¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Pascal Wehrlein: «El objetivo era subir el ritmo para tener 40 vueltas»

    Pascal Wehrlein: «El objetivo era subir el ritmo para tener 40 vueltas»
    Pascal Wehrlein y Porsche han estrenado su palmarés en la Fórmula E en México.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Porsche Motorsport apostó por ahorrar energía en la primera mitad de carrera para luego pasar al ataque en la recta final.

    Pascal Wehrlein y André Lotterer terminaron primero y segundo tras forzar a todos los participantes a dar una vuelta 'extra'.

    Pascal Wehrlein consiguió su primera victoria en la Fórmula E en el ePrix de Ciudad de México, estrenando también el palmarés de Porsche en la serie eléctrica. Teniendo en cuenta que el alemán logró la pole y que su compañero André Lotterer terminó justo a su estela en carrera para cerrar el doblete de la firma alemana, se puede decir que la marca de Stuttgart tuvo un fin de semana perfecto. Y por si esto no fuera suficiente, Porsche dio un golpe en la mesa con una estrategia que reafirmaba su posición dominante.

    Los dos pilotos de Porsche ahorraron energía durante la primera mitad de la carrera, lo que los llevó incluso a perder posiciones respecto a sus rivales. Una circunstancia planeada desde el inicio por la marca alemana para luego contraatacar en el último tercio del ePrix. De hecho, Pascal Wehrlein y André Lotterer no sólo consiguieron superar a todos sus oponentes para colocarse primero y segundo, sino que se escaparon del grupo para terminar la carrera con más de nueve segundos de ventaja sobre Jean-Eric Vergne, piloto que completó el podio.

    Pascal Wehrlein: «El objetivo era subir el ritmo para tener 40 vueltas»
    Porsche ha abandonado Ciudad de México con un espectácular doblete y muy buenas sensaciones.

    Con todo, Porsche quiso ir un paso más lejos y llevó su estrategia hasta el final. Desde el muro de la marca se pidió a sus pilotos que apretaran en las últimas vueltas para completar el giro 38 antes del final del tiempo estipulado, obligando así a realizar una vuelta extra que unida al último giro que marca el reglamento llevó la carrera hasta las 40 vueltas. El equipo quería dar muestras de lo acertada de su estrategia y de paso forzar a sus rivales a completar una vuelta extra con la que muchos no contaban y que llevó a quedarse sin energía a varios monoplazas.

    El propio Pascal Wehrlein así lo ha explicado: «Cuando pasé a Edo Mortara, el objetivo desde el equipo era aumentar el ritmo para mantener nuestra estrategia de 40 vueltas. Y al final estuve bastante cerca, ya que lo conseguimos por uno o dos segundos. Sabíamos que teníamos más energía que los monoplazas de nuestros rivales y, además, mejor ritmo. Así que al recibir el aviso de que todo era seguro, nos concentramos en mejorar el ritmo y la eficiencia para llegar a la vuelta 40».

    «No pensé en frenar para agotar el tiempo de la carrera. Siempre apuntamos a dar 40 vueltas. Estábamos seguros de hacerlo y eso era lo más importante. No estuvimos en peligro en ningún momento, así que queríamos demostrar que podíamos llegar a una carrera de 40 vueltas, algo que varios de nuestros rivales no consiguieron. Creo que seleccionamos la estrategia correcta desde el principio y aunque fuimos un poco vulnerables, luego dimos muestra de nuestro potencial» ha concluido Wehrlein.

    Fotos: FIA Fórmula E