¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Qué multa me pueden poner por montar faros Xenón o LED?

    La iluminación está rígidamente controlada por la normativa.Pixabay

    Los sistemas de iluminación de los vehículos son considerados elementos de seguridad, por lo que no se pueden modificar sus características sin una homologación previa que lo justifique y verifique. En las siguientes líneas te contamos las razones y la multa.

    Los faros de nuestro coche forman parte del sistema de iluminación y, por tanto, son determinantes para la seguridad de los ocupantes. Pero cada tipo tiene unas características concretas que conviene saber para elegir del mejor modo posible a la hora de equipar nuestro vehículo. Eso sí, no podremos hacer ninguna modificación sin homologar previamente el cambio, o de lo contrario deberemos hacer frente a una multa de entre 200 y 6000 euros.

    Tipos de luces

    En las dos últimas décadas, los sistemas de iluminación han evolucionado de manera vertiginosa, mejorando notablemente su capacidad de mostrar al conductor lo que sucede en la carretera. Actualmente, tenemos cuatro tipos de lámpara que podemos instalar o encontrar en el coche que compremos:

    • Halógenas: las tradicionales y más económicas. Con respecto a las domésticas, en su interior llevan gas para potenciar su capacidad de iluminación. Son sencillas de intercambiar y montar, pero su duración suele ser limitada (unas 500 horas) e iluminan menos espacio (unos 60 metros las luces de cruce) y con menor intensidad que el resto de sistemas.
    • Xenón: carecen de filamentos internos y en su lugar utilizan dos electrodos que generan electricidad, que a su vez calienta este gas noble denso e incoloro. Iluminan el triple que las halógenas y consumen menos energía, durando más. Como contrapartida, son más caras y exigen regulación automática de altura y sistema de limpieza. La variante bi-xenón es la que utiliza este sistema tanto para luces de cruce como de largo alcance.
    Los faros LED son cada vez más habituales en los vehículos de todas las gamas.
    • LED: primero se utilizaron en luces auxiliares como frenos o intermitentes, principalmente por cuestiones estéticas, ya que ofrecen una gran libertad de diseño. Constan de varios diodos de pequeño tamaño y tienen una vida útil muy longeva (unas 10.000 horas), ofreciendo además mayor campo de iluminación (unos 300 metros), así como intensidad lumínica. Su consumo de energía es mínimo y permite tecnologías como los faros adaptativos. Su precio es relativamente alto, pero la proliferación de su uso está haciendo que cada vez sean más accesibles.
    • Láser: es la última innovación en sistemas de iluminación y aún está presente en pocos modelos de alta gama, como pueden ser el Audi R8 o el BMW Serie 7. Son pequeñas y ofrecen libertad de diseño, siendo además muy eficientes en cuanto a consumo de energía. Pueden llegar a iluminar hasta 600 metros y su longevidad es muy alta, incluso en condiciones meteorológicas extremas. Sin embargo, son muy caras y su montaje es complejo.

    ¿Puedo cambiar de sistema de luces?

    Aunque técnicamente es factible realizar un cambio de luces halógenas a xenón o LED, se trata de una modificación que debe ser homologada o de lo contrario nos arriesgamos a ser multados y no podremos pasar favorablemente la ITV.

    Para homologar el cambio a un faro distinto al montado de fábrica, tendremos que hacer lo siguiente:

    1. Conseguir unos faros homologados para las lámparas elegidas.
    2. Certificado expedido por el taller de montaje para acreditar la correcta instalación.
    3. Acudir a una consultoría de homologaciones o laboratorio de reformas para solicitar el informe de conformidad.
    4. Pasar favorablemente la inspección de reforma en la ITV, después de lo cual el cambio quedará reflejado en la ficha técnica.

    Además, debemos tener en cuenta que el coste total del proceso asciende a unos 350 euros.

    Como ejemplo de la complejidad técnica que puede provocar, los faros de xenón de alta densidad hacen necesario un sistema de corrección automática de altura y también un sistema de lavafaros, o de lo contrario no podremos homologar el cambio.

    Problemas que encontraré si monto xenón o LED en faros convencionales

    Los faros están preparados para un tipo concreto de lámpara, pues cada una emite la luz de un modo distinto y necesita, por tanto, unas características y diseño adaptados a ello. Si montamos una lámpara no homologada para el faro en cuestión, la luz será más dispersa y deslumbrará a los conductores que nos encontremos de frente.

    También es muy probable que la distancia de iluminación se reduzca y los haces de luz se dirijan en la dirección equivocada. Finalmente, el proyector y la lente del faro se degradarán prematuramente, pues no están preparados para la luz ultravioleta o la descarga de gas.

    La multa por montar xenón o LED sin homologación

    Además de que no podremos pasar la inspección técnica de vehículos (ITV), podremos ser multados si nos descubren circulando con unas lámparas no homologadas para nuestro vehículo.

    Por mucho que queramos los faros de un vehículo no se pueden mejorar sin homologación previa.

    En caso de que el agente se limite a denunciar el equipamiento no homologado, la multa será de 200 euros y no llevará implícita la retirada de puntos del carnet. Pero si considera que hemos provocado deslumbramiento, la infracción asciende a 300 euros y la retirada de dos puntos.

    Sin embargo, ahí no acaba la cosa, pues el reglamento contempla otras infracciones que, si se aplican de manera estricta, pueden llevarnos a tener que asumir una multa de hasta 6000 euros. Ejemplos de ello pueden ser montar lámparas de xenón sin corrección de altura automática o lavafaros en un faro no homologado… en definitiva, una suma de sanciones que harán que nos arrepintamos de haber realizado el cambio.

    Fotos: Pixabay