¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Cuál es la multa por girar en línea continua? ¿Y por adelantar?

    La línea continua suele indicar visibilidad reducida más adelante.Pixabay

    La línea continua es una de las marcas viales más relevantes de las que están presentes en el código de la circulación. En esencia, esta impide al conductor atravesar, pisar o incluso circular por la izquierda de la misma, aunque existen algunas excepciones.

    Una de las señales horizontales más importantes que podemos encontrar cuando circulamos por carretera es la línea de separación entre carriles, que no sólo nos permite determinar con mayor precisión el ancho y la trazada de cada uno de ellos, sino que nos informa de cuáles maniobras podemos hacer y cuáles no.

    Como regla general, la línea continua no puede ser rebasa en ningún momento, ni siquiera ser pisada y mucho menos traspasada en su totalidad para circular por su izquierda. Eso implica que no tengamos permitido girar hacia la izquierda en una vía de doble sentido para tomar una salida, pues muy probablemente haya visibilidad insuficiente o una curva próxima.

    «Esta infracción supone una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos»

    De lo contrario, podríamos generar una situación de peligro al permanecer parados mientras esperamos a poder girar o hacerlo sin que seamos vistos adecuadamente por el resto de conductores que circulan por ese mismo tramo de carretera.

    Por tanto, la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé en su código de circulación que todo aquel infractor que sea denunciado por este hecho, deberá hacer frente a una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos de su permiso de conducir.

    Multa por adelantar en línea continua

    Pero girar hacia la izquierda sobre línea continua no es el único modo que tenemos de cometer una infracción, pues también se prohíbe adelantar en un tramo de línea continua. Este tipo de maniobra es una de las más peligrosas, pues implica alta velocidad en una zona de poca o nula visibilidad a consecuencia de una curva, un cambio de rasante o cualquier otra circunstancia que aconseje que permanezcamos detrás del vehículo que nos precede.

    Cuando encontramos una o dos líneas continuas, se nos prohíbe utilizar el carril contrario para rebasar a un vehículo que circula a menor velocidad que nosotros, ya que pondremos nuestra seguridad y la de otros usuarios de la vía en riesgo. Por tanto, dicha infracción se considera muy grave y, en el menor de los casos, supone una multa económica de 200 euros sin pérdida de puntos.

    La línea continua nos impide girar a la izquierda para incorporarnos a un camino o cualquier otro tipo de vía.

    Pero la gravedad de la acción influye en la sanción, por lo que llevarla a cabo en un cambio de rasante o poniendo en peligro la integridad de un vehículo que circule en sentido contrario, hará que la multa incluya la pérdida de 4 puntos e incluso 400 euros, dependiendo de las circunstancias.

    Cuándo se puede rebasar la línea continua

    Una vez dicho todo lo anterior, debemos saber que hay cinco excepciones en las que es legal pisar o rebasar la línea continua. Dichos supuestos son los siguientes:

    • Vehículos inmovilizados: si encontramos uno inmovilizado ocupando parte o toda la calzada en el sentido de la marcha sin guardar relación con las necesidades del tráfico, podremos rebasarlo ocupando parte del sentido contrario y tras cerciorarnos de que puede hacerse sin peligro.
    • Bicicletas: en este caso podemos hacer lo mismo que en el anterior, pero con la obligación de guardar al menos 1,5 metros de distancia lateral con respecto al ciclista, pudiendo para ello invadir total o parcialmente el carril de sentido contrario si es necesario.
    • Ciclos y ciclomotores: es un caso muy similar al anterior y que también nos obliga a guardar una distancia lateral que se asemeje a la velocidad, anchura y características de la calzada en vías urbanas, así como 1,5 metros en vías interurbanas.
    • Peatones, animales y vehículos de tracción animal: Al igual que con los ciclos y ciclomotores, deberemos dejar un mínimo de distancia de 1,5 metros en vías interurbanas y una distancia acorde a las circunstancias en ciudad.
    • Esquivar obstáculos: si se da el caso, podremos pisar y rebasar la línea continua para sortearlo, siempre que lo hagamos con seguridad.

    Fotos: Pixabay