¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Pieza única: el McLaren M6GT personal de Bruce McLaren ha sido restaurado

8
McLaren M6GT McLaren

Esta es una de las piezas más importantes de la historia de la firma británica como fabricante de modelos de calle, pues no solo se trata de uno de los solo tres ejemplares fabricados del McLaren M6GT, sino que nos encontramos ante el ejemplar personal del mismísimo Bruce McLaren, que acaba de verse sometido a una laboriosa y extensa restauración en Estados Unidos.

Si las versiones de calle del Porsche 911 GT1 o el Mercedes-AMG CLK GTR son consideradas hoy día una auténtica salvajada, imaginaos lo que debía suponer en la década de los sesenta (más de medio siglo atrás) una variante matriculable de los modelos que dominaban la CAN-AM en ese momento. Porque esto era precisamente el McLaren M6GT, una versión ligeramente dulcificada y con el mínimo de elementos necesarios para poder homologar un modelo de competición para su uso en carretera abierta.

En principio, este proyecto de Bruce McLaren debía suponer la variante de calle para poder homologar una variante coupé destinada al Grupo 4 FIA del McLaren M6B que competía en la CAN-AM. Sin embargo, las normas exigían una producción mínima de 50 unidades, algo que el entonces pequeño equipo británico era incapaz de realizar. Aún así, Bruce McLaren decidió llevar a la calle el modelo, fabricando solo 3 unidades de esta homologación especial.

Este ejemplar fue empleado por el propio Bruce McLaren.

En aquella época, Bruce McLaren dividía su tiempo entre las distintas competiciones nacionales e internacionales a ambos lados del Atlántico, como eran los casos del Campeonato del Mundo de Fórmula 1, el Mundial de Constructores (lo que hoy conocemos como el WEC) o la salvaje CAN-AM, una especialidad célebre por su laxa reglamentación que permitía gran margen de maniobra a los ingenieros y que dió lugar a algunos de los modelos de competición más salvajes de la historia, como el McLaren M8D o el Porsche 917/30. El equipo británico dominó con mano de hierro este campeonato a finales de la década de los sesenta con el McLaren M6A y sus distintas evoluciones.

El McLaren M6GT pretendía ser una variante coupé del McLaren M6B que fue empleado en la CAN-AM a finales de los sesenta, con la intención de competir en las 24 Horas de Le Mans y en pruebas similares bajo la homologación del Grupo 4 FIA, destinada a modelos de producción en especialidades deportivas como la Resistencia o el Mundo de los Rallyes.

Por lo que para homologar el modelo debía ser producida una corta serie de ejemplares, para lo cual Bruce McLaren contaba con el fabricante británico (y posterior escudería de F1) Trojan, compañía encargada de fabricar las unidades destinadas a clientes del McLaren M6A.

En los años sesenta contaba con aspecto de nave espacial.

Sin embargo, tras la muerte de Bruce McLaren el proyecto fue cancelado y de la serie que se pretendía producir solo quedaron los 3 primeros prototipos, de los que solo uno de ellos fue fabricado desde cero como vehículo de calle. Los otros dos fueron creados a partir de bastidores existentes del McLaren M6B de competición, convirtiéndolos en coupés. Un destino que sufrieron posteriormente varias unidades del M6B.

Teniendo en cuenta el modelo en el que se basa, no es de extrañar que el McLaren M6GT contara con el aspecto de un modelo de competición sin patrocinadores. Basado en un ligero chasis de aluminio y con una carrocería mínima, que apenas levantaba un metro del suelo. El habitáculo no trataba de disimular su procedencia del mundo de la competición y era prácticamente el mismo cockpit que podíamos encontrar en sus hermanos de circuito, sin grandes concesiones al lujo. El resultado es básicamente un Sport-Prototipo con matrícula.

A nievel mecánico, el modelo de calle también cuenta con un mismo motor de origen Chevrolet montado tras el habitáculo, como el McLaren M6B en competición. Aunque en esta caso se trata de un V8 de 5.7 litros en lugar de la evolución del célebre bloque ZL-1 de aluminio empleado en la CAN-AM. Si la versión de competición superaba con creces los 650 CV, el modelo de calle se conformaba con unos 405 CV (400 hp). Lo que el permitía alcanzar los 161 km/h desde parado (0-100 mph) en solo 8 segundos, con una velocidad máxima de 265 km/h.

Bruce McLaren en el ejemplar.

De los 3 únicos bastidores fabricados con esta configuración de calle, el ejemplar de color rojo de las fotografías es el único que contó con las peculiares ópticas delanteras retráctiles de accionamiento manual, que además fue el empleado como vehículo personal por el propio Bruce McLaren.

Esta unidad se encuentra actualmente en los Estados Unidos, donde su actual propietario lo ha sometido extensos trabajos de restauración, llevados a cabo por McLaren Chicago. De ahí que tras terminar su puesta a punto hayan decidido preparar esta espectacular galería de imágenes del modelo para presentar el resultado final de esta pieza única al mundo.

Noticias relacionadas

Pieza única: el McLaren M6GT personal de Bruce McLaren ha sido restaurado
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto