¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El éxito del Volvo XC40 debilita el desarrollo de un futuro sustituto para el Volvo V40

    Volvo V40, el compacto de la marca sueca, sin sucesor a la vista

    Un año y medio después de que uno de los jefes de Volvo anunciara un relevo más especial para el V40, y su variante campera del V40 Cross Country, no hay ni rastro de ningún sustituto. Los dos modelos de la firma sueca desaparecieron de la gama en Europa, dejando huérfano uno de los segmentos más codiciados. Hoy, parece que su relevo está muy lejos.

    A comienzos de enero de 2019, Lex Kerssemakers, vicepresidente sénior de Volvo para Europa, Medio Oriente y África, señaló que el V40 tenía un relevo en la agenda, y que sería uno de los próximos lanzamientos de la firma sueca, añadiendo también que no pretendían retirar del mercado al compacto para no quedar sin representación durante mucho tiempo en el segmento.

    Pero el Volvo V40 murió completamente solo y sin hacer ningún ruido en agosto del pasado año, incluyendo también el V40 Cross Country. Y, a solo unos meses de cumplir un año de su ausencia, no hay noticias del sustituto. Es cierto que la marca de Goteborg es muy celosa en el desarrollo de futuros modelos y que si no desean que se dejen ve, no lo hacen. Pero, por otro lado, no parece que Volvo esté muy decidida a invertir en un sustituto, especialmente por el XC40.

    El Volvo XC40 es un éxito de ventas que, ahora mismo, cubre perfectamente el hueco del V40

    Los suecos se enfrentan a un importante dilema. A pesar de que los Premium cuentan con compactos tradicional, la alta demanda de SUV es tan evidente como las conclusiones obtenidas en el poco tiempo que han convivido el V40 y el XC40, con los clientes decantándose directamente por el segundo. Uno de los factores que juega en contra es la mayor altura al suelo, que buscan los clientes.

    Además, Volvo considera que un modelo de nuevo desarrollo tiene que estar electrificado sí o sí, por lo que la longitud y la distancia entre ejes son clave para ofrecer una batería de mayor autonomía, otro problema porque puede adentrarse en el segmento D y superar al XC40. Mucho más peligro si se da el visto bueno a un crossover con un formato de coupé.

    Volvo tiene claro que será un SUV, por lo que apuntan que «tendremos que jugar con la altura». El nombre de XC40 está ocupado, si bien la firma ha registrado los nombres comerciales de XC10, XC20 y XC30, dicen desde la británica "Autoexpress". Los suecos se niegan a «rebajar» su categoría, matizando que existe la posibilidad de de ofrecer una segunda carrocería en paralelo al XC40.