¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Noruega impondrá un impuesto de lujo a los eléctricos más caros

    Noruega impondrá un impuesto de lujo a los eléctricos más caros
    Los eléctricos de más de 60.000 Euros en Noruega pagarán impuestosEuronews
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Noruega es uno de los países del norte de Europa considerado como uno de los paraísos de los coches eléctricos, especialmente por el elevado porcentaje de matriculaciones. El motivo, la ausencia de impuestos, algo que va a cambiar ya que el país estudia un impuesto para gravar a los eléctricos más lujosos.

    En Noruega, comprar un coche eléctrico se ha convertido en algo normal, como los de combustión en otros países del Viejo Continente más al sur. La razón es que prácticamente no hay impuestos que graven la compra de nuevos modelos de cero emisiones, sean de la categoría que sea, el motivo por el que los Tesla, entre otros modelos Premium, son los más entre los clientes con una cuota de mercado del 30%.

    Sin embargo, el Gobierno del país está estudiando un impuesto que gravará a los más lujosos, a pesar de su condición de modelos que hacen gala de la movilidad más sostenible posible. En 2020, el porcentaje de eléctricos matriculados alcanzó una tasa del 54,3%, y en lo que llevamos de año y hasta el pasado mes de septiembre, este registro se ha batido alcanzando nada menos que un 77,5%. Unas cifras que dicen mucho de la apuesta y preferencia de los noruegos.

    Foto coches eléctricos en Noruega
    Los coches eléctricos en Noruega predominan con diferencia sobre la combustión / Foto: New York Times

    Los eléctricos de más de 60.000 Euros pagarán un IVA de lujo en Noruega

    De hecho, el país es uno de los primeros de Europa que ha establecido el fin de la combustión para 2025. A mediados de la década, los vehículos particulares y los comerciales ligeros deberán ser todos eléctricos. En la actualidad, los propietarios de este tipo de coches se benefician de exenciones fiscales; por ejemplo, pueden circular por los carriles destinados al transporte público, no pagan aparcamiento y tampoco peajes o el transporte en ferry. En cambio, los vehículos de combustión sí están penalizados con un fuerte impuesto de lujo que, en el caso de los modelos más potentes, desembolsan tasas de hasta cinco dígitos.

    Ahora, con un cambio en el Gobierno, se está estudiando trasladar este impuesto de lujo a los eléctricos más caros. Por supuesto, la norma no se ha aprobado todavía y ya tiene importantes detractores, pero está previsto llevar el IVA al 25% en los eléctricos cuyo precio sea de 600.000 Coronas -60.000 Euros- o supere esta cifra, por lo que los modelos más potentes desembolsarán en las arcas del estado escandinavo un pellizco más que generoso.

    Para algunos, el nuevo impuesto de lujo supone un importante paso atrás al considerar que no es el momento para introducir esta novedad fiscal, mientras que los promotores, con Svein Roald Hansen a la cabeza, señala que «Cuanto más caro es el coche, mayor debe ser el impuesto, ya que aporta dinero adicional a la tesorería y está justificado por razones de equidad. En los últimos años hemos recibido muchos modelos nuevos, hay mucho para elegir para aquellos que todavía quieren comprar un automóvil mientras haya una exención del IVA». Desde luego, es un palo muy grande para las grandes marcas, que verán reducidas sus ventas, si bien es cierto que en el mercado de lujo pocos compradores se preocupan de los impuestos que han de abonar.

    Fuente: Reuters