¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El futuro del SEAT Ibiza pasa por una reinvención total y la electrificación

    El futuro del SEAT Ibiza pasa por una reinvención total y la electrificación
    El SEAT Ibiza está lidiando con unos tiempos realmente convulsos
    Antonio Fernández
    Antonio Fernández9 min. lectura

    No corren buenos tiempos para el SEAT Ibiza. El auge de los SUV ha hecho perder terreno al incombustible utilitario español. Uno de los principales rivales del modelo de SEAT se encuentra en su propia casa. Además, y un contexto en el que la industria acelera su transición hacia la movilidad eléctrica, el Ibiza sigue apostando por las mecánicas convencionales. El futuro del icónico turismo pasa por una reinvención total y la electrificación.

    Ha llegado el momento de que SEAT decida qué hará con uno de sus modelos más icónicos e importantes. Un vehículo cuya denominación comercial está ligada a la historia moderna de la industria automotriz española. Lógicamente hablamos del SEAT Ibiza, un modelo que, desde hace tiempo, está lidiando con unos tiempos realmente convulsos. No son pocos los retos a los que debe enfrentarse este icónico utilitario.

    En el pasado reciente buena parte de la compañía SEAT ha estado sustentada por el Ibiza. Un modelo que ha venido desempeñando un papel protagonista en el competido segmento B. Sin embargo, y desde hace unos años, el incombustible turismo español muestra síntomas de agotamiento. ¿Puede SEAT revertir esta situación y devolverle todo el esplendor? Es un desafío realmente ambicioso, aunque está al alcance de una compañía como SEAT.

    SEAT Ibiza - posterior
    El SEAT Ibiza debe lidiar con la imparable moda SUV

    La «fiebre SUV» ataca al SEAT Ibiza

    El Ibiza, al igual que el resto de utilitarios que lidian en su misma categoría, no son ajenos a la denominada «fiebre SUV» que azota al Viejo Continente. La popularidad por los todocaminos subcompactos sigue creciendo a un ritmo acelerado y ya disponen de una parte importante del mercado. Es más, han sido capaces de desplazar a sus alternativas convencionales a un segundo e incluso tercer plano.

    Lamentablemente el Ibiza ha tenido que lidiar estos últimos años con el indiscutible éxito comercial obtenido por el SEAT Arona. Un modelo que, recordemos, fue el coche más vendido en España en 2021. Si echamos la vista atrás, veremos que en 2019 el Arona ya estuvo a punto de superar al Ibiza. Prácticamente empataron. Y desde 2020 el pequeño SUV de SEAT se ha impuesto al Ibiza.

    Las ventas del SEAT Ibiza y las del SEAT Arona en España

    * Ventas correspondientes al primer cuatrimestre de 2022
    ** El SEAT Arona llegó al mercado español en 2017, es por eso que tuvo unas ventas tan bajas en dicho año

    SEAT Arona
    El SEAT Arona ha desplazado en buena medida al Ibiza

    Es un fiel reflejo de la realidad del mercado. Pero no solo el Ibiza debe rivalizar con la alternativa SUV que existe en su propia casa. Encontramos ejemplos similares en otras compañías automovilísticas como son la relación que mantienen el Volkswagen Polo y el Volkswagen T-Cross así como el Peugeot 208 y el Peugeot 2008, por mencionar algunos.

    El desarrollo de un hipotético SEAT Ibiza de sexta generación

    La actual generación del Ibiza, la quinta, desembarcó en los concesionarios allá por el año 2017. Hace aproximadamente un año, en abril de 2021, se introdujo un lavado de cara. Una actualización de mitad de ciclo que permitirá a esta generación afrontar el resto de vida comercial que le queda por delante. Una hipotética nueva generación del Ibiza debería estar en disposición de ver la luz, aproximadamente, en 2025.

