¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarUn gran Álex Palou clasifica cuarto en Nashville ante la pole de Scott McLaughlin

    Un gran Álex Palou clasifica cuarto en Nashville ante la pole de Scott McLaughlin
    Palou volvió a sentirse cómodo entre los muros para sacar un buen resultadoIndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández8 min. lectura

    El vigente campeón superó notablemente las expectativas, lideró el Fast 12 y fue el mejor clasificado entre los seis primeros de la general.

    McLaughlin reaviva sus aspiraciones con su segunda pole tras tumbar a Romain Grosjean y Christian Lundgaard.

    Colton Herta se estrelló, y su bandera roja hará salir muy atrás a Alexander Rossi y Felix Rosenqvist.

    Haciendo caso omiso a las sensaciones poco halagüeñas de los entrenamientos libres y de algunos resultados recientes, así como a los nubarrones de su futuro a corto y medio plazo, Álex Palou ha desplegado una importante dosis de talento en el momento justo para obtener una buena e importante posición de salida en el circuito urbano de Nashville. El piloto español, que solo había podido ser noveno y duodécimo en los libres, encontró la suficiente velocidad y una pizca de fortuna en la sesión clasificatoria del Music City Grand Prix, y arrancará la carrera de mañana desde la cuarta posición.

    En su primer grupo, donde había cinco pilotos con tiempos más veloces a priori, el caos producido por dos banderas rojas jugó a su favor. La primera, una salida de pista de Devlin DeFrancesco, sentó las bases para lo que ocurrió por la segunda tras el accidente de Colton Herta a escasos segundos del final, justo cuando Palou acababa de hacer su vuelta. En una pista que estaba mejorando mucho tras las tormentas eléctricas que obligaron a retrasar hora y media el inicio, el tiempo no era extraordinario, pero nadie más de los grandes favoritos llegó a hacer un crono favorable con blandos.

    Así, la roja final dejó también en fuera de juego a dos cocos como Alexander Rossi (eliminado por los errores de dos compañeros de Andretti) y Felix Rosenqvist. Si bien la fortuna que ha faltado en otras ocasiones se puso esta vez de su lado en el primer grupo, Palou sacó las garras en el Fast 12 desde el principio, empleando dos juegos de neumáticos blandos. Su apuesta funcionó, ya que terminó liderando la tanda por sorpresa, y aunque sus gomas no estaban en plenitud en el Fast 6 final, conservaron suficiente agarre para procurarle un cuarto puesto que sabe a pole, al haber clasificado por delante de todos sus rivales directos.

    La pole quedó demasiado lejos y tuvo como previsible dueño al Team Penske, aunque no sin dificultades. Scott McLaughlin hizo valer su excelente ritmo de la sesión matutina, mandó un aviso al mejorar con duros varios cronos de otros pilotos con blandos y terminó obteniendo su segunda pole en IndyCar con un crono de 1:14.555, que suma a la obtenida a principios de año en St. Petersburg. Su compañero Josef Newgarden se la jugó a clasificar en la ronda final con el neumático duro y obtener una ventaja para el inicio de la carrera a costa de perder algunos puestos, quedándose finalmente sexto. Serían otros los que le pondrían cara la pole a McLaughlin.

    Sin Rossi y sin Herta de por medio, la mejor versión de Romain Grosjean reapareció para quedarse a las puertas de su primera pole de 2022. Su mejor clasificación del año también databa de St. Pete, pero aquella fue un quinto puesto; mañana arrancará en primera fila por delante de un solidísimo Christian Lundgaard que demostró que no iba de farol en los libres, y que también llegó a ocupar la pole provisional durante buena parte del Fast 6. El danés del equipo Rahal, en racha tras subir al podio la semana pasada en el Indy GP, logra con ello mejorar el cuarto puesto desde el que arrancó el año pasado en su carrera debut.

    Sin tener tampoco un coche tan destacado, Pato O'Ward supo también combinar las desgracias ajenas (como la de su compañero Rosenqvist) con un pilotaje intachable para situarse en la quinta posición. El mexicano accedió a la pelea por la pole después de que Will Power, el hombre más rápido de la primera ronda, perdiese su mejor tiempo por causar una bandera amarilla que había afectado directamente al piloto de McLaren SP. El australiano saldrá octavo por detrás de un David Malukas que tenía ritmo para meterse en el Fast 6 y que podría haberlo logrado de no ser por dos pequeños errores.

    Graham Rahal, noveno en parrilla, fue la sensación del segundo grupo de clasificación al dejar fuera de la segunda ronda contra pronóstico a un Scott Dixon que sí acusó los problemas que había presentado Ganassi. Peor le fue aún a Marcus Ericsson, aunque el 18º puesto desde el que saldrá es el mismo que ocupó el año pasado antes de su victoria. En la locura de las banderas rojas del primer grupo, tres pilotos accedieron al Fast 12 sin tener realmente ritmo para ello: Rinus VeeKay, Jack Harvey y un Dalton Kellett que firmó de forma fortuita la mejor clasificación de su carrera, logrando lo que no pudo conseguir Kyle Kirkwood en el grupo 'normal' por poco.

    Más atrás, Simona de Silvestro no llegó a hacer ninguna vuelta completa por las banderas rojas, y la mala posición de Hélio Castroneves confirmó su último lugar para mañana debido a una sanción de seis puestos por montar el quinto motor antes de tiempo. Con muchos pilotos fuera de posición, la carrera de mañana puede tener implicaciones importantes para muchos contendientes. Entre los seis candidatos directos al título, los dos con menos puntos (O'Ward y Palou) son los que más arriba salen, pero McLaughlin tampoco está tan lejos en la general, y una victoria podría volver a meterle en la pelea si se dan las circunstancias apropiadas. La lluvia amenaza mañana con volver a hacer acto de presencia, y quizá eso termine de alterar las cosas todavía más...

    CLASIFICACIÓN DEl MUSIC CITY GRAND PRIX 2022 - NASHVILLE

    La carrera se emitirá el domingo en Movistar Deportes 2 desde las 21:20 con los comentarios de Raúl Benito y Cristóbal Rosaleny.