¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Cómo funciona un freno de mano eléctrico y automático?

    El freno de mano eléctrico está sustituyendo al sistema mecánico convencional.

    No solo se diferencian por el cambio de una palanca mecánica a un botón electrónico. Los sistemas de freno eléctricos son además automáticos, gracias a varios componentes que reciben información sobre el estado del vehículo a partir de varias fuentes.

    El freno de mano no es algo nuevo en absoluto, pero el freno de mano eléctrico, y automático, sí es una tecnología relativamente moderna. Que algunos fabricantes empezaron a introducir años atrás, pero que ahora está empezando a extenderse a prácticamente todos los modelos en cualquier segmento y gama.

    Y ofrece ciertas ventajas como la reducción de espacio ocupado por el sistema de estacionamiento, de tal modo que se despeja la consola central y se puede ofrecer una mejor habitabilidad y un aprovechamiento distinto del habitáculo, con una mayor cantidad de huecos portaobjetos. Esto, y que además se puede introducir un sistema automático.

    En algunos sistemas eléctricos, ni siquiera existen los cables de tensión para evitar problemas en climas fríos.

    Los componentes de un sistema de freno eléctrico y automático

    En un freno de mano eléctrico hay partes mecánicas, como es evidente, pero también partes electrónicas. La diferencia visual para el conductor está en la sustitución de una palanca física por un botón; y un accionamiento eléctrico, en lugar del sistema de accionamiento físico y mecánico convencional.

    Pero detrás de este primer componente, el botón, hay otras piezas como es el calculador electrónico, asociado al motor eléctrico de accionamiento. A este último están conectados los cables flexibles de acero que son los que, en última instancia, se encargan de provocar la presión de las pinzas de freno y, de este modo, bloquear el movimiento del vehículo con los discos.

    El calculador electrónico es algo así como un 'ordenador' que recibe la señal del botón físico, pero que además también puede recibir información de otros componentes. Recibe información sobre el embrague, el movimiento del vehículo o el motor, de tal modo que pueda funcionar también de manera automática para frenar el vehículo sin que el conductor lo accione de manera manual.

    El botón físico sirve para el accionamiento manual del sistema de freno eléctrico.

    Cómo funciona un freno de mano eléctrico cómo es capaz de aplicarse de forma automática

    El calculador electrónico recibe información de las fuentes que mencionábamos anteriormente y, por supuesto, también del botón de accionamiento físico asociado a él y disponible en la consola central para su accionamiento manual por parte del conductor. Se consulta de manera constante el estado del vehículo en cuanto al movimiento, y el del motor en relación a las revoluciones.

    Recibe información también de la caja de cambios y del embrague. Si los parámetros son los correctos para aplicar de forma automática el freno de estacionamiento, así se hace, siempre y cuando el conductor no haya deshabilitado de forma manual la función Auto Hold, que es la encargada de hacer funcionar el sistema automático del freno de estacionamiento.

    Cuando se dan las circunstancias previstas, o cuando el conductor acciona de forma manual el interruptor correspondiente, el botón eléctrico, entonces se manda la instrucción desde el calculador electrónico al motor eléctrico- Y este, conectado a los cables flexibles de acero, aplica la tensión correspondiente para que se presionen los discos con las pastillas de freno, actuando de forma directa sobre las pinzas.