¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Previo y horarios de las 200 millas de Mid-Ohio de IndyCar 2019

Con cinco carreras por delante, Mid-Ohio será el último circuito permanente antes del tramo ovalado en Pocono y Gateway.

Scott Dixon, con cinco triunfos en su haber, defiende su condición de maestro del trazado.

Los dos últimos ganadores, Josef Newgarden y Alexander Rossi, pelean de nuevo por el liderato.

Durante este mes de julio, IndyCar atraviesa un periodo de tres semanas consecutivas con carreras, precedidas por un descanso de dos semanas que también se dará al término del mismo, y que englobaba los tres principales terrenos de competición del campeonato. Tanto el circuito urbano de Toronto como el óvalo de Iowa han brindado nuevas victorias al equipo Penske, pero la tercera manga de esa sucesión les enfrenta a su talón de Aquiles de esta temporada, los circuitos permanentes, con la disputa de las 200 millas de Mid-Ohio, la única prueba de circuito que usa millas en su denominación.

Con una sola modificación en 56 años de historia, el circuito de Mid-Ohio mantiene su carácter original, y su longitud contenida de 3.634 metros en 13 curvas. Concebido desde el principio como un trazado específico para carreras de GT y prototipos, el circuito tiene la destacable característica de que las salidas lanzadas se han producido históricamente en su recta trasera, la más larga del circuito, en lugar de la recta principal, trazando la rápida curva 3 antes de ver la bandera verde y frenando por primera vez en la curva 4, el mejor punto de adelantamiento.

Más allá de ello, Mid-Ohio ha sido un circuito en el que adelantar es tremendamente complicado, en especial por los numerosos virajes enlazados que separan la curva 4 de la recta principal, siendo la bajada a Thunder Valley (curvas 10 y 11) la sección más veloz. Más allá de la curva 4, o cualquier intento de devolver adelantamiento en la consiguiente curva 5, los pilotos solo pueden intentar ganar posición en la segunda curva, el Keyhole (la horquilla que precede a la recta trasera), siempre y cuando se consiga salir pegado de la veloz primera curva a izquierdas. Por lo tanto, la estrategia ha jugado siempre un papel decisivo a la hora de decidir las carreras, aunque en años recientes el número de adelantamientos ha aumentado de forma notable.

Desde su primer año de actividad, en 1963, el circuito ha acogido numerosas pruebas de resistencia en las diferentes categorías profesionales de Estados Unidos, con la excepción de dos periodos (1994-97, 2014-17), y desde 2013 se celebra una carrera de la NASCAR Xfinity. Los monoplazas hicieron su debut en 1970 con la visita de la Formula 5000, siendo parte de los tres años (1974-76) en los que el campeonato fue organizado por USAC, el mismo organismo que gestionaba los "coches de Indianápolis", con triple victoria del británico Brian Redman. No fue hasta 1980, el segundo año de existencia de la CART, cuando las grandes estrellas de IndyCar debutaron al completo en Mid-Ohio, en la que Johnny Rutherford logró su única victoria en circuito tras un trompo del líder Rick Mears.

La prueba se asentó en el calendario en 1983, disputándose de forma ininterrumpida durante 21 ediciones con una gran popularidad, aunque fueron pocas las victorias que se obtuvieron sin liderar toda la prueba o sin incidentes de por medio. En 1986, un problema de gasolina costó la victoria a Danny Sullivan a favor de un Bobby Rahal que terminó pidiendo la hora con Roberto Guerrero, al que brindó el triunfo el año siguiente al chocar con un doblado. Emerson Fittipaldi se impuso bajo la lluvia en 1988, Michael Andretti superó a su padre Mario en 1990 tras perder el liderato en una salida de pista, y Paul Tracy regaló dos victorias por accidente en 1993 y 1994, a Fittipaldi (tercer triunfo) y Al Unser Jr, quien repitió un año después tras romper motor Michael Andretti a cuatro vueltas del final.

En 1997, Alex Zanardi logró su segundo triunfo consecutivo tras un reventón de Bryan Herta, quien en 1998 se vio involucrado en un accidente con los dos líderes en la salida, ganando la carrera Adrián Fernández tras un incidente de Greg Moore en boxes. 1999 brindó una espectacular victoria de Juan Pablo Montoya remontando desde el octavo lugar, pero cuatro somníferos consecutivos, y un conflicto de regionalidad con el Gran Premio de Cleveland, hicieron que CART renunciase al trazado tras 2003. Un año antes de la reunificación, con la ayuda de Honda, IndyCar recuperó la prueba en 2007, y el triunfo fue para un Scott Dixon que convirtió Mid-Ohio en su coto privado, ganando cuatro veces más (2009, 2011, 2012 y 2014) gracias a grandes estrategias y su ya legendaria capacidad para alargar combustible más que nadie.

De hecho, los 29.780 segundos con los que Dixon ganó la carrera en 2009 han sido la mayor ventaja en IndyCar de los últimos 22 años. Con una estrategia alternativa triunfaron Ryan Briscoe (2008) y Charlie Kimball (2013), y dos cautions afortunados dieron la victoria a Graham Rahal en 2015. La última pugna destacada por la victoria, en 2016, vio a Mikhail Aleshin, beneficiado por un caution, perder en boxes una victoria casi segura a favor de Simon Pagenaud. No ha sido hasta las dos últimas ediciones (Josef Newgarden en 2017, adelantamiento a Will Power mediante, y Alexander Rossi en 2018) cuando un piloto ha conseguido dominar en Mid-Ohio casi de principio a fin desde su regreso. Este trazado, a su vez, cuenta con la macabra coincidencia de los segundos puestos de Justin Wilson (2015) y Robert Wickens (2018), justo antes de sus graves accidentes en Pocono que acabaron con la vida del primero y han interrumpido la carrera del segundo.

Entre los no ganadores en activo, las menciones honoríficas son claramente para Will Power, que ha acabado cuatro veces segundo pese a lograr la pole en tres ocasiones, y Ryan Hunter-Reay, tercero en dos ocasiones. Entre los 10 primeros de la general, solo Takuma Sato, que viene de dos abandonos consecutivos, no sabe lo que es subir al podio de Mid-Ohio, quedándose a las puertas en 2011 y 2017. Con todo, pocos se atreven a discutir el favoritismo a priori de Scott Dixon, pero los numerosos ganadores, y el hecho de que el neozelandés no se haya subido al podio en las últimas cuatro carreras disputadas aquí, abren la baraja de forma significativa para los otros 22, entre los que estará Jack Harvey con el equipo Shank y R.C. Enerson en el segundo coche de Carlin, aunque con la ausencia de DragonSpeed y su piloto Ben Hanley por problemas de visado.

Sesiones y horarios de laS 35ª 200 MILLAS DE MID-OHIO 2019

* Horario peninsular. La carrera se emitirá en directo a través de Movistar Fórmula 1.

así está la clasificación de la indycar (12 carreras de 17)

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto