¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Todas las luces del coche y cómo se utilizan

    ¿Sabes para qué sirve cada una de las luces del coche? ¿Las usas correctamente?

    Las luces del coche sirven para comunicarnos con el resto de conductores, y con los peatones, pero también para que podamos ver por dónde circulamos. Es importante conocer qué luces existen, pero también de qué forma se deben usar, para circular de forma más segura.

    Las luces del coche tienen dos funciones: una de ellas es que nos vean, mientras que la otra es ver nosotros como conductores del vehículo. Y eso es lo que explica que tengamos tanta variedad de sistemas de iluminación en nuestros coches, y que con los años hayan ido evolucionando de una forma tan destacable. Pero eso sí, hay que conocer qué luces tiene el coche, porque de esta manera sabremos cómo y cuándo se usan.

    En un coche diferenciamos entre seis tipos de luces diferentes, aunque como avanzábamos se pueden agrupar en dos conjuntos: las de 'ver' y las de 'ser visto'. Así que vamos a profundizar en esta cuestión para ver qué luces tiene un coche, qué función tiene cada una de ellas y sus características, y por supuesto cómo se tienen que usar todas y cada una de las luces del coche.

    Todas, o casi todas las luces, se controlan desde la piña específica que sale de la columna de la dirección o el volante.

    Todas las luces que hay en tu coche: cuáles son y cómo se utiliza cada una de ellas

    Luces de posición

    Esta es considerada como la iluminación básica; las luces de posición van siempre encendidas cuando se activan las cortas, las largas o las antiniebla y su objetivo es tan sencillo como indicar la situación del vehículo y su tamaño. Si paramos en vías interurbanas, en núcleos urbanos o en travesías las luces de posición deben estar iluminadas para que el vehículo sea visible. Pero no son suficientes para iluminar la carretera.

    Luces de cruce o luces cortas

    Las luces de cruce, más conocidas como cortas, se utilizan siempre de noche, en cualquier tipo de vía. Y durante el día se usarán también en cualquier tipo de vía cuando haya problemas de visibilidad tales como niebla, lluvia intensa, nubes de polvo, humo o esté nevando. Además, también se tienen que activar tanto en carriles reversibles como en adicionales, en los habilitados para circular en sentido contrario y en los túneles.

    Luces de carretera o luces largas

    Las luces de carretera, más conocidas como largas, se utilizarán únicamente de noche y cuando la carretera esté insuficientemente iluminada. Según la normativa, las utilizaremos cuando a 10 metros no se lea una matrícula o, circulando a más de 40 km/h, tengamos un vehículo oscuro a una distancia de 50 metros.

    Se tiene que cambiar a la luz de cruce o corta cuando se deslumbre a peatones o a otros conductores tanto de frente como por los retrovisores; además, no se tienen que utilizar en poblado y, tanto en autovías como en autopistas, las cambiaremos por las de cruce siempre que venga otro vehículo de frente aunque haya una mediana.

    Cuidado con cómo utilizas las luces de tu coche porque podrían molestar al resto de conductores.

    Luces antiniebla

    Hay que distinguir entre delanteros y traseros; el trasero lo incorpora cualquier vehículo, y el delantero no. El delantero es un refuerzo de iluminación cuando la visibilidad disminuye por lluvia intensa, niebla espesa, nubes densas de humo o polvo, o por nevada.

    Este tipo de luz es potente, está situada muy abajo y tiene un haz ancho que está pensado para poder seguir las líneas del límite de la calzada. Se puede utilizar por sí sola, o con las largas y las cortas. Pero hay que tener cuidado, porque puede molestar al resto de usuarios de la vía. Si tienes dudas, revisa cuándo poner los antiniebla y cuándo no.

    Luces de marcha atrás

    Esta iluminación se enciende de forma automática al engranar la marcha y sirve para advertir tanto al resto de conductores como a los peatones del sentido de circulación de nuestro vehículo.

    Intermitentes

    El 'gran olvidado'. A diferencia de todas las demás, salvo las de freno, que se activan automáticamente y son rojas -como las traseras-, son luces de color naranja. Sirven para señalizar cambios de carril y emergencia, en el caso de las luces con tal nombre, conocidas también como 'warning'.

    Luz de freno

    Como las de marcha atrás, se activan automáticamente cuando pisamos el pedal de freno y sirven para alertar al resto de conductores de la vía, los que circulan en el mismo sentido que nosotros, de que estamos parados o bien reduciendo la velocidad.