcionalidades, pero con la promesa de que estarán listas más adelante. De lo contrario, la empresa argumenta que se demorarían las entregas a clientes durante meses, y financieramente hablando no les interesa nada.

Lo primero que estará disponible (y que al salir de fábrica no funcionará) será el asistente de mantenimiento de carril o LKAS, así como la detección de vehículos en los ángulos muertos o el automatismo que enciende las luces de largo alcance cuando no se deslumbra a otros vehículos. A principios de 2023 se podrán actualizar mediante Internet.

Una de las «pijadas» que tendrá el Fisker Ocean es una pantalla rotativa para ver contenido multimedia con el coche parado en posición horizontal, en marcha en posición vertical

Más adelante, antes de terminar 2023, Fisker espera que se pueda disfrutar de la funcionalidad de autocentrado en el carril y el asistente de atascos -que no llega a ser un Nivel 3 de asistencia como el DRIVE PILOT de Mercedes-Benz-. Ya sobre 2024 estará listo el sistema V2H/V2V, o lo que es lo mismo, que los Fisker podrán entregar energía eléctrica a hogares u otros vehículos con cargadores reversibles.

Fisker actualizará los vehículos mediante OTA, evitando desplazamientos al servicio oficial

Ciertamente, Fisker no puede esperar a terminar esos desarrollos, podría ir a la quiebra. De ahí que Henrik Fisker haya dicho cosas como esta: «También hay, hablando con franqueza, muchos clientes a los que no les importa [el retraso del control de crucero], entonces, ¿por qué esperar para lanzar el vehículo? Y saben que tal vez lo obtendrán tres meses, seis meses, nueve meses después [si esperan]».

El señor Fisker tiene razón a medias. Hay conductores que no gustan de usar automatismos, ni siquiera les da por usar el Bluetooth integrado o manchan sus SUV con barro. También es cierto que por lo que piden por estos vehículos, esas cosas deberían venir de fábrica, pero Fisker Inc. es un fabricante en su tierna infancia -la etapa anterior con el Karma, Fisker Automotive, no cuenta-.

Fisker Ocean

Como ya os contamos en su día, Magna International será el encargado de fabricar el SUV Ocean en Graz (Austria) junto a otros vehículos de BMW, Mercedes-Benz o Toyota. El fabricante independiente también se ocupó de producir todos los preserie para la fase de desarrollo, validación y homologación.

El acuerdo de producción subcontratada de Fisker con Magna tiene ya dos años, pues fue cerrado en octubre de 2020 e incluyó un intercambio accionarial. El primer prototipo fue desvelado en el CES de Las Vegas de enero del mismo año, en aquel momento con un precio objetivo desde 37.499 dólares que, obviamente, no se ha podido mantener. Los primeros detalles se anunciaron en octubre de 2019.

A fecha del 31 de octubre, Fisker acumula más de 62.000 reservas del Ocean. Las primeras 5.000 unidades corresponderán a la versión Ocean One, y se entregarán primero en los mercados donde se haya logrado homologar. Después se producirán los Ocean Sport (básico, con baterías LFP) y Ocean Extreme (tope de gama, con baterías NMC).

Fuente: Automotive News