¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    EntrevistaRoberto Merhi: "No me merecería la pena correr por ser décimo"

    Adrián Fernández
    Adrián Fernández12 min. lectura

    El piloto español atendió a Motor.es antes de afrontar la tercera ronda de Fórmula 2 en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

    Merhi confía en que sus problemas de motor y embragues queden resueltos para poder aspirar a más.

    "Si no conseguimos que el coche salga bien, habría que mirar otro método de salida".

    Tiene solo 27 años y habla con el cuajo de un veterano curtido en mil batallas, aunque se mueve por un paddock lleno de talentos más jóvenes, Este es el rol que asume en este momento de su carrera un Roberto Merhi que se encuentra en un punto intermedio entre su aún latente ambición de volver a la Fórmula 1, y la búsqueda de un futuro en monoplazas, sin más mapa que el de un apoyo económico que no llega en las cantidades necesarias. Por lo pronto, afronta desde el inicio esta temporada de Fórmula 2, en la que busca remontar el vuelo tras un comienzo agitado.

    Honrando nuestro compromiso previo, Merhi atiende a Motor.es en la parte trasera de la carpa en la que su equipo efectúa el trabajo de cara al fin de semana, con el habitual trasiego de herramientas, ruido y mecánicos como telón de fondo. Los mismos mecánicos que trabajan a destajo para solventar los problemas que acucian a un Merhi que logró sacar seis puntos de Azerbaiyán,pero al que su oficina no acompaña en sus pretensiones, y así lo atestigua en sus impresiones de lo que ha sido, hasta ahora, su inicio de temporada.

    "Estamos teniendo un problema de motor. Se han cambiado varias cosas, y esperemos que se solucione", afirma Merhi. "En Bahréin y Bakú tuvimos problemas en clasificación, y nos faltaba mucha potencia en las rectas. En Bahréin eran 5 o 6 km/h, nos costaba medio segundo por vuelta respecto a nuestro compañero con las mismas alas. Con ese medio segundo podríamos haber calificado tercero, cuarto o quinto. También pusimos una quinta muy larga que nos afectó mucho. En el test sí que teníamos muy buen ritmo de carrera, pero en carrera no era tan bueno".

    En cuanto a su relativamente productivo fin de semana en Azerbaiyán, Merhi abundó en sus nuevos problemas de potencia y embrague que le limitaron a dos octavos puestos: "En Bakú tuvimos un problema en los libres con el pedal del freno, no me dejaba hacer mucha fuerza y tenía que frenar antes. En calificación, también estaba el tema de la pérdida de potencia: en la recta principal perdíamos 7 décimas. En carrera, el ritmo no era el que esperábamos.A principio de carrera, me tocaba empujar mucho para seguir a los de delante: mi compañero, por intentar seguirlos, reventó las ruedas. Nosotros sobrecalentamos las ruedas traseras y perdíamos tiempo".

    Sus problemas de embrague, al igual que otros pilotos que han calado en salidas, han sido una constante esta temporada, y la principal razón de no poder optar a una victoria en la carrera sprint de Azerbaiyán: "Se ve que hay coches con embragues que oscilan más que otros, y se nota mucho la diferencia. Mi compañero no está teniendo problemas y yo sí, y hay cinco coches más así". En principio, la FIA evaluaba una solución para el Gran Premio de Mónaco, probada por el piloto del WTCR Yann Ehrlacher, pero finalmente se prueba este fin de semana. "Hay varios coches que están teniendo más problemas que otros. Van a intentar hacer un cambio aquí; de hecho, el principal objetivo en libres es hacer prácticas de salida y ver que todo funciona bien", reveló Merhi.

    Pese a todo, el piloto de MP Motorsport no cree, al contrario que Artëm Markelov, que el nuevo monoplaza debiese haber sido retrasado a 2019, apuntando a un fallo de planificación: "El coche anterior tenía 7 años: el actual tendría que haber estado más preparado. Es el motor del GP3 con un turbo, y llevamos el embrague de GP3, que no está preparado para la potencia que está sacando el motor. De hecho, los han tenido que bajar de potencia. Las cosas no se han hecho perfectas".

    De no conseguir que el número de pilotos calados disminuya en próximas rondas, Merhi aboga por evaluar un cambio en el procedimiento de salida: "El problema es que es muy peligroso. Si yo el otro día me quedo parado, uno que sale el último llega a mi altura a casi 200 por hora y, si me da, nos podríamos hacer bastante daño. Si no conseguimos que el coche salga bien, habría que mirar otro método de salida, lanzada o algo. No se puede permitir que calen cinco coches en una salida; yo fui el sexto y casi calo. No es bueno para un campeonato".

