¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarÁlex Palou consigue entrar en los Estados Unidos con un audaz plan B

Álex Palou sale de boxes durante el test invernal en Austin.IndyCar Media

El piloto español aterrizó este viernes tras hacer cuarentena durante dos semanas en un país indeterminado.

Palou podrá competir en la carrera de Texas de la próxima semana, evitando hacer la cuarentena en territorio americano.

Estados Unidos ya permite a los pilotos extranjeros volver al país.

Aún no ha disputado su primer evento como piloto de IndyCar, pero Álex Palou ya ha ganado su primera carrera de 2020. Contando con varios elementos legales, temporales y logísticos en contra, el piloto español ya se encuentra en los Estados Unidos tras haber ingresado de forma legal en el país, tal y como él mismo se ha encargado de confirmar en su cuenta de Twitter, a solo una semana del inicio de la temporada en el Texas Motor Speedway.

Dicho mensaje incorpora la etiqueta de ubicación en Gravepine, Texas, ciudad muy próxima al Aeropuerto Internacional Dallas/Fort Worth en el que Palou ha aterrizado. «Hemos trabajado muy duro durante los últimos dos meses para poder volver, y no puedo estar lo suficientemente agradecido a Dale Coyne Racing, IndyCar y a la Real Federación Española de Automovilismo por hacerlo posible», indicaba Palou anoche, apuntando a una indeterminada actuación por parte del organismo federativo patrio.

En un comunicado emitido en la noche del viernes, Dale Coyne Racing explicó que su piloto había recibido la autorización de las autoridades inmigratorias competentes: «IndyCar envió a principios de esta semana la información de Álex a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza para su revisión, y esta mañana hemos recibido la aprobación para que pudiese volar a los Estados Unidos, así que le reservamos el siguiente vuelo. Ahora se dirigirá a su apartamento en Texas».

El ingreso de Palou en el país ha sido posible gracias a una serie de medidas y acciones que han tenido lugar en las últimas dos semanas, a raíz de las previstas complicaciones para volar desde territorio europeo. Estas decisiones empezaron a tomar formar en cuanto IndyCar confirmó la viabilidad del evento en Texas el pasado 7 de mayo, dos semanas antes de la comunicación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) sobre exenciones para deportistas en el extranjero, en la que el automovilismo no estaba incluido en primera instancia.

Los ejecutivos de NASCAR, organismo poseedor de un IMSA SportsCar Championship que se veía notablemente afectado por la omisión, entablaron conversaciones con el DHS, y este jueves el IMSA anunció que sus deportistas extranjeros podrían entrar en el país. Su presidente John Doonan añadió que la modificación de la orden contemplaba a los "deportes de motor" sin especificar categorías, por lo que los pilotos de IndyCar también podían beneficiarse de esta inclusión. No obstante, el problema radicaba en los plazos.

Al igual que con el resto de deportes contemplados, los deportistas extranjeros deberán llevar a cabo un periodo de cuarentena de dos semanas una vez hayan entrado al país, una disposición que no complica al IMSA para su retorno del 4 de julio en Daytona, pero que dejaría en fuera de juego a los pilotos de IndyCar. Por ello, anticipándose a esta posible consideración, Dale Coyne Racing tomó la arriesgada decisión de que Palou llevase a cabo la cuarentena con anterioridad en un país indeterminado.

Coyne no ha sido el único equipo que ha llevado a cabo esta medida, ya que Ed Carpenter Racing y Carlin Racing también han efectuado una maniobra similar con Rinus VeeKay y Max Chilton, pese a que el segundo no corre en óvalos como el de Texas y no tiene programado competir en el mismo. La lógica del plan residía en que, llevando a cabo esta cuarentena en un país con menos restricciones que varias de las naciones europeas, se permitiese a Palou su entrada en los Estados Unidos sin impedir su participación en Texas.

Esta información, respaldada por la falta de actividad en la cuenta de Twitter de Palou desde que el 15 de mayo postease desde Girona, fue confirmada por Terry Brown, director general de Coyne, en una entrevista en IndyStar este miércoles: «Se ha estado poniendo en cuarentena. En cuanto la cosa pasó a ser cuestión de días, lo hicimos de forma preventiva, para cubrirnos las espaldas. Empezamos a contar hacia atrás desde la fecha de la carrera y dijimos: 'Vale, tenemos que tenerte en algún sitio para este día'. Así que, incluso si no consigue la excepción, confiamos en que tenga el visado correcto para volver».

Aunque la ampliación del permiso a los pilotos y la llegada de Palou han estado separadas por solo dos días, la 'cuarentena preventiva' ha sido el factor determinante para que Palou pueda participar en la primera carrera. Brown, a su vez, también se pronunció sobre el regreso in-extremis a España que su piloto llevó a cabo en marzo. «Si de mi dependiese, le habría dicho que se quedase aquí, pero todos sabemos lo que implica estar lejos de la familia, en especial para un chico joven. Es difícil decir que no. Si hubiésemos sabido que sería durante un cierto número de días, habríamos tomado una decisión, pero nadie sabía cuanto tiempo estaríamos así».

Fotos: IndyCar Media

Fuente: Indianapolis Star

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto