¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Así está pinchando la burbuja de las licencias de taxi

    El sector del taxi afronta numerosos desafíos en los años venideros, como el precio de las licencias necesarias para ejercer. Aunque la llegada de las aplicaciones móviles de viajes compartidos provocaron voces de alarma, en realidad los problemas venían de lejos.

    Los taxistas tienen unos gastos inherentes al desarrollo de su labor, como el mantenimiento del coche, combustible, impuestos, ITV anual, seguro de responsabilidad civil, etc. Además, tenemos que incluir las cuotas del préstamo que se pidió para comprar la licencia, ya que estas han alcanzado valores estratosféricos.

    Las licencias se convirtieron en un activo sujeto a especulación

    Las licencias, emitidas por los ayuntamientos, tienen un número limitado, y por lo tanto, son escasas. Si a una oferta muy reducida le añadimos una demanda, y que la licencia tiene una expectativa de retorno de inversión y encima un valor futuro de reventa elevado, es normal que los precios suban bastante. Si a eso le sumamos la adjudicación por subasta, el problema engorda.

    En Estados Unidos las aplicaciones Uber y Lyft han contribuido de forma decisiva al pinchazo de la burbuja de las licencias para taxi, denominadas por aquellos lares medallions. En Nueva York superaron el millón de dólares, y en Chicago más de 350.000 dólares. Se llegó a decir que invertir en medallions era más rentable que invertir en oro o en petróleo, ¡y los números lo avalaban!

    En Europa se ha parado los pies, de momento, a estas aplicaciones, pero no en otros países. Están poniendo a los taxistas en una situación delicada, dependiendo del grado de protección que disfruten

    Las licencias dejaron de ser una simple concesión administrativa para poder trabajar de taxista, eran un negocio. Un inversor puede comprar una o varias licencias, y cobrar a los conductores para su explotación comercial. En España ha ocurrido un fenómeno similar, subrogación de licencias, el conductor se lleva un 40% de la recaudación y el resto el dueño de la licencia y del coche.

    La expectativa de beneficios y reventa aumentó artificialmente el precio de las licencias, hasta llegar al punto de que los nuevos taxistas no podían conseguir préstamos para sus desorbitados precios. Las licencias se iban poniendo en venta según se iban jubilando los taxistas veteranos, y el beneficio de la transmisión era una forma añadida de garantizarse una buena jubilación.

    El cierre del grifo crediticio fue el primer aviso

    Esto ya ocurría antes de que llegasen las aplicaciones móviles, en los primeros años de la crisis económica. La expectativa de negocio era elevada porque, con una economía en movimiento, había negocio garantizado. No era difícil ver días en los que era imposible encontrar un taxi libre en las principales arterias de nuestras ciudades. En España se han pagado más de 200.000 euros por licencia, y hay casos de más de 400.000 euros.

    Si las licencias no tuviesen un valor especulativo, se podrían cobrar las carreras a un precio inferior, y los conductores podrían ganar más dinero. Es un sistema ineficiente

    En Europa las autoridades han respaldado a los taxistas mucho más que en Estados Unidos. A fin de cuentas, existen una normativas que impiden a los particulares transportar gente a cambio de un beneficio, sin poseer licencia, ni un seguro de responsabilidad civil. En EEUU esas aplicaciones han puesto patas arriba el mercado del taxi.

    Los precios de las licencias se están desplomando en ese país, síntoma inequívoco de que tenían precios artificiales y burbujistas. Bajarán hasta un punto que el mercado decida que es justo, más ligado a su rentabilidad real. Existe una gran incertidumbre sobre el mundo del taxi de aquí a un par de décadas.

    Ya no hablamos de ningún chollo

    No se pueden poner puertas al campo, y tarde o temprano, se acabará legislando en favor de la desregulación de este monopolio amparado por las autoridades. Debe haber competencia, a la vez que se garanticen unas condiciones laborales dignas para los conductores, y sin que los clientes retrocedan en derechos. De hecho, la UE pasó la patata caliente a los estados miembros en materia de transporte.

    A medio plazo, los taxistas tendrán que invertir en tecnologías más limpias y ponerse al día en general. Quien quiera meterse en esta actividad debería pensárselo un par de veces

    El modelo actual del taxi tiene fecha de caducidad

    No tiene ningún sentido que un profesional que trabaja 8-12 horas diarias se deslome para apenas sacar dinero limpio, ya que está doblemente hipotecado (casa y licencia). Dichas ineficiencias también afectan a los clientes, que están pagando más de lo que deberían.

    En EEUU los pasajeros han apreciado mucho las tarifas más competitivas de Uber, Lyft y compañía, pero no nos olvidemos de los conductores. Un chófer que trabaje con estas aplicaciones gana más dinero que si tiene que arrendar una licencia. Dicho de otra forma, son los propios conductores los que están dando la espalda al modelo tradicional, se reduce la demanda sobre las licencias, precipitando su caída.

    Además, los taxis automáticos, de conducción autónoma, no van a ser ciencia ficción eternamente, y pueden estar en las calles en menos de 15 años. ¿Cuánta gente está dispuesta a hipotecarse para comprar una licencia cuyo valor futuro está muy borroso? Pues cada vez menos, a un lado y a otro del charco.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto