¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarPalou debuta en Ganassi con un 11º puesto en el test de Barber

    Palou debuta en Ganassi con un 11º puesto en el test de Barber
    Palou mira a un futuro tan apasionante como desafiante en Ganassi.IndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández8 min. lectura

    El piloto español se quedó a una sola décima de su compañero, el vigente campeón Scott Dixon.

    Rinus VeeKay fue el más veloz, y António Félix da Costa fue 12º en su debut al volante de un IndyCar.

    Jimmie Johnson, a 1.3 del penúltimo en su primer test general tras completar 100 vueltas.

    Del final de temporada al gran anuncio de su cambio de equipo en apenas cuatro días, y del anuncio a la pista de nuevo en otros cuatro. Sin casi tiempo para descomprimir el final de temporada, Álex Palou ya ha tenido su primer día formal como nuevo piloto de Chip Ganassi Racing durante el día de test programado en el Barber Motorsports Park este lunes. Ocho de los 10 equipos del campeonato se presentaron al mismo, con las únicas ausencias de Coyne, el ex equipo de Palou, y de Carlin. En total, 21 pilotos estuvieron presentes en un trazado cuyo Gran Premio de Alabama quedó cancelado en este 2020 a raíz del COVID-19.

    El piloto español gozó de un intenso día de rodaje, con 74 vueltas acumuladas al volante del coche #10 que ha ocupado Felix Rosenqvist las dos últimas temporadas. Teniendo en cuenta que los tiempos siempre son poco representativos en esta clase de sesiones, Palou registró el undécimo mejor crono de la sesión con un 1:06.364, a solo una décima y dos posiciones de su laureado compañero Scott Dixon, quien cuenta con ocho podios sin victoria en las 10 carreras que ha disputado en este trazado.

    «Una de las cosas buenas de estar en un equipo tan grande es que todos están concentrados en ganar. Todos hablan de ello aquí, y eso cambia mucho la mentalidad de un piloto», ha comentado Palou en declaraciones a RACER. «Es diferente también trabajar con un seis veces campeón como Scott, y una leyenda como Dario (Franchitti, tetracampeón y 'coach' del equipo). Todo es nuevo para mi, y estoy aprendiendo mucho del campeón. Scott no solo es increíble pilotando, sino también hablando con el equipo, y les transfiere lo que necesita. Tengo que trabajar y aprender de ello, me gustaría poder hacer lo que él ha hecho en 20 años».

    Sin que los grandes equipos buscasen tiempos muy veloces —sobre todo Penske—, la juventud dominó la escena, liderando la jornada el holandés Rinus VeeKay (Carpenter), Rookie del Año por delante de Palou, superando con un 1:05.614 al tercer y cuarto clasificado de la general de 2020, Colton Herta (Andretti) y Pato O'Ward con el #5 de McLaren SP. Aunque la pista ha sido reasfaltada recientemente, sorprende que VeeKay haya sido un segundo más rápido que el récord de la pista de 2016 (Sébastien Bourdais, 1:06.600) y que los 15 primeros lo hayan batido, siendo los coches actuales más lentos con el Aeroscreen y sin aquellos 'aerokits'. A su vez, prácticamente todos superaron el 1:08.354 con el que Spencer Pigot registró la mejor vuelta en 2019.

    Además de ver a Palou y a Rosenqvist, con el 15º mejor tiempo, en sus nuevas monturas, el test tuvo dos destacados focos de interés en la participación de António Félix da Costa y Jimmie Johnson. El vigente campeón de Fórmula E hizo su debut al volante de un IndyCar, de momento solamente como invitado de excepción. Fue el único piloto en pista del equipo Rahal, y rindió a un nivel más que notable, registrando el 12º mejor tiempo a solo once milésimas de Palou. Su coche lució la decoración habitual de Graham Rahal, ausente por el nacimiento de su hija, pero con el número 45 que este año ha llevado el tercer coche del equipo.

    Por su parte, Johnson se enfrentaba por primera vez a un test general ante una veintena de competidores en la misma pista que le vio 'debutar' virtualmente la pasada primavera, y acusó la falta de experiencia con el circuito y la maquinaria. El heptacampeón de 45 años, que pondrá fin este fin de semana a su carrera en la NASCAR, terminó la mañana a más de cinco segundos de la cabeza, y por la tarde redujo la desventaja a 2.7 segundos con un 1:08.398, siendo otra reducción del 50% lo que le haría falta para recortar la diferencia de 1.3 con el penúltimo, Marco Andretti. En total, Johnson completó 100 vueltas al volante del Ganassi #48, 14 más que cualquier otro piloto.

    «Hará falta tiempo, tengo una curva de aprendizaje muy grande al no haber hoy en día mucho tiempo en pista o pruebas para los novatos, y los fines de semana son cada vez más comprimidos», comentó Johnson a la prensa a posteriori. «Es un mal momento para ser un novato, incluso con todos los años que llevo compitiendo. Pasará gran parte del año antes de poder estar cómodo en 2021 con el coche y los circuitos». Sus sensaciones en pista, evidentemente, aún son mejorables: «He estado demasiado pendiente de los retrovisores, pero ahora que estoy más cerca en ritmo, tardan más en alcanzarme. Todo parece ir acelerado, y las cosas pasan mucho más rápido. Esta pista premia la valentía y la agresividad, y aún no tengo eso. Es en las curvas rápidas donde pierdo más, en ellas tienes que confiar en el vehículo y en la carga que produce».

    Con anterioridad, seis equipos y pilotos (Dixon, Josef Newgarden, Ryan Hunter-Reay, O'Ward, Takuma Sato y Ed Carpenter) participaron los días 28 y 30 en dos jornadas de test en el óvalo de Indianápolis. El objetivo era probar nuevas piezas aerodinámicas de Dallara y potenciar las maniobras de adelantamiento en la Indy 500, aunque a algunos pilotos les preocupó la mayor facilidad para pilotar el coche. Tras estas pruebas, Laguna Seca albergará el próximo 10 de noviembre un último día de test que pondrá fin a la actividad en pista en 2020, antes de que los preparativos para 2021 echen a andar en Sebring, como es tradicional, a partir de enero

    RESULTADOS 'NO OFICIALES' DEL TEST GENERAL DE INDYCAR EN BARBER

    Fotos: IndyCar Media