¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarLas cuentas de Laguna Seca: lo que necesita Álex Palou para ser campeón por anticipado

    La definición del título no se ha producido por adelantado en los últimos 16 años.IndyCar Media

    Un buen resultado y un día discreto de O'Ward y Newgarden podría lanzar a Palou a la gloria antes de llegar a la prueba final.

    El español necesitaría aumentar su ventaja de 25 puntos a 54, pero le bastaría con arrancar la carrera en Long Beach si tiene al menos 49.

    Con la llegada de la penúltima carrera de la temporada, la IndyCar Series vuelve a enfrentarse a una pregunta que se ha resuelto los últimos 15 años con una respuesta negativa: ¿se decidirá el campeón antes de tiempo? Si se quitan de la ecuación las últimas temporadas de Champ Car, el último título que llegó decidido a la ronda final fue el obtenido en 2005 por Dan Wheldon, quien ya lo había ganado de forma oficiosa con dos carreras de antelación. Ahora, es Álex Palou quien tiene la oportunidad en la cita que tendrá lugar en Laguna Seca, escenario que ya ha coronado campeón en ocho ocasiones anteriores.

    El piloto de Chip Ganassi Racing recuperó el liderato del certamen en el Gran Premio de Portland con su tercera victoria de la temporada en 14 carreras, y goza de una ventaja de 25 puntos con respecto a su perseguidor más cercano, el mexicano Pato O'Ward. Los dos pilotos que han copado los últimos cuatro títulos mantienen opciones realistas, con Josef Newgarden a 34 puntos y Scott Dixon a 49. Por último, Marcus Ericsson permanece como el quinto en discordia a 75 puntos de su compañero tras una temporada sorprendentemente buena, pero sus escasas opciones tienen muchos visos de terminar antes de que se dispute el Gran Premio de Long Beach la semana que viene.

    A la hora de calcular las opciones de Palou para ser campeón el domingo, hay que tener en cuenta una idiosincrasia del complejo sistema de puntuación de IndyCar, en el que todos los pilotos que arrancan una carrera suman puntos en base a su posición sin importar que no hayan visto la bandera a cuadros. El ganador de una carrera obtiene 51 puntos (los 50 de la victoria más un punto por haber liderado), pero se pueden llegar a conseguir 54 si se obtiene la pole position (un punto extra) y se lidera más vueltas que nadie (dos puntos extra). Por otro lado, todos los pilotos que inician una carrera tienen garantizada la suma de cinco puntos, la cantidad que reciben todos los que 'acaban' por debajo del puesto 24.

    Es por ello que IndyCar solo proclamará oficialmente como campeón a Palou si el piloto español termina el fin de semana con al menos 54 puntos de ventaja sobre sus rivales, pero basta con que esa ventaja sea de 49 puntos para considerarle campeón de forma 'oficiosa', como ya ocurrió con Wheldon: en ese caso, solo le haría falta arrancar la carrera de Long Beach para asegurar el entorchado. Esas diferencias podrían tener que ser de 55 y 50 puntos, respectivamente, con Newgarden si el español no vence en Laguna Seca, ya que el estadounidense es el único que podría imponerse en un teórico desempate si venciese en la ronda final.

    La base de la ecuación es simple en base a tres condicionantes: que Palou acabe entre los siete primeros, que O'Ward no esté en el top 4 y que Newgarden no termine primero o segundo. Es a partir de ahí cuando empiezan las cábalas. Para mantenerlas lo más simplificadas y certeras posibles, nos centraremos en las combinaciones que podrían proclamarle como campeón de IndyCar de forma oficiosa, y no oficial, este mismo fin de semana. Hay que puntualizar que, en todas y cada una de las combinaciones que le servirían al piloto español, la actuación de Ericsson en esta carrera es irrelevante: Palou necesita sumar al menos 29 puntos, y eso ya dejaría fuera de combate al sueco aunque sumase los 108 puntos en las dos carreras que restan (solo podría recortarle 74).

    Palou es campeón oficioso si gana la carrera y...

