¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Free2Move añade al Citroën Ami a su flota en Madrid

    El nuevo Citroën Ami ya está a la venta en nuestro país y se acaba de incorporar a la flota de vehículos de alquiler por minutos de Free2Move (marca de movilidad de STELLANTIS). Aunque es un coche «sin carné», se exigirá su posesión.

    No es imprescindible que los desplazamientos urbanos se hagan con vehículos privados, esa es la razón de ser de servicios como Free2move. Como alternativa a la posesión y al transporte público, estas empresas ponen a nuestra disposición vehículos que solo nos costarán dinero cuando los estemos utilizando. Nada más.

    A la flota de car sharing (o free float, como se llama en el argot profesional) de Madrid, que actualmente consta de Citroën C-Zero y Peugeot e-208, también se une un modelo más pequeño, el Citroën Ami. Se trata de un cuadriciclo ligero, como si se tratase de un ciclomotor de cuatro ruedas, por lo que bastaría la licencia AM para conducirlo.

    Sin embargo, Free2move pone este modelo a disposición de sus usuarios únicamente si cuentan con el permiso B y cumplidos los 18 años. Un vehículo de esta categoría se podría llevar desde los 15 años y tras haber obtenido la licencia AM. Por lo tanto, la restricción de acceso es la misma que si se trata de turismos normales en este servicio.

    Free2move ha incorporado a su flota de Madrid 50 unidades del Ami, que están disponibles desde el pasado viernes. Además, esta flotilla tiene limitado su ámbito de actuación a la zona más céntrica: Centro, Retiro, Salamanca, Chamberí, Chamartín y Tetuán. De esta forma, sus 75 km de autonomía no serán un problema para nadie.

    Todos los usuarios de Free2move pueden utilizarlos

    La principal ventaja del Ami es la facilidad que supone aparcarlo, y más en una parte de la capital donde el espacio libre es un bien muy escaso y cada centímetro cuenta. Basta mencionar que es prácticamente 1 metro más corto que el C-Zero, ya de por sí de los coches más compactos (obviando antigüedades) que hay en España.

    Las dimensiones del Ami son 2,41 metros de largo, 1,39 metros de ancho y su altura permite que se acomoden dos adultos de 1,85 metros de altura sin ningún problema. Solo pueden ir dos personas y algún bulto suelto. Los smart fortwo EQ de ShareNOW -competencia de Free2move- tienen homologación de turismo, así que la comparación tiene muchos vicios ocultos.

    En calles de este tipo -plataforma comparida entre peatones y vehículos- la velocidad máxima es de 20 km/h, el Ami va sobrado en la zona centro

    Dado que en la zona donde van a operar los Citroën Ami es prácticamente imposible circular legalmente a más de 45 km/h, tampoco supone un problema su velocidad punta, que está limitada por su categoría de vehículo (L6e). Por lo tanto, la ventaja es evidente: se aparca mejor, frente a pocas pegas prácticas.

    Esta ventaja es aún más tangible cuando se llega al punto de destino y no se encuentra aparcamiento disponible, por lo que se consume tiempo dando vueltas hasta que aparezca una plaza libre. Eso significa que, aunque su tarifa por uso no baje un céntimo, puede convertirse en un ahorro al moverse por la zona céntrica de la ciudad.

    La operativa no cambia respecto a otros modelos de Free2move. Se reserva una unidad, hay 20 minutos para abrir las puertas, las llaves están en la guantera y con ellas se activa el encendido. Al aparcar hay que dejarlas donde estaban, y cerrar el coche mediante aplicación móvil, siempre teniendo en cuenta que tiene que ser la zona perimetrada del Ami, no la del resto de vehículos.

    Por otra parte, la introducción del Ami a la flota de Free2move tiene finalidades secundarias, como que el vehículo empiece a verse -y en una zona bastante concurrida por lo general- y que los curiosos puedan probarlo. Se ha diseñado para entornos urbanos y para zonas rurales.

    Como vimos recientemente en motor.es, la gama del Citroën Ami para particulares tiene cuatro niveles: Ami Ami (7.200 euros), My Ami Orange (7.600 euros), My Ami Pop (8.100 euros) y My Ami Vibe (8.560 euros). Si se compara con el tradicional cuadriciclo ligero diésel, su posicionamiento de mercado es adecuado (es más, muy competitivo), y su coste por kilómetro muy inferior.

    Medio centenar de unidades no son muchas en relación al resto de la flota, posiblemente Free2move aumente su número, aunque esto dependerá de su grado de utilización. Actualmente hay unos 300.000 usuarios registrados de Free2move en la capital de España.