¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El futuro de los BMW M pasa por la electrificación, descubrimos sus secretos

    Detalle del motor de seis cilindros en línea 3.0 biturbo S58 de BMWBMW

    Mercedes ya ha anunciado que un turbo eléctrico es la solución para sus modelos de altas prestaciones, lo cual tendrá respuesta por parte de BMW. Desvelamos en exclusiva los dos nuevos motores de gasolina que sentarán las bases de los futuros modelos de BMW M.

    Hace unos meses que Mercedes anunció su nuevo turbo eléctrico, el elemento que llevan probando a bordo del motor de cuatro cilindros turbo de 2.0 litros del AMG A 45 de la generación anterior.

    BMW no ha ido tan a la zaga en sus desarrollos. Si echamos la vista atrás, la marca de Múnich ya presentó una importante tecnología en el antiguo M4 GTS, sentando unas bases para la nueva generación del deportivo. Se trata de la inyección de agua, que no se ha podido trasladar al nuevo modelo, dado su elevado coste y no poder salvar algunas cuestiones técnicas. Te adelantamos en exclusiva en qué está trabajando BMW M.

    El nuevo motor de seis cilindros en linea S58 de BMW, en un banco de pruebas

    Los futuros motores híbridos de BMW M alcanzarán potencias de 600 y 700 CV

    Entonces, la firma deportiva ya aplicó esta tecnología al bloque de cuatro cilindros y 2.0 litros TwinPower Turbo obteniendo cifras de potencia de más de 500 CV. Pero no se abandonó por completo. BMW sabe que la electrificación es la única solución a los modelos de BMW M, por supuesto sin tener que convertirse en híbridos enchufables.

    Y es que esta forma de propulsión en un deportivo supone una batería más grande y suma un peso importante, al que se añade también el equipamiento del sistema de carga.

    Es decir, lo que pueden rebajar con materiales más ligeros en componentes, se recupera y se agranda más con un enchufable. Los técnicos de BMW han superado, por ahora, el reto al que se han enfrentado, desarrollar un motor híbrido con unas altas prestaciones.

    Volver a los grandes V8 como ha señalado Porsche a causa de las emisiones es una cortina de humo

    Este es el seis cilindros en línea S58 del nuevo M4 pero con turbos eléctricos, y al que han añadido un sistema de regeneración que transforma el calor generado por los turbos en energía eléctrica y que almacena en la batería para diferentes usos. Ahora, queda demostrar su fiabilidad, lo que están haciendo a bordo de la mula del M8 CSL.

    Estas mismas tecnologías también las han aplicado al bloque de cuatro cilindros y el resultado, por ahora, son cifras de potencia realmente terribles, llegando a un máximo de 600 CV. Y es que, viendo el nivel que ya alcanza el nuevo M4 Competition, no cabe duda de que la próxima generación que llegará en 8 años, puede llegar a esta cifra.

    Estos dos bloques que rinden cifras de seis cilindros biturbo y de V8 biturbo, son las dos estrellas en las que la marca alemana está centrando grandes esfuerzos. De hecho, el próximo M5 que veremos en 2024 es un candidato perfecto para que sea el primer modelo de producción en serie, y de volumen, que vea este potente motor. Dos años antes debe hacerlo el M8 CSL, pero en una reducida producción.