¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Pikes Peak retrasa su celebración dos meses por el coronavirus

    El organizador de la subida a Pikes Peak teme una baja participación pese a este cambio de fechas.

    El promotor de la subida a Pikes Peak han decidido retrasar su celebración como consecuencia de la crisis del COVID-19.

    La prueba norteamericana se traslada así del 28 de junio al 30 de agosto, a la espera de nuevos acontecimientos.

    La crisis derivada de la pandemia de COVID-19 sigue causando estragos en la mayoría de campeonatos vinculados con el mundo del motor. Aunque las categorías globales como MotoGP, la Fórmula 1 o el WEC han sido las más afectadas por una mera cuestión de logística, con repetidas cancelaciones o aplazamientos de sus citas, también los eventos puntuales han visto alterada su normal celebración por la situación global. Sin ir más lejos, la subida a Pikes Peak se ha aplazado por un periodo de dos meses por culpa de la propagación del coronavirus. Originalmente, la cita norteamericana estaba prevista para el 28 de junio.

    Fruto de la decisión del organizador de aplazar la prueba, la subida a Pikes Peak se ha movido al 30 de agosto. Una resolución que, de alguna forma, intenta paliar la baja participación que se puede dar en la prueba debido a la crisis global. En esta línea, Tom Osborne como responsable del evento ha afirmado: "Hay numerosos factores que influyen al decidir posponer o cancelar un evento deportivo. En este caso, nosotros trabajamos por la integridad de todos y cada uno de nuestros participantes, aficionados, voluntarios y socios. Esta preocupación ha sido clave a la hora de tomar esta decisión".

    Más allá del aplazamiento de la subida a Pikes Peak y de la baja participación que se pueda dar como consecuencia de la crisis del COVID-19, cabe recordar que los organizadores del evento decidieron hace meses eliminar la categoría de motos de la prueba. Una resolución que fue tomada a partir del accidente mortal de Carlin Dunne, piloto oficial de Ducati North America, en la 97ª edición de la prueba. Con la ausencia de las motos tras 29 años compitiendo en la icónica subida de forma ininterrumpida, Pikes Peak sólo contará con los coches de las distintas categorías en su edición de 2020.

    Fotos: Pikes Peak