Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

La Fórmula 2 tendrá salidas lanzadas por el fiasco de los embragues

La FIA impone las salidas lanzadas como solución provisional en el Red Bull Ring y Silverstone tras los contínuos problemas de este año.

En 10 carreras se han producido más de 30 incidencias a la hora de arrancar los coches.

El F2 2018, el nuevo monoplaza que Dallara fabricó para la Fórmula 2, y que se ha introducido esta temporada un año después de lo inicialmente previsto, ha vivido un comienzo nada ideal a raíz de los múltiples problemas y fallos mecánicos que ha sufrido el coche, en un área que es responsabilidad de la firma de motores francesa Mecachrome, afiliada a Renault. Varias han sido las quejas, pero la zona que más dolores de cabeza ha causado, con una diferencia abismal, ha sido la del embrague.

Desde el inicio de la temporada en Bahréin, hasta en 31 ocasiones un monoplaza de Fórmula 2 se ha quedado calado, una media de tres por carrera, ya fuese antes de la vuelta de formación o en la propia salida. Esto alcanzó un punto crítico en la salida de Bakú, en la que hasta cinco pilotos se quedaron clavados, además de un Roberto Merhi que logró arrancarlo casi de milagro. El piloto castellonense atribuyó en una entrevista estos problemas al hecho de que se había adoptado el mismo embrague que el coche de GP3, lo cual había obligado a bajar la potencia del motor como una de las medidas preventivas.

Unas soluciones instauradas en Barcelona parecieron solucionarlo todo, con la única excepción de Nicholas Latifi en la salida de la carrera principal, pero los problemas regresaron en Mónaco y se manifestaron de forma muy evidente en Paul Ricard, donde siete pilotos se quedaron tirados entre las dos carreras, uno de ellos por partida doble (Artëm Markelov). El ruso, junto a Merhi, se ha llevado la palma en este aspecto con hasta cuatro salidas afectadas, seguido por Jack Aitken y Santino Ferrucci con tres. En total, hasta 16 de los 20 pilotos han calado al menos una vez este año: sólo Sérgio Sette Câmara, Louis Delétraz, Arjun Maini y Roy Nissany se han librado, siendo Campos Racing el equipo mejor parado en este aspecto (solo una vez, con Luca Ghiotto en la sprint de Bakú).

Todo ello ha llevado a tomar medidas drásticas. Esta mañana en el Red Bull Ring se han probado unas soluciones instauradas a contrarreloj por Mechachrome esta semana tras el Gran Premio de Francia, en una sesión de 15 minutos post-libres en la que cada piloto tenía que hacer dos salidas, pero tanto Latifi como Delétraz no lograron efectuar la suya. Por ello, la FIA ha determinado, tras consultar con los responsables técnicos y los organizadores, que las carreras de la Fórmula 2 habrán de comenzar con una salida lanzada tras la vuelta de formación, mientras estos problemas no se solucionen.

Esta medida entrará en vigor con efecto inmediato este fin de semana en Austria, y se mantendrá para las carreras de la próxima semana en Silverstone, toda vez que el periodo de tres fines de semana consecutivos de competición dificulta la introducción y probatura de soluciones. La categoría confía en que las soluciones estén listas para las carreras en el Hungaroring a finales de julio. Esta solución es muy similar a la adoptada por la GP2 en 2005 en el primer fin de semana de competición de su historia, realizando salidas lanzadas en Imola.

"Esta no es una situación ideal, pero la seguridad de los pilotos es la máxima prioridad", asegura Bruno Michel. "Dado que no tenemos el tiempo para probar y validar apropiadamente una solución permanente para los problemas de las salidas, lo que la FIA ha decidido es sin duda la decisión más segura. Esto nos dará también el tiempo suficiente para trabajar en una solución para el problema, y volver a una situación normal y segura para Budapest y el resto de la temporada".

Para los responsables técnicos de Mecachrome, el problema radica en que el nuevo embrague parece tener una ventana de funcionamiento muy pequeña, lo cual obliga al piloto a ser extremadamente preciso para obtener el punto de mordida del mismo. A ello se le suman las quejas sobre la diferencia de potencia entre motores que en teoría deberían suministrar el mismo caballaje, o los problemas con la respuesta del acelerador que presentan varios de ellos.

Por si esto no fuese suficiente, en semanas recientes se ha desvelado que varios componentes de los motores no funcionan como deberían, o directamente fallan, incluso tras haber sido reemplazados recientemente como en el caso de Arjun Maini, quien se quejó amargamente en una comunicación por radio que se hizo viral, además de en declaraciones posteriores. Sin ir más lejos, al piloto indio se le ha instalado un nuevo motor este sábado antes de la clasificación, en la que terminó quinto, tras sufrir severos problemas de potencia en los libres.

El propio Merhi había sugerido el mes pasado la posibilidad de unas salidas lanzadas si no se solucionaba el problema, y aún está por ver la reacción del paddock, pero quien sí se ha pronunciado en redes sociales es Delétraz, uno de los cuatro pilotos que no ha calado en carrera, pero que si se ha visto afectado hoy en los libres. Curiosamente, el suizo apunta más a una mala utilización por parte de pilotos y equipos: "Lo siento, pero esto es malo. El embrague de la F2 no es más difícil de usar que el del año pasado. Los equipos y los pilotos intentan cosas raras o cometen errores, luego calan y se quejan. Entiendo la cuestión de la seguridad, pero esta no es la respuesta", ha escrito en un tuit. Un tema que, sin duda, seguirá trayendo cola.

Fotos: Formula 2 Press

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto