¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El brutal Mercury Cougar de los Ringbrothers llega con un V8 Coyote y estilo Bullitt

    9
    Mercury Cougar Ringbrothers

    La última obra del taller Ringbrothers es un atractivo Mercury Cougar de primera generación que cuenta con un esquema técnico de lo más moderno pero con el habitual estilo clásico que caracterizan a todas las piezas de este especialista de Wisconsin.

    El taller Ringbrothers suele ser uno de los protagonistas más destacados de cada edición del SEMA Show de Las Vegas. Un evento que como bien sabemos no ha podido ser celebrado con su formato habitual en el último año, aunque eso no ha impedido que este taller de Wisconsin nos deleite con otra de sus piezas maestras.

    En esta ocasión nos encontramos con el primer Mercury Cougar modificado por los hermanos Ring (de ahí lo de Ring-brothers) y como todas las piezas que salen de su taller, esta cuenta con su sello particular. Es decir, con una estética modernizada pero que respeta en gran medida el estilo clásico original del modelo y un esquema técnico fuertemente renovado, que también mezcla estilo y materiales clásicos con algunos modernos, además de piezas artesanales creadas ex profeso para esta obra.

    Su interior es sobre todo clásico.

    A nivel exterior encontramos un Mercury Cougar de primera generación con unos pocos retoques. Las novedades de diseño de este modelo son tan sutiles que sin fijarnos en las llantas es muy difícil darse cuenta de que estamos realmente ante un trabajo restomod. La principal característica del exterior es el color Augusta Green Metallic, un tono que estaba disponible en la paleta de colores original del modelo y que en el Mustang recibía una denominación muy diferente, verde Highland Green, el mismo tono verde oscuro empleado por las versiones Bullitt del modelo de Ford.

    Restomod

    Como bien sabemos, el Mercury Cougar no era más que una versión más cara del Ford Mustang original, por lo que no es de extrañar que este cuente con numerosos elementos del pony car de Ford. Aunque en este caso nos encontramos el esquema mecánico completo de la generación actual del modelo, pues bajo el capó delantero encontramos un V8 Coyote de 5.0 litros que entrega 466 CV (460 hp) y que está asociado a una transmisión automática de 10 velocidades, aunque esta pertenece a un Ford F-150 Raptor.

    Si en el exterior encontramos un diseño claramente clásico, en el habitáculo encontramos un espacio algo más moderno gracias a los nuevos asientos y a los numerosos elementos de nueva factura, como los revestimientos de piel o los pedales deportivos, que contrastan enormemente con el salpicadero clásico de madera.

    El brutal Mercury Cougar de los Ringbrothers llega con un V8 Coyote y estilo Bullitt