¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

GAC-Stellantis se irá a la quiebra, ¿y ahora qué pasa con Jeep en China?

GAC-Stellantis se irá a la quiebra, ¿y ahora qué pasa con Jeep en China?
Celebración de la producción del Renegade en Cantón (China, 2016)Stellantis
Javier Costas
Javier Costas6 min. lectura

En su momento fue una marca muy importante en China, y China para los resultados comerciales de Fiat Chrysler. La joint-venture que inició Fiat se va a declarar en bancarrota, mientras tanto Stellantis mantiene relaciones con fabricantes chinos por Citroën/DS y Peugeot.

Stellantis cada vez tiene una presencia cada vez más importante en China. De los 42.100 millones de euros facturados en el tercer trimestre, un 29% más al cabo de un año, apenas un 3% provinieron de la región Asia-Pacífico, donde está una tal China, primer mercado automovilístico del mundo.

En relación a la joint-venture de Stellantis con Guangzhou Automobile Group (GAC), supimos en julio que iba a producirse una salida ordenada. La última noticia que hemos tenido es que se ha autorizado la caída de la empresa hasta la situación de bancarrota. No es el fin de Jeep en China, pero sí es el fin de la producción de Jeep en China (y van ya dos).

Uno de los motivos del divorcio ha sido la injerencia política que viene desde Pekín en la industria del automóvil (nada nuevo, por otra parte)

La empresa conjunta, que se remonta a 2010, ha fracasado a la hora de establecerse en el mercado local con Jeep. Antes de que Stellantis se llamase Stellantis (FCA + PSA), empezó una crisis de imagen para Jeep de la que no se han recuperado, y las ventas están por los suelos. Por lo tanto, estaban perdiendo dinero las dos partes, GAC y Stellantis.

Página web de Jeep en China

Stellantis ya consideró en su contabilidad del segundo trimestre del año un impacto negativo en sus cuentas de 297 millones de euros, luego el daño ya está hecho. Ha sido todo un giro de guion desde las noticias de principios del año, cuando se suponía que Stellantis iba a aumentar su participación del 50% al 75%. Pues va a ser que no.

Richard Palmer, director financiero de Stellantis, reconoció en la presentación de resultados que Jeep no va a ser una marca de volumen en China, y que va a tener que apuntar con precisión para colocar menos coches. Es una forma sutil de admitir que van a ser un fabricante poco significativo, o de nicho, que queda más fino.

En otras palabras, la exclusividad de Jeep en China se va a poder comparar tranquilamente con la de Maserati, que es otra de las marcas del grupo. En cuanto a qué pasará con Citroën y Peugeot en China, podrían adoptar la misma política de activos ligeros. En otras palabras, deshacer las demás JV y dejar de fabricar en China si no salen los números.

Jeep Grand Commander 4xe

Se da la circunstancia de que las marcas Jeep y Citroën son especialmente veteranas en China, ya estaban presentes hace 30 años allí, cuando era un país claramente subdesarrollado y los volúmenes eran muy pequeños. Pero por muy grande que sea China, resulta que no hay sitio para todos, a la vista de los resultados.

Hoy día, la combinación de marcas de Stellantis les hace ser el tercer fabricante más importante del mundo, por lo que llama la atención que hayan llegado al punto en el que están ahora en China. Otros fabricantes tienen una dependencia muy elevada en el país asiático, y Stellantis tuvo una presencia más importante hace unos años.

«Stellantis continuará brindando servicios de calidad a los clientes actuales y futuros de la marca Jeep en China», indicó la empresa en un comunicado, por lo que van a seguir sin problema tanto la posventa como la importación de ciertos modelos. Ahora mismo los Jeep que ofrecen son de fabricación norteamericana, los Wrangler, Gladiator y Grand Cherokee, además de los Compass y Grand Commander.

Nuevo Jeep Compass en el Salón de Cantón (2022)

¿Es el final de las JV en China?

Indiciariamente, las cosas están cambiando. Tesla no necesitó establecer una JV. Tanto Volkswagen como BMW tomaron el control de dos empresas conjuntas al permitirlo la nueva legislación, y fabricantes como Stellantis pueden permitirse el lujo de dejar caer las JV.

El auge de los coches eléctricos en China está aumentando el protagonismo de los fabricantes locales, tanto los que llevan ahí años como los que han aparecido en fechas muy recientes. No compensa tener fábricas infrautilizadas, y muchos vieron venir este desenlace entre GAC y Stellantis.

Y más cosas pueden cambiar, porque soplan vientos de proteccionismo en Europa para protegerse de las exportaciones chinas, que un día fueron casi nulas, pero empiezan a preocupar en Bruselas. Sería como pagar a Pekín con la misma moneda, las mismas reglas a ambos lados de Eurasia.