¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Cuál es la multa por llevar los neumáticos gastados?

    Un neumático con dibujo insuficiente es muy peligroso.

    Se dice que los neumáticos son los únicos elementos de nuestro vehículo que entran en contacto con el asfalto, pero no por repetido deja de ser cierto. Por tanto, resulta crucial mantener los neumáticos en buen estado o nos arriesgaremos a una multa y un accidente.

    Es una coletilla que repetimos mucho cuando hablamos de neumáticos, suspensiones o llantas: los neumáticos son la única parte de un vehículo que entra en contacto con la calzada y, por tanto, su buen funcionamiento y estado de conservación es determinante para el rendimiento, comportamiento y seguridad del coche, así como de sus ocupantes.

    Y lo cierto es que refleja a la perfección la importancia de las gomas que llevamos montadas en nuestros vehículos, pues deben encargarse de transmitir la potencia del motor, de detener el coche cuando accionamos los frenos, de ejecutar las órdenes de la dirección o de suavizar las irregularidades del terreno, entre otras cosas.

    «Debemos comprobar la presión de los neumáticos una vez al mes para asegurarnos de que su comportamiento y duración son óptimos»

    Aún más importantes resultan en condiciones de baja adherencia provocadas por lluvia, hielo o tierra, pues será en ese momento cuando las cualidades del neumático comprometan en gran medida nuestra seguridad e integridad.

    No es de extrañar, por tanto, que la Dirección General de Tráfico (DGT) sancione el uso indebido o el estado deficiente de los neumáticos, pues un mal estado de los mismos puede ocasionar un accidente y acarrear consecuencias fatales para el responsable y el resto de usuarios de la vía.

    ¿Qué multas relacionadas con los neumáticos nos pueden poner?

    El neumático se considera un elemento de seguridad activa, por lo que es muy controlado por los organismos competentes. Las sanciones que nos pueden imponer son las siguientes:

    • Neumáticos muy desgastados: la multa es de 200 euros por cada rueda cuyo dibujo o taco no cumpla con la profundidad mínima, ya que se considera falta grave.
    • Neumáticos en mal estado: si nuestros neumáticos tienen grietas, cortes o abultamientos que comprometan su integridad, pueden multarnos con 200 euros por rueda.
    • Neumáticos diferentes en el mismo eje: si llevamos ruedas distintas a cada lado de un mismo eje, la multa será de 150 euros, pues el agarre y comportamiento no será el mismo, comprometiendo la seguridad.
    • Neumáticos no homologados: en este caso la multa oscila entre los 90 y los 120 euros por cada rueda. Un ejemplo es el uso de neumáticos de competición no aptos para carreteras convencionales.

    Multa por llevar presión insuficiente en las ruedas

    Aunque se incide en la importancia de llevar las ruedas a la presión adecuada, pues tanto el subinflado como el sobreinflado son contraproducentes y comprometen nuestra seguridad, lo cierto es que la DGT no contempla sanción alguna por llevar la presión incorrecta en los neumáticos.

    En cualquier caso, debemos controlar la presión una vez al mes para asegurarnos de que los neumáticos nos duran el máximo tiempo posible (impedimos desgaste irregular y prematuro) y que su capacidad de frenado, aceleración, agarre y confort de marcha son igualmente óptimos.

    ¿Cuál es la profundidad mínima legal de un neumático?

    Antes hablábamos de la necesidad de cumplir con la profundidad legal en los tacos de nuestros neumáticos, pues de lo contrario nos arriesgamos a comprometer nuestra seguridad y recibir una multa de 200 euros por rueda.

    Bien, dicha profundidad está delimitada legalmente y es de 1,6 mm para circular en España, por lo que si nuestro dibujo incumple este mínimo deberemos sustituir el neumático antes de que nos paren o tengamos que pasar la inspección técnica de vehículos (ITV). Para comprobarlo, podemos adquirir un aparato de medición o utilizar uno con la suficiente precisión para ello.

    La profundidad del dibujo está reglada legalmente y no puede ser inferior a 1,6 mm.

    Esto es especialmente relevante en situaciones de baja adherencia como días de lluvia, nieve o barro, pues sin la profundidad mínima la capacidad de evacuación del neumático será insuficiente y perderemos agarre y capacidad de tracción, lo que también derivará en un aumento considerable de la distancia de frenado.

    En cualquier caso, el mínimo recomendado por los fabricantes es de 3mm, por debajo del cual las cualidades del neumático se reducen en las condiciones citadas anteriormente.

    Casos especiales

    Si conducimos un vehículo especial, como puede ser un autobús o un camión de más de 7500 kg, la multa es aún mayor y puede ser de hasta 500 euros y la retirada de 6 puntos del carnet de conducir, ya que se considera conducción temeraria.

    El transporte especial tiene multas aún más severas en caso de neumáticos en mal estado.

    Y es que este tipo de vehículos, mucho más pesados y voluminosos, son más sensibles al estado de los neumáticos y de la calzada, por lo que circular con ellos en malas condiciones supone una irresponsabilidad aún mayor que en el caso de un vehículo convencional.

    Independientemente del caso, debemos concienciarnos de que los neumáticos tienen que estar siempre en óptimas condiciones, pues la multa resultante supera cualquier gasto que pueda derivarse de la sustitución de los mismos. Y, si eso no nos convence, pensemos que el mayor inconveniente es la muerte, nuestra y/o de otras personas a consecuencia de nuestra irresponsabilidad.

    Fotos: Pixabay