La movilidad 5G está cada vez más cerca

La sociedad actual no se podría comprender sin la conexión a Internet inalámbrica de alta velocidad en casi cualquier rincón. En pocos años, la movilidad tampoco se podrá entender sin esa conexión, y la conectividad 5G lo permitirá, con múltiples ventajas para todos.

En el paradigma convencional de la movilidad los usuarios de las vías -peatones, ciclistas, conductores de vehículos a motor...- están limitados a lo que pueden percibir con sus sentidos dentro de un espacio muy limitado. Principalmente a través de la vista y el oído el cerebro queda informado de lo que sucede cerca, para así tomar decisiones.

Apps como Waze o Social Drive son una forma primitiva de conectividad V2V, los avisos se hacen a mano

Dentro de poco tiempo la comunicación entre vehículos (V2V) y entre vehículos e infraestructuras (V2X) permitirá romper dicha barrera. De este modo, todos los usuarios de la vía pueden recibir información relevante para su seguridad incluso si no puede ser percibida de forma natural. Esto también se aplica a los sensores de los vehículos, limitados en alcance.

Si conectamos mediante redes de datos a todos los nodos del sistema -o a un número muy elevado- se puede intercambiar información local como apertura y cierre de semáforos, presencia de ciclistas en intersecciones, un accidente, atascos, etc. El problema de este sistema es que hay muchos usuarios y hay un volumen de tráfico de datos elevado.

Ahí entra en acción la nueva generación de conectividad de datos inalámbrica, 5G, que todavía se está definiendo como estándar. Respecto al actual 4G, la nueva norma permite más velocidad de transferencia, (hasta 10 Gbps, 100 veces más), muchos más usuarios conectados a la vez, una menor latencia y mayor fiabilidad.

Para no complicar demasiado la explicación, eso se traduce en que puede haber intercambios de datos mucho más voluminosos y a mucha mayor velocidad, que no habría problemas de concurrencia con muchos usuarios a la vez en una misma zona, y que los datos van y vuelven prácticamente en tiempo real, sin esperas.

Ahora puede parecer casi de ciencia ficción, pero el despliegue masivo de 5G permitirá que cada vez más vehículos y demás usuarios de la vía se encuentren conectados, de forma que se pasan información de forma automatizada que puede ser utilizada para evitar accidentes, que el tráfico sea más fluido, etc.

Prototipo conectado a red 5G basado en SEAT Ateca

Durante el pasado Mobile World Congress de Barcelona se ha realizado una prueba piloto con un SEAT Ateca conectado a una red 5G -montada para la ocasión por Telefónica- en la que también estaba conectada una bicicleta. El vehículo era capaz de detectar la presencia de la bicicleta sin que sus sensores ni el conductor pudiesen advertirla. Había más nodos en la red coordinando los datos.

Las redes 5G permitirán una mayor reducción de los errores humanos en la conducción y circulación en general

En una red 5G los nodos más locales adquieren más protagonismo dentro de una celda. En un lenguaje más sencillo, pueden actuar como nodos de la red elementos fijos como semáforos, contribuyendo a que el flujo de datos sea rápido e instantáneo. Si los datos han de transmitirse muy lejos, se canalizan por otras vías como las redes existentes de fibra óptica.

Las empresas de telecomunicaciones tienen un evidente interés en el despliegue de esta tecnología, así como las automovilísticas. La tecnología puede ayudar a reducir las externalidades negativas de la movilidad, como pueden ser los accidentes de circulación, tráfico, emisiones contaminantes o mejorar la convivencia con otros medios de transporte.

Otra de las consecuencias del despliegue de las redes 5G es la conducción autónoma. Para los vehículos sin conductor -o que estén en modo automático- es vital la recopilación de información que está limitada por los sensores. No sería posible hacer todo esto con las redes existentes, que no tolerarían un número mucho más elevado de nodos conectados.

Las redes 5G traerán consigo otras ventajas para los usuarios de las vías, como mayor velocidad de Internet a bordo, actualizaciones remotas para los vehículos -Over The Air (OTA), como ya hace Tesla-, incluso permitir que un operador humano conduzca un vehículo de forma remota si el ordenador que lo conduce es incapaz de resolver alguna situación.

Dentro de poco tiempo hablaremos de forma mucho más habitual de las redes 5G, ya que también tendrá consecuencias en todo lo que es telefonía móvil. Como cada vez queremos más contenidos, a una mayor definición, y en un menor tiempo, el salto desde las redes 4G será importante. Lo que ahora se vende como nuevo -conectividad 4G LTE- quedará obsoleto, aunque 4G y 5G convivirán durante años.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto