¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarEl GP de Long Beach se aplaza a septiembre y cerrará la temporada

    El GP de Long Beach se aplaza a septiembre y cerrará la temporada
    La bandera verde en Long Beach aún permanecerá cinco meses más sin ondearseIndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández5 min. lectura

    La famosa carrera, con casi medio siglo de historia, no se podrá disputar el 18 de abril por las restricciones en California.

    Long Beach rematará la temporada de IndyCar tras Portland y Laguna Seca, en semanas consecutivas.

    La misma solución salvó la disputa del GP de St. Petersburg este año.

    Por segundo año consecutivo, el consolidado Gran Premio de Long Beach no tendrá lugar en sus fechas habituales primaverales, aunque se ha logrado salvaguardar su celebración tras cancelarse la edición de 2020. Los efectos devastadores de la segunda ola del COVID-19 en los Estados Unidos, y las duras restricciones impuestas por el estado de California a principios de este mes, impiden que la prueba salga adelante en su fecha inicial del 18 de abril, donde habría sido la tercera carrera de la temporada 2021 de IndyCar.

    En su lugar, Long Beach recibe el mismo plan alternativo que permitió rescatar el GP de St. Petersburg este año, y pasará a organizar la última carrera de la temporada, al aplazarse su disputa hasta el 26 de septiembre. Una fecha muy similar a la que vio debutar el evento en 1975 (28 de septiembre) como prueba de Formula 5000, antes de las ocho visitas de la Fórmula 1 y la llegada de IndyCar en 1984. Además, la prueba tendrá lugar como parada adicional de la gira por la Costa Oeste con la que IndyCar iba a clausurar la temporada 2021, sucediendo en semanas consecutivas a los eventos de Portland y Laguna Seca, que retornan al calendario tras ser también cancelados en 2020.

    En la actualidad, toda California se encuentra bajo una orden impositiva de confinamiento domiciliario desde hace exactamente dos semanas. Pese a que la vacuna de Pfizer ya se está distribuyendo en el país a los principales grupos de riesgo, la situación en este estado ha alcanzado un punto crítico, con 393 muertos y casi 52.000 positivos en un solo día. Números récord para un solo estado, en un país que a día de hoy registra a diario 3.500 muertes y más de 200.000 casos, una situación que no invita a pensar en que la primavera esté suficientemente lejos para organizar eventos con público.

    Esta situación ya había afectado a otros campeonatos como la NASCAR, que se vio forzada el pasado 8 de diciembre a cancelar por completo su evento en el óvalo de Fontana, previsto para finales de febrero. Los tiempos de construcción y logística en Long Beach, propios de un trazado urbano, obligaban a una decisión rápida como la que se ha tomado, y con la que Long Beach será el cuarto circuito distinto en acoger la carrera final en cuatro años (Sonoma, Laguna Seca, St. Petersburg), una situación que no ocurría en IndyCar desde principios de los años 50.

    Con estos cambios, el calendario de IndyCar queda notablemente vacío antes de la doble prueba en Texas que abrirá el mes de mayo, siendo los únicos eventos que lo preceden los Grandes Premios de St. Petersburg (7 de marzo) y Alabama (11 de abril). A su vez, el campeonato IMSA, que ha acompañado el evento de Long Beach en sus distintas formas desde 2006, ha modificado su calendario para mantenerse en el programa del GP, al desplazar su propia prueba en Laguna Seca del 25 de abril al 12 de septiembre, dejando con ello un notable vacío entre las 12 horas de Sebring (20 de marzo) y la prueba de Mid-Ohio (16 de mayo).

    NUEVO CALENDARIO DE LA TEMPORADA 2021 DE INDYCAR

    Fotos: IndyCar Media