Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Jaguar Land Rover patenta un sistema de inflado de neumáticos con diferentes modos

El fabricante británico registra un nuevo sistema de inflado de neumáticos que podría estar dirigido hacia el nuevo Land Rover Defender, después de anunciar que el nuevo modelo ofrecerá una capacidad off-road calificada como "salvaje". Aunque el sistema parece muy convencional, lo cierto es que sorprende por el modo especial "de asistencia contra perforaciones".

Esquema del nuevo sistema de inflado con diferentes modos de presión patentado por Jaguar Land Rover

Después de ver nuevas fotos espía del nuevo Land Rover Defender, en las dos versiones de distancia entre ejes corta y larga, muchos lectores saben perfectamente que este nuevo SUV que está siendo desarrollado sobre una plataforma modular y una estructura monocasco de aluminio no será igual que el antiguo modelo que utilizaba un chasis de escalera proporcionando una elevada robustez.

Land Rover sabe que no es posible seguir la misma línea pero apunta que la electrónica será capaz de afrontar situaciones de conducción con un elevado nivel de eficacia gracias al sistema "Terrain Response 2" como viene haciendo en el resto de modelos de la firma británica. Pero en el caso del futuro Defender, algunos responsables del proyecto ya han dejado caer que la capacidad fuera del asfalto será difícilmente comparable y calificándola como de "salvaje".

En esas lindes, Jaguar y Land Rover han presentado una solicitud de patentes en el registro de Estados Unidos de un nuevo sistema de inflado de neumáticos completamente automático y capaz de dar la presión correcta a cada neumático en función del modo de conducción seleccionado que, a su vez, depende del terreno y la conducción.

La patente de Jaguar Land Rover muestra cómo cada rueda cuenta con unidad de control que regula la presión de inflado en función del modo seleccionado y el terreno

Podría parecer un sistema muy convencional, pero en realidad destaca por los modos propios, como el especial añadido de "asistencia a la perforación". En condiciones normales para rodar en asfalto, la presión de inflado de los neumáticos delanteros es de 2,2 bar y de 2,4 bar en las ruedas traseras, presiones convencionales en una gran cantidad de modelos del mercado.

El sistema funciona en combinación con los módulos de la suspensión adaptativa, pero no solo se rige por la lógica de control de los modos de conducción del "Terrain Response", sino también porque entre sus propios cuenta con el de "carga alta", en el que la presión de inflado en las cuatro ruedas se incrementa hasta 2,75 bar, un modo especial para cargas pesadas.

Para los que desean adentrarse en terrenos más peligrosos como arena o barro, el sistema cuenta con un "Modo de recuperación" que reduce la presión en los dos ejes hasta 1,1 bar facilitando el desplazamiento, maniobras y evitando atascos, así como otros en los que las presiones difieren entre los 1,3 bar y 2 bar. La nueva tecnología también puede funcionar con el antibloqueo de frenos ABS y el control de estabilidad ESP variando las presiones para evitar excesos de sobreviraje o subviraje.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto