¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Multa con defecto de forma: qué es y claves para recurrirla

    Las multas son siempre una sorpresa desagradable, pero a veces deben ser recurridas.br.freepik.com

    Una multa con defecto de forma es aquella que no cumple con todos los requisitos a los que obliga la ley, tanto por omisión como por incorrección. A continuación, analizamos los detalles y cómo recurrir este tipo de multas.

    La Dirección General de Tráfico (DGT) tramita alrededor de cuatro millones y medio de multas cada año, pero no todas ellas llegan a buen puerto para las arcas del Estado, ya que pueden ser recurridas por varias razones y hasta el 49% de dichos recursos tienen éxito, según un informe de Automovilistas Europeos Asociados (AEA).

    Algunos de estos recursos vienen propiciados por lo que se denomina defecto de forma, que no es más que una multa que no cumple con todos los requisitos que pide la ley para considerar válida la denuncia tramitada por los agentes de tráfico.

    Causas de una multa con defecto de forma

    Este defecto de forma puede ser por varias causas, ya que la ley exige lo siguiente para considerar correcta una denuncia y, por tanto, la multa resultante:

    • Identificación del vehículo (matrícula, clase, marca, modelo).
    • Identificación del denunciado, en caso de que se conozca (nombre y apellidos, domicilio).
    • Descripción del hecho (lugar, fecha, hora).
    • Identificación del agente de la autoridad.
    • Descripción detallada de la acción, la sanción correspondiente y si supone pérdida de puntos.

    Defectos de forma que pueden ser corregidos

    De todos los requisitos que hemos detallado como imprescindibles a la hora de tramitar una denuncia, algunos de ellos son subsanables y permiten la continuidad del proceso de sanción una vez que se han corregido.

    Estos son erratas en números de la matrícula, fecha de la infracción incorrecta o falta de precisión en el modelo de vehículo, por ejemplo. En estos casos, si se recurre la multa, la Administración podrá corregir el error y reenviar la notificación de la multa.

    Los radares no siempre tienen razón.- Pixabay.

    En cambio, existen otros errores u omisiones que no admiten corrección y que significan el cierre del expediente y la invalidación de la multa:

    • No se especifica la matrícula ni el tipo de vehículo.
    • La matrícula del vehículo que aparece en la fotografía no corresponde con la del vehículo denunciado.
    • La calidad de la imagen no permite identificar claramente la matrícula.
    • No se detallan adecuadamente los hechos para conocer la infracción.
    • El hecho denunciado no coincide con la infracción.

    Razones por las que prospera el recurso de una multa

    Son varias las razones por las que una multa puede ser recurrida y anulada, más allá de los defectos de forma no subsanables de los que hemos hablado. Son las siguientes:

    Errores en los márgenes de velocidad

    Como ya hemos comentado en un artículo anterior, los radares de control de velocidad cuentan con un margen de error que varía en función de las circunstancias. Pero en muchas ocasiones este margen no es respetado y en ese caso la multa será invalidada si ha sido recurrida.

    De igual modo, puede ocurrir que la medición del radar en cuestión no sea válida por otras cuestiones.

    Caducidad de la multa, comunicación fuera de plazo o prescripción

    Sí, las multas de tráfico tienen fecha de caducidad, pues las sanciones leves expiran a los 3 meses y las graves o muy graves a los 6 meses de haber sido cometidas. Si en ese periodo dicha infracción no ha sido publicada en el BOE o por Tráfico, quedará exenta de pago.

    Para saber más sobre este asunto, así como el periodo de prescripción de una multa, consulta el siguiente artículo.

    Presuposición de culpabilidad

    Si se impone una multa sin que haya habido notificación en el momento, es decir, sin pararle en la carretera para ello, la notificación postal debe ir precedida o acompañada de un impreso de solicitud para identificar al conductor, en caso de no que sea el propio titular del vehículo.

    En caso de no ser así, es decir, que lo primero que nos llegue sea la notificación de multa, la administración presupondrá que el titular es el culpable y dicha multa podrá ser anulada.

    La versión del agente de tráfico

    Cuando se recurre una multa solicitando pruebas de la infracción, el agente que tramitó la denuncia debe ratificar la versión de los hechos. Sin embargo, esto a veces no ocurre a consecuencia del extravío del expediente o por otras causas. En ese caso, la multa podrá ser retirada.

    Multa incorrecta

    Cada infracción cuenta con una multa predefinida, aunque en algunos casos esta varía en función de las circunstancias. Cuando no es así, puede ocurrir que la sanción notificada no corresponda con la que determina el reglamento, pudiéndose anular en consecuencia.