¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las duras consecuencias del asalto a los híbridos enchufables en Alemania, a examen

    Mercedes GLE PHEV, el SUV de la estrella con 100 km de autonomíaMercedes

    Alemania ya ha dado un asalto a los híbridos enchufables, exigiendo más autonomía eléctrica para acceder a las subvenciones y ayudas, un endurecimiento que irá a más en unos años. Una estrategia para presionar a los fabricantes para que aumenten la autonomía, que perjudica a los clientes ahora con las ventas en auge, pero que con una terrible consecuencia para el gobierno.

    Recientemente, Alemania ha abierto una veda que se espera en todos los países europeos en los próximos meses, pero de terribles consecuencias que no se han contemplado. Los germanos han dado respuesta a una petición de los más ecologistas, endureciendo los requisitos para beneficiarse de las ayudas en la compra de híbridos enchufables nuevos, elevando el mínimo de la autonomía en modo eléctrico a 60 kilómetros. Una cifra que no está al alcance de muchos modelos, especialmente SUV.

    Esta medida -entra en vigor en enero de 2022- ha supuesto que un cierto número de SUV se queden fuera, no solo los más deportivos, por lo que ahora los clientes alemanes tienen menos posibilidades de elección. Al menos en la categoría de los SUV, una decisión que hará bajar las ventas de estos modelos que iban en continuo crecimiento durante los últimos meses, casi duplicando las cifras del año anterior. Una medida aplaudida por unos, pero muy criticada por muchos otros que van a pagar extras.

    Foto Volvo XC60 Recharge
    El Volvo XC60 Recharge ha aumentado su autonomía máxima a los 90 kilómetros

    Las marcas no aumentarán autonomías en los PHEV, solo interesan eléctricos

    Sin embargo, tras la decisión hay consecuencias que no se han medido correctamente. Y es que la medida del gobierno alemán pretende hacer presión en aquellas marcas cuyos modelos híbridos enchufables no alcanzan una autonomía máxima en modo eléctrico de 60 kilómetros, «invitándoseles» a montar una batería de mayor capacidad. Un componente caro que se trasladará al precio, aumentando por ende éste. Lo malo es que no es una medida sin límite de tiempo, sino que tienen previsto volver a endurecerla en 2025, aumentando el mínimo hasta los 80 kilómetros para acceder a las ayudas.

    Mercedes, entre otras marcas Premium, ofrece una autonomía máxima en sus modelos PHEV de 100 kilómetros, y ya ha anunciado que no habrá aumentos, porque su estrategia es hacer la transición al coche eléctrico, de manera que los siete modelos de cero emisiones con los que terminará 2021 se convertirán en más del doble en 2030. El máximo dirigente de la marca de la estrella ya ha confirmado que no mejorarán sus nuevos sistemas, apostando todo a los eléctricos.

    Y es que esta va a ser la tónica habitual en la gran mayoría de marcas. Los fabricantes no van a sucumbir a esta estrategia del gobierno alemán cuando desde Europa se les está presionando más para que cambien el modelo de negocio a los eléctricos, y cuanto antes mejor, acechándoles una dura norma Euro 7 en la que tampoco van a invertir en nuevos motores para cumplirla.