¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las entregas del McLaren Artura se retrasan por tercera vez, ahora en verano de 2022

    Las entregas del McLaren Artura se retrasan por tercera vez, ahora en verano de 2022
    McLaren ArturaMcLaren
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Tercer retraso que sufre el nuevo deportivo de la marca británica. El McLaren Artura, el deportivo híbrido enchufable de la marca británica, se está viendo tan seriamente perjudicado por la escasez de los microchips que se desconoce la fecha para las entregas a los clientes, sumando casi un año desde su presentación.

    El McLaren Artura es uno de los grandes deportivos del mercado con etiqueta ECO. Como lo lees, sus 31 kilómetros de autonomía máxima en modo eléctrico le han permitido hacerse con este distintivo especial, a pesar de que es capaz de ofrecer unas prestaciones muy elevadas. Desvelado el pasado mes de febrero, la marca de Woking ha intentado por dos veces empezar la entrega de unidades a sus clientes, pero se ha visto obligado a cancelar una y otra vez por la escasez de microchips.

    Y es el que la crisis de los semiconductores afecta a todos los modelos del mercado, pero especialmente se está cebando con los híbridos enchufables, tecnología que se encuentra a bordo del modelo más reciente de la gama de McLaren. El primer retraso tuvo que ver con la presentación del nuevo Artura. El modelo destinado a ocupar el espacio de los «Sport Series», estaba previsto para octubre de 2020 y se trasladó a principios de 2021. El fabricante anunció las primeras entregas para el pasado mes de junio, pero nuevamente se vio abocada a cancelar los planes, y ahora apunta a julio de 2022.

    Foto McLaren Artura - interior
    El interior del McLaren Artura ofrece una atmósfera de deportivo de primer nivel

    El McLaren Artura es hoy el modelo más importante de la marca

    Unos retrasos en los que también la pandemia sanitaria ha causado estragos, pero realmente no tanto como el mayor problema al que se enfrenta la industria en los últimos años. Roger Ormisher, responsable de McLaren, ha este retraso, apuntando que «Aguantamos más que todos los demás en términos de detener la producción, pero desafortunadamente, nuestro suministro de semiconductores se agotó. Eso hizo que tuviéramos que reducir la producción en todos los ámbitos». Sin embargo, no llueve a gusto de todos, y a pesar de que la situación no tiene visos de resolverse a corto plazo, algunos de los concesionarios también culpan a la marca de la situación actual.

    Y es que Robert DiStanislao, presidente de RDS Automotive, con dos distribuidores de McLaren en Philadelfia y California, ha dejado caer que McLaren pecó de inocente al no hacer acopio de microprocesadores cuando todos los fabricantes empezaron a acumular miles de unidades para tratar de amortiguar la caída en la medida de lo posible, apuntando que «McLaren no fue tan proactiva como algunos otros fabricantes para asegurar el suministro de semiconductores al comienzo de la crisis de los chips. No sabían que la escasez se convertiría en una crisis tan inminente. Pensaron que se remediaría más rápido».

    Una complicada situación que esperan que se resuelva lo más pronto posible pues, a pesar de que la marca está dirigiendo esfuerzos para modelos de mayor margen, como Elva y 765LT Spider, lo cierto es que el 40% de la producción del Artura para 2022 está completamente vendida. Un modelo clave en la estrategia de electrificación del fabricante británico que culminará en 2026 con la llegada del primer deportivo eléctrico de nueva generación, y que también es clave en los concesionarios para aumentar los volúmenes de ventas.

    Fuente: Automotive News