¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ford Ghia Vivace concept: una futurista pieza de historia a precio de saldo

    Ford Ghia Vivace concept: una futurista pieza de historia a precio de saldo
    Ford Ghia Vivace conceptBring a Trailer
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera7 min. lectura

    El Ford Ghia Vivace concept, un antiguo prototipo de salón de Ford y Ghia ha aparecido a la venta en Nueva York. Esta pieza única es realmente un modelo a escala, pero dada su naturaleza es una auténtica pieza única cargada de historia que va a cambiar de manos por muy poco dinero.

    Los fabricantes crean innumerables prototipos y modelos a escala cada año, de los que solo llegamos a tener constancia de unos pocos, aquellos que son empleados para promocionar un modelo o los que fueron creados expresamente como prototipos de salón o show cars. Este es precisamente uno de esos últimos casos.

    El extraño modelo que aparece en estas fotografías es el Ford Ghia Vivace concept, un prototipo de salón realizado por Carrozzeria Ghia a mediados de la década de los noventa que formaba parte de una pareja de concepts. El otro modelo recibía la denominación Arioso y aunque era algo distinto al Ghia Vivace, su estética se basaba en el mismo lenguaje de diseño. Desconocemos el paradero actual de ese segundo ejemplar, pues el único que ha aparecido a la venta es el prototipo de color amarillo que vemos en las imágenes.

    Su estado de conservación no es demasiado bueno.

    El propósito de esta pareja de concepts era la de mostrar las ventajas de los modelos desarrollados sobre un bastidor de aluminio y las propias capacidades de la compañía empleando dicho material. Esto fue lo que declararon los responsables de Ford y Ghia durante la presentación de ambos modelos, lo que resulta tremendamente irónico, pues además de ser simples modelos a escala no funcionales, estos ni siquiera estaban fabricados en ese material. De hecho, no eran coches en un sentido estricto, sino simples maquetas que trataban de simular un vehículo.

    En la galería superior podéis encontrar imágenes de detalle del modelo que nos muestran que el habitáculo es completamente falso, cuenta con una base tapizada a la altura de las ventanillas de la que sobresale una ligera porción del volante y unos elementos que tratan de simular los reposacabezas de los asientos.

    Aunque las imágenes más explícitas son las que nos muestran los bajos del modelo, en las que se aprecia claramente como está construida realmente esta maqueta. Pues a pesar de que según las afirmaciones de la compañía el prototipo se basaba en un Ford Mondeo, lo cierto es que bajo la carrocería no se encuentra el chasis de un vehículo real. Lo que hace de bastidor es una estructura rectangular fabricada con hierro de sección cuadrada y más que probablemente de la calidad más baja y económica disponible en ese momento. Pues a pesar de no ser un modelo funcional que nunca ha rodado en la calle, los bajos están fuertemente oxidados. El vehículo no solo carece de mecánica, sino que no dispone de un solo elemento técnico relacionado con un verdadero turismo.

    El burdo bastidor metálico que hace las veces de chasis.

    No hay elementos de suspensión, frenos, columna de dirección ni tampoco sistema eléctrico. De hecho, las ruedas tampoco son convencionales, pues bajo los tapacubos encontramos unas llantas macizas, probablemente también de hierro, que se unen al bastidor por lo que parece ser un eje simple anclado al bastidor tubular. De ahí que en lugar de llantas de aleación el modelo cuente con esos atractivos tapacubos plásticos.

    A grandes rasgos, el Ford Ghia Vivace concept es un coche de juguete a escala natural. Pues ni siquiera su carrocería de fibra de vidrio o lo que parecen ser ópticas son elementos reales.

    Al igual que su hermano, el Ford Ghia Vivace concept es buena muestra de la corriente de diseño Bio-design que caracterizó a la inmensa mayoría de productos automovilísticos de aquella época. Los diseñadores de Ford y Ghia fueron de los que más lejos llegaron con esta tendencia, llegando a lanzar modelos al mercado que presumían de no contar con una sola línea recta en su carrocería. El mejor ejemplo lo encontramos en el Ford Taurus de tercera generación, un modelo muy parecido al Ghia Vivace concept y cuyo diseño se basaba en repetir una y otra vez formas ovaladas, como las del propio emblema de la marca estadounidense.

    Su precio será muy económico.

    Subasta

    El Ford Ghia Vivace concept ha aparecido a la venta en un anuncio de la web Bring a Trailer. La misma plataforma donde fue puesto a la venta el Ford Via Concept by Ghia del que os hablamos hace unos días y que también era un modelo a escala. Aunque en ese caso sí que contaba con un interior completo y unos pocos elementos reales.

    El estado de este ejemplar no es demasiado bueno. Se nota que sus propietarios anteriores no lo han conservado debidamente, pues dispone de numerosos roces y unos pocos elementos rotos en algunas zonas de la carrocería de fibra de vidrio, además de marcas del adhesivo empleado en los espejos laterales. Como ya hemos comentado, el bastidor que se esconde bajo la carrocería es de hierro y se encuentra bastante oxidado, por lo que no es de extrañar el bajo precio por el que ha sido puesto la venta, pues parte sin reserva y las pujas actuales apenas han superado los 1.000 $. Desconocemos si las pujas elevarán mucho más el precio final, pero podemos suponer que dado su estado, el vehículo será vendido muy barato. Toda una ganga para el que quiera hacerse con un pedacito de historia o con un adorno muy especial.

    Fuente: Bring a Trailer