¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los robotaxis ya están aquí: en California autorizan los primeros taxis sin conductor de Cruise (General Motors)

    Los robotaxis ya están aquí: en California autorizan los primeros taxis sin conductor de Cruise (General Motors)
    Javier Costas
    Javier Costas5 min. lectura

    Años de trabajo han cristalizado en un permiso oficial para que los coches autónomos de Cruise empiecen a hacer de taxis en servicio nocturno en San Francisco. Han hecho más de 5 millones de kilómetros en pruebas con una siniestralidad mínima.

    En cuestión de semanas Cruise va a empezar a operar un servicio de taxi nocturno en la ciudad de San Francisco (California), un hito en la carrera hacia los taxis sin conductor. Es la primera gran ciudad de Estados Unidos que brinda una autorización de este tipo, aunque esté limitada.

    De momento la flota de robotaxis estará limitada a 30 coches, todos del modelo Chevrolet Bolt y totalmente eléctricos, pudiendo prestar servicio desde las 22:00 hasta las 06:00 horas. Están limitados a un área que evita el centro y máximo 50 km/h, no entrarán en autopistas ni estarán activos con metereología desfavorable.

    Estos vehículos son autónomos de nivel 5 SAE, es decir, van de un punto a otro sin ninguna intervención humana ni operadores remotos. Acumulan años de pruebas y millones de kilómetros, resultando suficientemente fiables para los responsables de San Francisco en esta materia a pesar de algunos incidentes.

    Desde finales de enero el público general ha estado invitado a viajar en estos robotaxis sin coste alguno (ya que no tenían autorización para cobrar). Aquellos que no trabajaban para la compañía destacaron que les daba un poco de miedo ver el volante moviéndose solo, pero que fue una conducción suave y rápida de punto a punto.

    Cada coche tiene un apodo para ser reconocible

    Las ambiciones de esta empresa, participada fundamentalmente por General Motors, es prestar un servicio de taxis sin conductor. Más adelante se irán relajando las condiciones en las que pueden operar, pero es un paso muy significativo en esta carrera tecnológica.

    Es cierto que Waymo (de Alphabet Inc) lleva prestando un servicio de robotaxis en la ciudad de Phoenix (Arizona) desde 2018, solo que San Francisco es un escenario más difícil. No es una ciudad precisamente plana, tiene mucho más tráfico, y hay mayor grado de incertidumbre.

    Una de las claves de la conducción autónoma es cómo reaccionan los coches ante situaciones imprevistas. Por ejemplo, durante el periodo de pruebas hubo un par de problemas con vehículos oficiales. En una ocasión un camión de bomberos se vio obstaculizado brevemente en un servicio de emergencia.

    En otra ocasión, y esto fue más trascendente, fue que un Chevrolet Bolt sin conductor fue detenido por un coche de policía, y antes de que terminase el agente de tomar nota de los datos, el Bolt se marchó y «se dio a la fuga». El motivo para pararlo fue aparentemente inofensivo, circulaba con las luces apagadas.

    En cuanto a accidentes, la compañía ha revelado 34 siniestros viales en los que hubo algún herido o más de 1.000 dólares en daños. En ocasiones los coches tenían un conductor de pruebas y en otras iban completamente autónomos. En teoría, la mayoría de los siniestros se debieron a un error humano de un tercero.

    El futuro de Cruise, taxis sin taxistas

    De cada accidente se han tomado todos los datos posibles y se han hecho cambios en los algoritmos y mejoras técnicas para evitar que la situación volviese a repetirse. El sistema aprende continuamente de sus errores y trata de no repetirlos.

    De momento Cruise tiene un formulario en el que pide unos datos muy básicos sobre los interesados en disfrutar del servicio. No han publicado todavía las tarifas del servicio, así que no se puede comparar todavía con un taxi con conductor. Tampoco está liberada una aplicación para el gran público.

    Los Chevrolet Bolt son vehículos autónomos de primera generación para Cruise, más adelante piensan tener vehículos de ingeniería específica, como el Cruise Origin. Por ejemplo, no necesitarán tener espacio para el conductor ni mandos, maximizando entonces la capacidad de pasajeros manteniendo un tamaño compacto.

    Fuente: Cruise