¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarEricsson renueva con Ganassi, y DragonSpeed deja la categoría

    Ericsson renueva con Ganassi, y DragonSpeed deja la categoría
    La Indy 500 vio los últimos pit stops de DragonSpeedIndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández5 min. lectura

    El piloto sueco continuará con un contrato multi-anual, asegurando el futuro del coche #8

    Formará parte de la alineación de cuatro coches de Ganassi junto al anunciado Álex Palou.

    Meyer Shank Racing compra el chasis a una DragonSpeed cuyos programas transoceánicos quedaron lastrados por la pandemia.

    Además de la confirmación de la llegada de Felix Rosenqvist al equipo McLaren SP, adelantada por numerosos medios hace dos semanas, y la de Álex Palou como segundo piloto de Ganassi, las últimas 24 horas han dejado también otras dos noticias destacadas en el mundillo de la IndyCar, que hace apenas unos días concluyó su temporada 2020 en las calles de St. Petersburg. Una de ellas positiva para un gran equipo, y otra que supone el fin de la aventura de una pequeña formación con aspiraciones frustradas.

    Pese a perder a uno de sus suecos, Chip Ganassi Racing conserva al otro, y con vistas a medio plazo, al anunciar la esperada renovación de Marcus Ericsson como piloto del #8. El ex de Fórmula 1, llegado este año desde el equipo Schmidt (la anterior identidad de McLaren SP), ha firmado un acuerdo multi-anual, los cuales suelen comprender unas tres temporadas adicionales, contando con el apoyo de su patrocinador Huski Chocolate, que representa al conglomerado de empresas suecas que apoya su carrera desde sus días en el Mundial.

    Ericsson ha firmado una segunda temporada decente en IndyCar, terminando en 12ª posición a escasos 15 puntos de su ya ex compañero, con nueve top 10 en su haber (frente a los tres de 2019) y sumando un punto más que el año anterior pese a disputar dos carreras menos. Su consistencia no le trajo un segundo podio que acompañe al obtenido en Detroit en 2019, pero sí un cuarto puesto en Road America, y dos quintos en Mid-Ohio y el óvalo de Gateway, siendo su único punto negativo el abandono en las 500 millas de Indianápolis que le costó finalmente el top 10 de la general en favor de Ryan Hunter-Reay.

    No todo son buenas noticias en la IndyCar pese a evitar los posibles grandes desastres que la pandemia del COVID-19 podría haber traído. Sus efectos han sido demoledores para el programa competitivo de DragonSpeed, equipo que se ha visto obligado a abandonar la categoría tras solo dos temporadas y cuatro carreras disputadas. Elton Julian, dueño del equipo, ha confirmado que su único chasis, así como el material del equipo, ha sido vendido a Meyer Shank Racing, formación que busca expandirse en 2021 tras la reciente inversión de Liberty Media.

    DragonSpeed participó en tres carreras de 2019 con su piloto Ben Hanley, siendo 18º en St. Petersburg, 21º en Barber y disputando las 500 millas de Indianápolis en un año en el que tres coches se quedaron viendo los toros desde la barrera, tras unas extraordinarias vueltas de Hanley. En diciembre de 2019, se anunció un programa de seis carreras para competir en St. Petersburg, Long Beach, Indy 500, Texas, Mid-Ohio y Laguna Seca, pero la pandemia echó el freno a esas ambiciones cuando el equipo ya se encontraba en St. Pete para empezar el año.

    De este modo, Hanley ha terminado por disputar solamente las 500 millas, donde su coche fue claramente el más lento de la parrilla, aunque en esta ocasión sí consiguió ver la bandera a cuadros en 23ª posición. Fue, a su vez, la bandera a cuadros en IndyCar para un DragonSpeed cuyo modelo de negocio, con base europea y a caballo con la European Le Mans Series y el IMSA americano, requería múltiples viajes transoceánicos, algo absolutamente impracticable en la situación global actual.

    «No tengo nada más que cosas positivas de nuestro tiempo en la categoría, pero el COVID ha retrasado nuestro progreso dos años, y hace dos años no estábamos en IndyCar», ha declarado Elton Julian a RACER. «Al marcharnos y vender nuestro chasis, somos capaces de invertir mejor en nuestro futuro con una nueva base en Barcelona, y fortaleciendo nuestro programa de LMP2. Si puedo encontrar la forma de volver cuando IndyCar tenga su próxima gran cosa, querremos estar ahí»

    Fotos: IndyCar Media