¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El Mercury Cougar resucita como un Mustang más lujoso

    Render del Mercury Cougar 2020Instagram Abimelec

    Estas recreaciones nos muestran una hipotética pero imposible variante moderna del Mercury Cougar, el coupé de la enseña premium de Ford Motor Company que nació originalmente como una versión de lujo del propio Mustang de primera generación. El nuevo modelo se basa en el Ford Mustang S550 actual y en algunos rasgos del Cougar original.

    Desaparecida oficialmente en 2011, como otras tantas firmas automovilísticas tras la crisis del 2008, Mercury era una marca premium del grupo Ford Motor Company. Posicionada a medio camino entre la propia Ford y el catálogo de Lincoln, Mercury comercializaba versiones más lujosas y mejor acabadas de algunos modelos del catálogo de la firma del óvalo azul.

    Por lo que no es de extrañar que en 1967 la compañía decidirá lanzar el Mercury Cougar, que en su primera generación no era más que una variante más lujosa, cómoda y cara del Ford Mustang de primera generación. Aunque, como ya vimos con todo detalle cuando celebramos su 50º aniversario, el Cougar contaba con personalidad propia. El Cougar estuvo en comercialización hasta 2002, aunque la última generación del modelo también fue comercializada con emblemas Ford en diversos mercados de exportación, como el sucesor del Ford Probe.

    Aunque no solemos publicar demasiadas recreaciones de modelos imaginarios o que no se encuentran en el mercado, de vez en cuando nos encontramos con algunos diseños destacables de modelos imposibles que merecen toda nuestra atención, como es este caso. Estas recreaciones de Abimelec Design nos muestran el hipotético aspecto de una variante moderna del Mercury Cougar, tomando como base el propio Ford Mustang actual, del que es evidente que hereda gran parte de los paneles de la carrocería y el interior prácticamente al completo.

    A simple vista es clara la relación de estos bocetos con el Ford Mustang S550, aunque no es menos evidente el origen de los nuevos rasgos de este diseño, pues para crear esta nueva versión del Cougar el diseñador ha recurrido precisamente a su primera generación, al Mercury Cougar de 1967.

    De ahí el frontal prácticamente plano con las ópticas ocultas, la maciza zona superior del paragolpes delantero o las ópticas horizontales posteriores. Es sorprendente comprobar como estos rasgos clásicos encajan tan bien con la carrocería del deportivo actual. Mientras que en el interior nos encontramos con el habitáculo del modelo actual pero con otros acabados, como es el caso de las inserciones de madera o los revestimientos en piel. Lamentablemente, aunque este diseño resulte bastante atractivo y sugerente, sería bastante complicado encontrarnos con un modelo así en el mercado actual, pues los coupés de dos puertas prácticamente no tienen demanda. Solo modelos de nombres míticos como el propio Mustang tienen sentido en el panorama actual.