Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Ford GT70: el Lancia Stratos no nato de Ford

9

Desarrollado exclusivamente para competir en rallys a principios de los setenta, este desconocido integrante de la familia Ford GT fue creado en Gran Bretaña por Ford UK para batir a los Porsche 911 y Alpine A110 en los revirados tramos del mundial.

El Ford GT70 junto a sus ancestros.

El nuevo FordGT 2017 es el último de una saga que comenzaba por el icónico GT40, el modelo que nacía del legendario programa de competición de Ford creado exclusivamente para vengarse de Ferrari allá donde más le dolía, los circuitos. Convirtiéndose en una de las piezas claves de la historia de la marca del óvalo azul y protagonista de una de las épocas más recordadas de la historia de las 24 horas de Le Mans y del campeonato de resistencia.

Años más tarde y a modo de homenaje, la marca presentaba el nuevo Ford GT 2005, un deportivo neo retro que se caracterizaba por clonar las líneas del GT40 original, adaptándolas a las dimensiones de un deportivo creado exclusivamente como modelo de producción y más recientemente, la marca presentaba el sorprendente Ford GT 2017. Un modelo que no solo nace aprovechando la fama de su ancestro de los años sesenta, sino que marca el retorno a la competición tratando de emular las gestas que lograba este en aquella época, retornando a las 24 Horas de Le Mans de 2016, 50 años después de la primera victoria del GT40.

Pero esta saga de deportivos cuenta con un miembro casi desconocido, que como el GT40 y poco tiempo después que este, era desarrollado exclusivamente con la competición en mente, el Ford GT70.

El GT70 en una de sus pocas participaciones durante su desarrollo.

Precisamente nombrábamos la saga del Ford GT recientemente, cuando enumerábamos todos los modelos de motor central comercializados en los Estados Unidos, en la cual no aparecía y por dos razones de peso, la primera porque el GT70 jamás fue comercializado, y la segunda porque este no era americano, fue un proyecto de Ford UK, en Reino Unido.

Tras el Rally de Montecarlo de 1970, donde los Ford Escort Twin Cam de Timo Mäkinen y Roger Clark fueron vencidos por los Porsche 911 S y Alpine A110, en Ford UK comenzaron a pensar una solución para la falta de velocidad del Escort, sobre todo en terrenos asfaltados. Los Escort eran fiables en múltiples terrenos, pero no eran capaces de hacer sombra a los deportivos que competían entonces en el Mundial. Así comenzó el desarrollo de lo que debía ser el nuevo vehículo de competición de Ford para el mundo de los rallys.

Lejos de ser un proyecto local o un estudio, el desarrollo del GT70 estuvo activo desde 1970 hasta 1973, contando incluso con la colaboración de Len Bailey, nada menos que el ingeniero jefe del proyecto GT40.

Ejemplar restaurado y propiedad de Ford UK.

Este sería una suerte de biplaza de motor central y transmisión en posición transaxle que era capaz de albergar muy diversos motores, de hecho en su desarrollo contó desde 4 cilindros de 1.6 litros hasta el bloque inicialmente planeado V6 de 2.6 litros. Su carrocería de fibra de vidrio fue diseñada por Ercole Espada, el mismo que dibujaba el primer Aston Martin firmado por Zagato de la historia.

La producción planificada era de unas 500 unidades, pero, en total solo fueron construidos los 5 primeros prototipos de seis, naciendo originalmente con un V6 de 2.6 litros del Ford Capri que contaba con 125 CV en sus especificaciones de serie.

Con una longitud de 3.886 milímetros, el prototipo pesaba unos 820 kilos, y según la fábrica alcanzaba una velocidad de 190 km/h. La versión con la mecánica de mayor envergadura, de 3.0 litros y 146 CV, la velocidad declarada era de unos 200 km/h. Aunque en un vehículo destinado a los revirados tramos de pruebas como Montecarlo o el Tour de Corse, la velocidad máxima es menos definitiva que la capacidad de frenada o aceleración. Cifras que nunca fueron facilitadas.

Imagen de archivo del modelo.

El proyecto fue eliminado en 1973, tras no pocos cambios, a pesar de haber empleado elementos ya existentes en la marca para recortar al máximo el presupuesto. Sus mayores problemas fueron una incomprensión absoluta por parte de la cúpula de la empresa en Norteamérica, los cuales, no entendían el desarrollo y fabricación de una compleja edición especial limitada creada exclusivamente para ser homologada en una competición que prácticamente desconocían, y aunque pueda parecer irónico, el propio Escort, que poco a poco fue ganando competitividad en rallys, convirtiendo al GT70 en un proyecto redundante.

Matando al no nato GT70 antes de que se pudiera convertir en el Lancia Stratos de Ford, modelo que precisamente nacía como sustituto del Fulvia HF en 1973, ganando los campeonatos del mundo de 1975, 1975 y 1976. Hasta 1979 no llegó el primer entorchado de Ford en el campeonato, con el Escort RS1800, siendo el campeón Björn Waldegárd con ese modelo.

Fotos: Ford Motor Company

Noticias relacionadas

Ford GT70: el Lancia Stratos no nato de Ford
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto