¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Mercedes recorta versiones y transmisiones, el primer paso para financiar más eléctricos

    La generación actual del Mercedes Clase C, el W205, ofrece cambio manualMercedes

    La junta general de accionistas de Daimler, celebrada hace tan solo unos días, ha dado mucho de sí. Tanto, que financiar la ofensiva eléctrica que Mercedes está implementando requiere una importante inversión, que piensan compensar eliminando versiones y hasta modelos de la gama. La primera medida ya se ha puesto en marcha, la segunda cuando toque el relevo de los señalados.

    La amplia gama de modelos que ofrece Mercedes ha llegado a un nivel casi insoportable para la marca de la estrella. El gran poderío económico y financiero que ofrece no puede sustentar la renovación continua de toda la oferta de productos, por lo que la marca de Daimler ya ha comenzado una estrategia para ir liberando carga, con el fin de financiar el desarrollo de modelos eléctricos.

    Y es que esta estrategia de una gama paralela también ofrecerá una amplitud de modelos pero solamente con las carrocerías más demandadas, en principio, berlinas y SUV, aunque más adelante, en la siguiente década, posiblemente se extienda a deportivos. En cualquier caso, la tecnología de propulsión requiere una importante partida que, incluso a Mercedes le cuesta ya.

    El Mercedes CLA Shooting Brake no tendrá una tercera generación

    Una de las primeras decisiones que se están tomando es eliminar las transmisiones manuales, ahora disponible en versiones muy básicas del Clase C, y en algunos mercados. Desde primeros de 2021, todas las combinaciones serán con cambio automático de siete o nueve velocidades, al mismo tiempo que el número de versiones de los modelos se reducirá, dejando estrictamente las más demandadas.

    La nueva generación del Clase C solo se venderá con dos motores de cuatro cilindros turbo, tanto en gasolina como en diésel, prescindiendo de los seis y ocho cilindros.

    Markus Schaefer, jefe de desarrollo de la firma alemana, pretende reducir el 70% de las unidades de potencia, lo que significa que solo perdurarán los motores de cuatro y seis cilindros turbo de 2.0 y 3.0 litros, más el V8 biturbo de 4.0 litros que utilizan los modelos más grandes de Mercedes-AMG, tres bloques que servirán de base para los híbridos enchufables.

    El siguiente paso en la estrategia es eliminar modelos o carrocerías. El propio Ola Källenius ha llegado a reconocer que a la firma se le ha ido la gama de las manos. De hecho, para los analistas del mercado, los ocho modelos que se ofrecen en la gama de acceso son demasiados, admitiendo que algunos desaparecerán sin relevo. Sabemos que el CLS es uno de ellos, que seguirá el mismo camino que la Clase X, pero también se espera que se sumen los Clase A Sedán y CLA Shooting Brake.