Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

IndyCarWickens volverá a pilotar en un Safety Car adaptado

El piloto canadiense llevará un Acura NSX con controles manuales, que hará de Pace Car en las vueltas de formación de la Indy Toronto este fin de semana.

Wickens mantiene que su recuperación sigue en buen camino, y que el objetivo final es pilotar sin ayudas manuales.

La cara, larga y progresiva recuperación de Robert Wickens sufrió un ligero percance el pasado 18 de junio con una inesperada operación de tobillo, pero el canadiense alcanzará un nuevo punto de simbolismo positivo este domingo, justo antes de la disputa de la Indy Toronto, la carrera que la IndyCar disputa desde 1986 en las calles de la ciudad canadiense. Más de 10 meses después de su accidente en Pocono, Wickens volverá a ponerse al volante de un vehículo en circuito, y lo hará durante las vueltas de formación.

El nativo de Toronto, de 30 años, será el encargado de pilotar el Pace Car, el equivalente americano del Safety Car, en el emblemático trazado de 2.8 kilómetros en el que Wickens consiguió la pasada temporada el tercero de sus cuatro podios en IndyCar. El vehículo que empleará para ello será un Acura NSX, la versión americana del deportivo de Honda, adaptado con controles manuales para permitir que Wickens pueda acelerar y frenar desde el volante.

El coche ha sido puesto a punto por el que aún es su equipo, Schmidt Peterson Motorsports, y su principal patrocinador y socio tecnológico, Arrow Electronics, los cuales ya diseñaron un vehículo semi-autónomo de alta tecnología para que el dueño del equipo, el ex piloto Sam Schmidt, pudiese conducir pese a su tetraplejia. En el caso de Wickens, la menor complejidad de sus lesiones y el continuo proceso de recuperación, así como el menor tiempo disponible para este proyecto, hacen que las adaptaciones sean mucho menos específicas que las que se usaron para su jefe, empleando soluciones ya existentes.

Wickens comunicó la noticia a sus seguidores en las redes sociales desde un coche, aunque aún desde el asiento de pasajero, asegurando que para él es "tan emocionante como cuando compartió sus primeros pasos". El piloto canadiense ha estado tramitando durante los últimos meses una licencia para poder conducir en carretera con controles manuales, algo que podrá llevar a cabo cuando tenga a su disposición un vehículo personal adaptado.

"Tuve esta idea en enero, lo hablé con Arrow y estaban muy interesados, porque es una demostración de lo que pueden hacer: usar la tecnología para mejorar la vida de la gente", ha explicado Wickens, en declaraciones a Motorsport.com. "En marzo nos reunimos con Arrow, Honda y el equipo, y organizamos el plan maestro. Esperaba poder hacerlo en Toronto, siendo una carrera patrocinada por Honda y mi carrera de casa, pero estoy honestamente sorprendido de que haya pasado tan rápido".

A día de hoy, Wickens mantiene que su transición hacia los controles manuales no impide que el objetivo siga siendo una recuperación lo más completa posible, que permita pilotar sin ellos. "Los dos procesos están interconectados. Puedo pilotar un coche con controles manuales, pero el sueño es no necesitar controles manuales, y conseguir que las dos piernas estén en condiciones, empezando por poder caminar. Siendo realistas, si puedo conseguir que una pierna esté operativa para no tener que usar acelerador y freno a la vez en el volante, sería muy importante".

"La regeneración de nervios tarda dos años en alcanzar su límite, pero hay tanta gente mejorando contra todo pronóstico y redefiniendo lo que es posible, que uno ha de seguir en ello", ha asegurado Wickens, que sigue publicando en sus redes vídeos sobre sus avances y las terapias de recuperación, las cuales se efectúan sin la intención de saltarse plazos. "No quiero precipitarme en nada, porque la vida es más importante que el trabajo, y tener un mejor futuro a largo plazo es más inteligente que volver a un coche demasiado pronto".

En cuanto a los controles a emplear, Wickens ha explicado que "no son tan complejos como lo que usa Zanardi, dado el tiempo que hemos tenido desde que Honda dio luz verde", en referencia a las adaptaciones que han permitido al italiano correr en turismos y, más recientemente, en resistencia. "Eso también es lo impresionante: básicamente, estamos usando un producto de base de Arrow en su primera fase. El acelerador es un anillo alrededor del volante, con un freno manual. Tengo grandes visiones de futuro, y quiero usar este NSX para practicar, familiarizarme más con los controles manuales y averiguar qué funciona y qué no".

Fotos: IndyCar Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto