¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    IndyCarTony Kanaan emprende una "gira de despedida" con Foyt en óvalos

    El brasileño de 45 años disputará cinco carreras en su "última temporada como piloto principal".

    Campeón de IndyCar en 2004 y ganador de las 500 millas en 2013, ha disputado 377 pruebas en 22 temporadas.

    Sébastien Bourdais y Dalton Kellett apuntan a completar el programa del #14 en circuitos.

    Además de ser el último día de cada año, el 31 de diciembre es también la fecha del nacimiento de Tony Kanaan. Hace ya casi un mes, el veterano piloto brasileño cumplió 45 años, todo un punto de inflexión magnificado por un futuro incierto tras quedarse su equipo, A.J. Foyt Racing, sin el que ha sido su patrocinador a tiempo completo desde 2003, ABC Supply, que sigue en el coche solo para las 500 millas de Indianápolis. Desde entonces, Kanaan ha vuelto a una práctica ya olvidada, la de búsqueda de patrocinios, para intentar cerrar su carrera con una última temporada en IndyCar, y así lo hará, pero no de la forma que a él le gustaría.

    Este jueves, se ha anunciado que Kanaan volverá a competir en 2020 en el coche número 14 de Foyt, pero solo durante las cinco carreras de óvalo, una decisión esperada dado que el presupuesto necesario (2 millones de dólares para los óvalos fuera de Indy) ha tenido que completarse con los patrocinios personales del piloto brasileño. Con un título de IndyCar, una Indy 500 y 377 carreras a sus espaldas en 22 temporadas a tiempo completo, Kanaan aprovechará esta coyuntura para poner punto y seguido a su carrera en la máxima categoría de monoplazas en una suerte de "gira de despedida" que se conocerá como "la última vuelta de TK" (#TKLastLap), aunque éste pretende seguir compitiendo y volver en próximas ediciones de las 500 millas.

    «Tengo emociones contradictorias, correr solo cinco carreras no ha sido decisión mía. Esta es mi 23ª temporada en IndyCar, y es duro que vaya a ser la última. Espero que el anuncio abra otras puertas para mi», ha asegurado Kanaan en declaraciones a Associated Press y RACER. «Estoy en muy buena forma, siempre soy competitivo en Indianápolis, y puedo ganar de nuevo. Necesito un coche más competitivo que el que tuvimos el año pasado, pero creo que tenemos una buena base para empezar. Lo más duro será la transición, pero he hecho lo mismo una y otra vez durante dos décadas, y no estoy triste, es hora de un cambio».

    El anuncio, que comprende las carreras de Indianápolis, Texas, Richmond, Iowa y Gateway, es el primero que Foyt hace en relación al coche #14, el que ha sido siempre su buque insignia. El coche #4 estará ocupado durante toda la temporada por su nueva incorporación, el estadounidense Charlie Kimball, pero los planes del #14 para las 12 pruebas restantes en circuito todavía no se han oficializado. Según numerosas fuentes con conocimiento del proceso, todo indica a que otro veterano, el francés Sébastien Bourdais, pilotará el coche en las cuatro carreras previas a la Indy 500, y a que el novato canadiense Dalton Kellett competirá a posteriori en un número de citas aún por determinar.

    Kanaan ha acompañado el anuncio de un video en el que hace retrospectiva de algunos de sus mejores momentos. «La idea de pelear y competir contra los mejores del mundo era todo lo que podía pedir, y eso he hecho durante más de 20 años. Las victorias marcan una trayectoria, pero no cuentan toda la historia. No describen la hermandad que he tenido con los demás pilotos, no capturan los vínculos que he tenido con mis equipos, no serán capaces de reflejar la conexión que he tenido con mis fans, o el impacto que han tenido en mí personalmente. No serán capaces de reflejar mi crecimiento como persona, y aún más importante, con mi familia. Así que hoy no digo que se haya acabado, pero es hora de dar un paso al lado. Ha sido un viaje increíble, y tengo algo más que mostrar en mi última vuelta».

    Con un quinto puesto en la Fórmula 3 italiana en 1995 y el título de Indy Lights en 1997 como avales, Tony Kanaan debutó como profesional en CART en 1998, el tercer año de la guerra civil entre esta categoría y la divergente Indy Racing League. En su temporada de debut, fue el novato del año con dos podios y un noveno puesto en la general, y aunque su paso de Tasman Motorsports a Forsythe Racing en 1999 no trajo los resultados esperados, sí le brindó su primera victoria, batiendo al eventual campeón Juan Pablo Montoya en las 500 millas de Michigan.

    Tras tres años frustrantes en Mo Nunn Racing de relativo estancamiento, y su debut en la Indy 500 en 2002, Kanaan se marchó a la renombrada IndyCar en 2003 con el equipo de Michael Andretti, que le eligió como relevo de Paul Tracy. Su segundo triunfo y un cuarto puesto en la general precedió a su triunfal 2004, en el que logró tres victorias, once podios en 16 carreras y completó todas las vueltas camino del título, por delante de su compañero y amigo Dan Wheldon, con el que intercambió posiciones en 2005. En años posteriores, más relegado a un segundo plano (tercero en la general de 2007 y 2008), destacó su constante mala suerte en la Indy 500, donde lideró vueltas en siete ediciones consecutivas en Indy (214 vueltas entre 2002 y 2008) sin conseguir el triunfo.

    Tras perder su patrocinador, en los duros años posteriores a la reunificación y en plena crisis económica mundial, Kanaan firmó por KV Racing, equipo de zona media-alta en el que revitalizó su carrera siendo quinto en 2011 (año en el que Wheldon perdió la vida en una carrera que él lideraba) y consiguiendo, al fin, su ansiada victoria en la Indy 500 en 2013. Con su caché renovado, sustituyó al forzosamente retirado tetracampeón Dario Franchitti en el poderoso Chip Ganassi Racing, pero el paso del tiempo ya era inexorable, y su balance de una victoria (la última hasta la fecha, en las 500 millas de Fontana de 2014) y doce podios en cuatro años terminó siendo insostenible. Así, Kanaan terminó resignándose a pilotar para el equipo del heptacampeón A.J. Foyt.

    Con una combinación piloto-equipo en claro declive, Kanaan solo ha logrado ocho top 10 en dos años, siendo 16º en la general en 2018 y 15º en 2019. Su rendimiento siempre fue algo mejor en óvalos, y esto se ha acrecentado en sus últimos años, brindándole este terreno sus dos grandes momentos con Foyt: las 19 vueltas lideradas en la Indy 500 de 2018 y su afortunado tercer puesto en Gateway el pasado mes de agosto, el 78º podio de una carrera con 17 victorias, 14 poles y el reconocimiento y cariño de toda la afición, para la que ha sido durante años uno de sus pilotos predilectos. Este último año superó al propio Foyt como el segundo piloto con más carreras en la historia de IndyCar, y solo Mario Andretti (407) seguirá por delante. TK empieza a bajar el telón, pero promete aún dar guerra.

    Fotos: IndyCar Media