¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Italia y más países piden aplazar la muerte del coche de gasolina y diésel en Europa

    Italia y más países piden aplazar la muerte del coche de gasolina y diésel en Europa
    Italia quiere posponer la muerte del coche térmico al año 2040
    Antonio Fernández
    Antonio Fernández4 min. lectura

    Italia encabeza un importante grupo de países que piden aplazar la muerte del coche con motor de combustión interna. La hoja de ruta fijada por la Unión Europea establece el fin del coche térmico en 2035. El documento presentado por estos países pide posponer la señalada fecha hasta 2040.

    El número de voces discordantes sobre la hoja de ruta establecida por la Unión Europea de transición a la movilidad eléctrica sigue creciendo. En las últimas jornadas se ha generado muchísima polémica sobre las declaraciones realizadas por un ministro alemán en las que mostraba su disconformidad. Ahora, surge un importante grupo de países europeos que pide retrasar la muerte del coche térmico.

    Es importante recordar que la UE ha establecido la muerte del coche de gasolina y diésel en 2035. La prohibición de venta de coches nuevos con motor de combustión interna también afectará a los vehículos capaces de utilizar combustibles sintéticos. ¿Es posible modificar este ambicioso plan estratégico? Italia, Bulgaria, Portugal, Rumanía y Eslovaquia abogan por un aplazamiento del calendario fijado.

    Posponer la muerte del coche térmico del año 2035 al 2040

    En el texto presentado de manera conjunta por estos países miembros de la UE señala que este aplazamiento busca evitar «costes desproporcionados e innecesarios tanto para el sector del automóvil como para los consumidores». Los embajadores de los países miembros del bloque han presentado este pasado viernes el mencionado texto. Un texto que propone imponer una reducción del 90% de las emisiones para las ventas de coches nuevos individuales en 2035. El nuevo objetivo propuesto para alcanzar la emisión cero es 2040.

    «Conseguir una movilidad con cero emisiones requerirá superar obstáculos: aumentar la infraestructura de carga, desarrollar la producción de baterías, mejorar las tecnologías actuales de forma rentable, introducir incentivos para los consumidores», destaca el documento. También se señala que llevará tiempo para que el ecosistema industrial, con su densa red de subcontratistas y pequeñas y medianas empresas, se adapte a los nuevos componentes y tecnologías.

    En el futuro que se vislumbra desde Bruselas solo hay cabida para los coches eléctricos de batería y/o de pila de combustible de hidrógeno. El resto de tecnologías no tendrán espacio en el mercado de turismos. Una postura que provocó un gran malestar cuando se anunció en 2021, puesto que esta hoja de ruta también suponía, a la postre, la muerte de los coches híbridos (HEV) e híbridos enchufables (PHEV).

    Italia pide más tiempo para alcanzar un futuro protagonizado por el coche eléctrico

    Tiempo. Precisamente esta es la clave principal. Determinados países que conforman la Unión Europea necesitan más tiempo para h hacer viable la señalada prohibición de la venta de coches nuevos con motor de combustión interna. En el caso concreto de España, basta con echar un rápido vistazo a las cifras de ventas para darnos cuenta de cuál es la realidad en nuestro mercado. En 2021 se matricularon 23.686 turismos eléctricos, lo que supone una cuota de mercado de solo el 2,76%.

    Fuente: El Economista