¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarHeinricher Racing competirá en IndyCar con "una piloto profesional"

    Heinricher Racing competirá en IndyCar con "una piloto profesional"
    El equipo femenino de Heinricher Racing en Daytona el año pasadoHeinricher Racing
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández8 min. lectura

    Jackie Heinricher afirma con seguridad que será «la primera mujer propietaria en IndyCar» en alinear a una mujer en un IndyCar.

    Su equipo alineó en 2019 a una formación 100% femenina en el certamen IMSA.

    Heinricher ya ha estado asociada con Meyer Shank Racing y la británica Katherine Legge, que busca regresar a la Indy 500.

    ACTUALIZACIÓN (20:15): En declaraciones a RACER, Jackie Heinricher ha expandido sus intenciones sobre el programa de IndyCar que persigue para 2021, el cual incluye alinear a una mujer piloto «al menos en la Indy 500, quizá en unas cuantas carreras. Estoy intentando que las mujeres vuelvan a IndyCar e IMSA, y he estado procurando la clase de socios que tienden a quedarse y ayudar para mejorar sobre esa base».

    Con la mala experiencia reciente de 2019, Heinricher es plenamente consciente de la importancia de un buen patrocinio, no solo a nivel de dinero: «Fue un golpe muy duro, pero soy mayorcita, sé que los sponsors vienen y van. Tenemos nuevos clientes, y ahora tengo un nuevo objetivo. Hay una oportunidad fantástica para desarrollar un equipo, seguir los pasos de otros grandes propietarios, y averiguar como podemos hacer progresar esta iniciativa. Primero tenemos que ser capaces de tener algo sustancial para localizar a los socios adecuados, porque todo gira en torno a la financiación».

    Heinricher también ha ratificado que le gustaría volver a asociarse para esta aventura con Shank, con el que terminará su asociación en el IMSA al acabar la temporada, y ha alabado las medidas integradoras de Roger Penske en su programa 'Race for Equality & Change' (iniciativa por la igualdad y el cambio que busca encontrar pilotos de entornos más diversos), a la par que mostró interés en potenciales apoyos en las categorías del Road to Indy. Como ella misma dice, «no puedo simplemente aceptar el fracaso en esto».

    NOTICIA ORIGINAL: Hace menos de una semana que la temporada 2020 de IndyCar llegó a su fin, pero los movimientos de 2021 llevan produciéndose durante meses de forma casi imparable, en varios casos con cambios o incorporaciones notoriamente sorprendentes. Uno de los equipos que reforzará su presencia en la parrilla en 2021 es Meyer Shank Racing, formación en la que Liberty Media ha invertido recientemente como dueña del principal co-patrocinador del equipo, SiriusXM, cuyo jefe ejecutivo, Jim Meyer, es a su vez co-propietario del equipo.

    Tras disputar su primera temporada completa con Jack Harvey al volante del coche #60 mediante una asociación con Andretti Autosport, en la que exhibieron una gran competitividad pese a la falta de resultados sólidos, Meyer Shank busca expandir sus operaciones en 2021, habiendo adquirido el chasis y el material de DragonSpeed tras anunciar este equipo su salida del campeonato por motivos logísticos. Sorprendentemente, una parte importante de esa ampliación podría implicar a Jackie Heinricher, la principal socia del equipo en su vertiente del IMSA SportsCar Championship.

    Heinricher, una científica y ex-médico militar de 59 años cuya compañía Booshoot Technology está especializada en la técnica de propagación de plantas, ha estado implicada en el automovilismo desde 2013, primero como piloto y después como dueña de equipo, siendo este su segundo año como co-propietaria de uno de los dos Acura NSX que Meyer Shank alinea en IMSA en la clase GT Daytona. Su próximo objetivo pasa por un rol similar en la IndyCar, de la mano de una piloto femenina.

    En una entrevista concedida al Today Show del canal estadounidense NBC, Heinricher ha asegurado que será «la primera mujer propietaria en IndyCar que alineará a una mujer como piloto profesional», sin revelar más detalles acerca del equipo, la piloto en cuestión o el número de carreras en el que pretende participar. Lo lógico, no obstante, sería pensar en el equipo con el que ya posee una vinculación existente, siendo un segundo o tercer coche para las 500 millas de Indianápolis lo más plausible y sensible a nivel económico.

    El año pasado, el coche de Heinricher acaparó titulares por el hecho de contar con una alineación completamente integrada por mujeres piloto, acompañando a la danesa Christina Nielsen (bicampeona de GT Daytona) dos ex-pilotos de IndyCar: la británica Katherine Legge, que compitió en 2012 y 2013 tras una primera etapa en Champ Car (2006-07), y la brasileña Bia Figueiredo, conocida como Ana Beatriz durante su paso por la categoría entre 2010 y 2013.

    A su vez, su cuarta piloto en las 24 horas de Daytona fue la suiza Simona de Silvestro, quien logró un podio durante su recordada trayectoria en IndyCar entre 2010 y 2015. No obstante, el esperado apoyo de compañías orientadas al mercado femenino nunca llegó, y el patrocinador principal del equipo rompió su acuerdo antes de tiempo, lo que obligó a Heinricher a cambiar por completo la alineación (Álvaro Parente y Mikhail Goikhberg). Legge y Nielsen se pasaron a una organización llamada GEAR Racing ('GEAR' siendo las siglas de 'empoderamiento de la mujer en las carreras').

    GEAR Racing firmó disputar la temporada 2020 con el equipo austríaco GRT Grasser en un Lamborghini Huracán, amen de las 24 horas de Le Mans en un Ferrari 488 de la clase GTE-Pro, pero el acuerdo se rompió en junio durante el parón de la pandemia, habiendo competido solo en Daytona junto a Tatiana Calderón y Rahel Frey. La propia Legge ya había firmado para entonces competir en Le Mans y en la European Le Mans Series para Signatech (con apoyo de la compañía relojera Richard Mille) en otro equipo 100% femenino, acompañando a Calderón y Sophia Flörsch en un LMP2, pero una lesión en un test en julio le hizo vacar el asiento en favor de la neerlandesa Beitske Visser.

    En los últimos dos años, Legge ha perseguido activamente volver a unas 500 millas de Indianápolis en las que compitió por última vez en 2013, y su nombre sería el más lógico para un programa de este estilo. No se puede descartar tampoco el potencial interés que tendría para De Silvestro, quien este año compite en el ADAC GT Masters tras culminar su andadura de tres años con Nissan en los Supercars australianos. Como de costumbre, todo será cuestión de encontrar los socios apropiados, y Michael Shank ahora tiene unos cuantos.

    Fotos: Heinricher Racing