    Como en casa, ¿en ningún sitio?

    Llega Montmeló, un trazado en el que las fortunas de Merhi han sido escasas desde sus dos victorias en la Fórmula 3 española en 2008. "Es un circuito que conozco, pero lo han reasfaltado, y eso influye mucho a la hora de configurar el coche", asegura Merhi. "En Paul Ricard, con asfalto nuevo, no se terminó de meter temperatura a las ruedas, pero en teoría hará un poco más de calor aquí que en ese test (y) este coche funciona mejor con calor. Yo espero que funcione mejor que en Bakú". Sus objetivos para el fin de semana son ambiciosos:"Necesitamos un fin de semana normal. Si tenemos un coche como en Bahréin para calificar, yo creo que podemos estar en el top 5 e intentar hacer una buena carrera".

    Por el momento, su acuerdo para competir con MP Motorsport no tiene fecha de caducidad inminente, en lo que es a todas luces un acuerdo de conveniencia para ambas partes. Merhi es consciente de las dificultades que atraviesa el equipo, y confía en poder remontar el vuelo, pero no a cualquier precio: "De momento, quieren que corra hasta final de año, si todo va bien y si yo me encuentro a gusto con el equipo. Si no me encuentro a gusto, llegará un momento en el que no me merecerá la pena estar corriendo por el (puesto) 10, el 13 o el 15. Mi objetivo es estar delante, intentar ganar carreras o hacer podios, pero ahora estamos un poco lejos. Puede cambiar, pero con todos los problemas que estamos teniendo Hay problemas que son del coche, y otros que son del equipo, así que hay que hacer un mejor trabajo desde casa".

    Alternativas abundan en el mundo del automovilismo, pero son pocas las que se presentan a pilotos sin presupuesto. Aquellas categorías en las que las marcas tienen una gran presencia son un objetivo para muchos, y Merhi, que nunca ha ocultado su preferencia por los monoplazas, tiene claras las posibles alternativas: "La Fórmula E está muy bien, porque sigue siendo fórmulas. El WEC está un poco raro hoy en día, porque Toyota es el único equipo oficial y el resto son privados. La Super Fórmula también me gusta; por cambiar un año, no me importaría. Me gusta la IndyCar porque es una especie de GP2, un coche potente que tiene mucha carga, y un coche (así) siempre me ha gustado más que un GT".

    Tiempos pasados fueron mejores en la escalera

    Lejanas quedan las épocas en las que 15-16 pilotos poblaban las categorías inferiores españolas, con nutridos contingentes en conciertos internacionales. La dura realidad actual (la Fórmula 4 española apenas logra atraer a dos pilotos, no hay F3 nacional, y los pilotos españoles en fórmulas junior apenas alcanzan la decena) a raíz de la crisis económica de hace 10 años deja patente ese contraste para Merhi, que habla de lo difícil que lo tiene hoy día su generación: "Lo que no fue muy normal fue la época mía que coincidíamos 15 tíos corriendo fuera en Italia cuando hacíamos karting, y 10 íbamos muy delante. Esa época no se va a repetir, por desgracia. Hemos tenido en el automovilismo español 10 tíos muy buenos, y por circunstancias de la vida hoy día solo corremos yo, Juncadella, Costa, Molina gente como Monrás está sentada en su casa por no tener apoyo porque nos pilló la crisis".

    Merhi se ha llevado varios reveses en su carrera, por diversas circunstancias, en especial en unas aventuras en Fórmula 1 y DTM que no resultaron del todo satisfactorias en términos de resultados. Por ello, nos interesaba saber qué clase de consejo podría ofrecer a la nueva generación, a los Palou, Martínez, Lloveras, Pujeu, Villanueva...: "Depende de qué objetivos tengan cada uno. Que intenten trabajar lo mejor posible, escuchar lo máximo a su equipo y tener un buen carácter que guste a los equipos, un poco pelota Incluso si tienes talento, el apoyo económico es el 90%". Nunca dejó de ser la realidad, pero ahora es algo mucho más palpable, y es algo contra lo que Merhi sigue peleando, contra viento y marea, embragues mediante.

    Fotos: Motor.es / Formula 2 Media