    SEAT dispone de un corto espacio de tiempo para tomar una decisión que será vital para el futuro más inmediato de uno de sus proyectos estrella. ¿Habrá una nueva generación del Ibiza? Teniendo en cuenta los plazos de tiempo habituales que necesita un cambio generacional para materializarse en un vehículo de producción en serie, la firma de Martorell debe poner en marcha toda la maquinaria. Ahora bien, también hay más opciones sobre la mesa.

    SEAT Ibiza - lateral
    A la espera del desarrollo de una nueva generación del SEAT Ibiza

    Teniendo en cuenta la particular «tormenta perfecta» que está azotando al mercado de coches nuevos, y también de ocasión, no es descartable que SEAT se decante por una opción con la que ganar algo de tiempo. Por lo menos un par de años. Y es ni más ni menos que el desarrollo de un segundo «facelift». Un nuevo lavado de cara con la que modernizar, en la medida de lo posible, el veterano Ibiza.

    La esperada apuesta por la electrificación del SEAT Ibiza

    Una segunda actualización de la quinta generación será clave para que SEAT pueda analizar realmente qué futuro quiere para el Ibiza. Y es que, de mantenerlo en cartera, son varios los problemas a solucionar. El primero de ellos tiene que ver con la electrificación. En estos momentos en la gama Ibiza no existe ninguna mecánica electrificada. Ni si quiera a un bajo nivel recurriendo a tecnología híbrida ligera (MHEV) de 48 voltios.

    La única versión del Ibiza que permite acceder al distintivo ambiental ECO de la DGT (Dirección General de Tráfico) es el modelo TGI que equipa una mecánica bifuel adaptada al uso de GNC (Gas Natural Comprimido). Sin embargo, y debido al precio del gas, la compra del Ibiza TGI es prácticamente descartable a ojos de un particular o profesional.

    Comparativa en vídeo del SEAT Ibiza con uno de sus principales rivales, el Citroën C3

    Llegados a este punto debemos recordar las palabras realizadas por Wayne Griffiths, CEO de SEAT, quien aseguró no hace mucho tiempo que CUPRA tiene preferencia sobre SEAT para apostar por el coche eléctrico. Unos comentarios que más recientemente fueron ratificados por Herbert Diess, CEO del Grupo Volkswagen. Es más, de momento la propia marca SEAT ha quedado fuera de la familia de coches eléctricos pequeños del Grupo Volkswagen. Unos coches eléctricos que, curiosamente, sí serán fabricados por la compañía SEAT. Lógicamente en Martorell.

    Estos futuros eléctricos pequeños de las marcas CUPRA, Skoda y Volkswagen, serán utilitarios de segmento B. De haberse incluido a la firma SEAT, hubiéramos sido testigos del nacimiento de un modelo que podríamos describir a groso modo como un Ibiza eléctrico.

    Retomando aquellas declaraciones de Griffiths, se destacó que SEAT se centrará en los motores de combustión interna eficientes y en la tecnología híbrida. Esto abre la puerta a que, si hubiera una nueva generación del Ibiza en los próximos años, no cuente con una variante 100% eléctrica en su oferta mecánica para, en su lugar, ofrecer motorizaciones híbridas.

    SEAT
    SEAT no se puede permitir el lujo de perder al Ibiza

    Lo que sí se antoja realmente complicado que el hipotético Ibiza de sexta generación siga los pasos del nuevo Skoda Fabia que llegó a los concesionarios en 2021. El modelo de Skoda, en su reciente cambio generacional, sigue sin apostar por la electrificación. Ambos modelos hacen uso de la misma arquitectura, la plataforma MQB A0 del Grupo Volkswagen.

    Es difícil vislumbrar un futuro sin el SEAT Ibiza

    Dejar caer al Ibiza sería un duro revés para SEAT. Una estocada de la que difícilmente la compañía española sería capaz de salir airosa. Por lo menos a ojos del público patrio. Es un nombre muy importante que, de una manera u otra, debe mantenerse en cartera. Ya sea reinventando por completo el modelo, u otorgándole la confianza que se ha ganado a pulso con una nueva generación. Y es que, lamentablemente, no corren buenos tiempos para los utilitarios de segmento B.