    +4: pole y más vueltas lideradas / +3: más vueltas lideradas
    +2
    : pole y vuelta liderada / bonus: pole o vuelta liderada

    Un potencial cuarto triunfo de Palou dejaría automáticamente fuera de la lucha a Dixon, y centraría la atención en los resultados de O'Ward y Newgarden. Un quinto puesto mantendría en la lucha al piloto mexicano salvo que Palou arrasase durante el fin de semana, lo que le obligaría a un resultado mejor. Por su parte, Newgarden estaría prácticamente forzado a ser la sombra del español en la tabla de posiciones si no quisiese que su destino dependiese de la calculadora. Esta combinación de resultados de sus oponentes se ha dado cuatro veces este año, entre ellas en su victoria en Portland.

    ¿Como variarían estos criterios si queremos comprobar lo que hace falta para que Palou sea campeón oficial a todos los efectos con un triunfo? El español dependería ahí de que O'Ward terminase como mucho en octava posición dependiendo de los puntos extra, y de que Newgarden no haga podio ni acabe en las inmediaciones del mismo. Siendo solo cinco puntos la diferencia entre el escenario 'oficioso' y el oficial, lo que ocurra el sábado con el punto de la pole irá condicionando el resto de posibles resultados y combinaciones.

    Palou es campeón oficioso si es segundo y...

    +4: pole y más vueltas lideradas / +3: más vueltas lideradas
    +2
    : pole y vuelta liderada / bonus: pole o vuelta liderada

    Un segundo lugar en Laguna Seca conminaría a Palou a depender de otro mal resultado de O'Ward, quien ha acabado en el top 10 en diez de las catorce carreras, a que Newgarden no termine mayormente entre los seis primeros y a que su compañero Dixon no gane la carrera por delante suya. Solo dos carreras este año han tenido un resultado discreto de O'Ward y Newgarden a la vez: la victoria de Palou en Road America (el noveno puesto de Pato allí eliminaría este escenario) y el caos de Nashville, donde el español solo pudo ser séptimo. Además, aquí ya se activaría la necesidad de tener a 50 puntos a un Newgarden al que ganar la carrera final le daría ventaja en caso de desempate.

    Palou es campeón oficioso si acaba entre el 3º y el 7º, y...

    +4: pole y más vueltas lideradas / +3: más vueltas lideradas
    +2
    : pole y vuelta liderada / bonus: pole o vuelta liderada

    Y aquí entramos ya en el terreno de los improbables, pero que nunca está de más tener en cuenta por si se produce algún tipo de colisión múltiple o incidentes fortuitos que lleven a ello. Un 'simple podio' ya necesitaría serios problemas para O'Ward y un mal día de Newgarden, amén de a un Dixon inmediatamente por detrás en el mejor de los casos, y cuanto más se baja, más descabelladas son las combinaciones. Las posibilidades de campeonar con un sexto o un séptimo son tan remotas que echar la lotería parece una mejor opción.

    A lo largo de la historia reciente, los números sitúan en una posición peculiar a Palou. Desde que el sistema de 50 puntos por victoria se instauró en 1998, doce pilotos han tenido un liderato de más de 25 puntos a falta de dos carreras, y solo uno perdió el título: Will Power en 2012 (36 puntos de ventaja). No obstante, entre los otros once que tuvieron 25 o menos puntos de ventaja a estas alturas, solo hubo tres campeones: Kenny Bräck en 1998, Buddy Lazier en el 2000 y Sam Hornish Jr. en 2006. A su vez, solo tres pilotos han sentenciado el título antes de tiempo con este sistema, aunque habrían sido cuatro si la descontinuada práctica de la doble puntuación en la última carrera (2014-2019) no se lo hubiese impedido a Power el primer año.

    No cabe llevarse a engaño, por tanto: haría falta que todo encaje a la perfección para que este sea el fin de semana para recordar en la trayectoria de Álex Palou. Parece mucho más factible intentar encarrilar la consecución del campeonato para Long Beach, ya sea ampliando la ventaja o intentando conservarla en la medida de lo posible. Sin duda, perder puntos es el escenario a evitar. Dado que O'Ward aún depende de sí mismo (con un pleno de 108 puntos no recortaría menos de 26 en ningún caso), hasta dos segundos puestos podrían llegar a ser insuficientes. Tener controlada a la oposición y rodar en cabeza serán aspectos clave para que estas cuentas tengan algún tipo de validez, y un final lleno de perdices.

    Fotos: IndyCar Media