Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

La plataforma UKL de BMW: los secretos de la tracción delantera de la marca de Múnich

​La plataforma UKL de BMW nació con el objetivo de que la marca de Múnich alcanzara la cifra de dos millones de unidades en 2020. Cuando fue anunciada, muchos se echaron las manos a la cabeza porque rompía todos los esquemas típicos de la marca alemana, pero la adquisición de MINI lastraba los resultados financieros de BMW.

Chasis del BMW Serie 2 Active Tourer, el primer modelo que estrenó la plataforma UKL de tracción delantera

No era nada nuevo para BMW, ya que en la década de los 90 ya desarrolló prototipos en una configuración de tracción delantera basados en el Serie 3 E36, pero fueron descartados y optó por recortar la plataforma L2 de entonces para el Serie 3 Compact.

El segmento C es uno de los más competitivos del mercado, si no es el que más de todos, y por esta razón los fabricantes ofrecen cada vez más productos y modelos muy específicos. Esta fue una de las cuestiones que BMW se planteó a la hora de trazar su estrategia de tracción delantera.

Pero también consideró otras cuestiones de suma importancia y que afectaba completamente a su Serie 1, el único compacto con propulsión y una configuración que el cliente tipo de este mercado no considera porque busca flexibilidad y versatilidad, por lo que en ese aspecto el Serie 1 está muy limitado frente a la competencia. De hecho, la propulsión sólo funciona en los Coupés y Cabrios porque la demanda de más espacio para las piernas de los pasajeros traseros y un mayor espacio en el maletero es menor.

En UKL2, el BMW X1 y el MINI Countryman al mismo nivel por sus versiones híbridas enchufables y de tracción total xDrive. En UKL1, los MINI Hatch y Cabrio

Poniendo un ejemplo dentro del mismo grupo germano, si el MINI hubiera sido un modelo de propulsión, apenas tendría espacio en las plazas traseras y de la capacidad del maletero ya ni podríamos hablar. Otra cuestión también importante es el precio: los modelos de propulsión son más caros y un cliente de estos segmentos no está dispuesto a pagar más.

La estrategia UKL ha dado la razón al fabricante, no solo haciendo más rentable a la británica, -el primer Contryman contribuyó a aumentar las ventas, pero BMW gana dinero con la personalización y los opcionales, no con la venta de modelos en sí- sino pudiendo competir con Mercedes y Audi.

Pero después de un poco de historia, vamos a centrarnos en la plataforma de tracción delantera UKL, también conocida como "UnterKlasse"; en español, "Subclase". Realmente, siempre has podido leer que UKL es tracción delantera pero realmente fue concebida también como propulsión. De hecho, en algunas ocasiones, y en algunos medios, habrás podido leer "UKL1" dando por hecho estos dos nombres.

Comparativa de la plataforma UKL y CLAR, ésta última con un hueco en el mamparo más grande para el túnel de transmisión de las versiones de propulsión

Puede parecer extraño, pero los compactos dotados de un sistema híbrido enchufable se definen sobre esta arquitectura, y no es más que una variante especial de la UKL1 para la que BMW decidió utilizar otro nombre sólo por el hecho de que su motor eléctrico está montado sobre el eje trasero y al accionarse sin el motor de combustión moviendo las ruedas de este eje, en realidad sí que se puede decir que sea propulsión.

Es decir, la sección media de la plataforma modular UKL es variable para poder integrar los componentes adicionales de la tracción total o, en algunos casos, de propulsión y sólo cuando se activa el modo eléctrico puro o en las versiones xDrive cuando la potencia se envía al eje trasero sólo en situaciones concretas.

La plataforma modular UKL es una arquitectura moderna con tres distancias entre ejes diferentes y dos alturas distintas sobre la que se pueden construir modelos con longitudes desde 3,8 metros hasta 4,4 metros. Dispone de tres módulos estructurales, con el mamparo delantero y compartimento del motor, el piso del habitáculo y la sección trasera, de motor delantero en posición transversal y tracción delantera.

Los 2.780 milímetros del BMW Serie 2 Gran Tourer es la distancia entre ejes máxima que permite la arquitectura UKL

Pero todo esquema tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, el tradicional reparto de pesos del que hace gala BMW no es exacto en ninguno de sus modelos. Realmente, el equilibrio de masas es 49/51 en los modelos de propulsión y 51/49 en los modelos de tracción delantera. Se han invertido por completo y es un logro haberlo conseguido, pero eso no quita que sean más dóciles en carretera.

Depende de para qué tipo de cliente puede ser una ventaja o una desventaja, pero hay una diferencia muy importante en esta plataforma de tracción delantera y es que no está concebida para montar motores de seis cilindros en línea y, de hecho, no los habrá en los modelos de tracción delantera UKL, ni en el M135i que será el más potente.

Responsables de la marca han anunciado en multitud de ocasiones que no ofrecerán una versión M en la próxima generación del Serie 1 como el M2. ¿Por qué? Porque las denominaciones "40i" están limitadas a los modelos equipados con bloques de seis cilindros, al igual que "50i" se equipara con bloques V8.

El objetivo de la plataforma UKL de tracción delantera es ofrecer modelos con un gran espacio interior, con una buena capacidad de maletero y con espacio suficiente para los pasajeros de las plazas traseras y estas cualidades en un modelo del segmento compacto sólo es posible si se montan motores de tres o cuatro cilindros, ya que se elimina por completo un túnel de transmisión más grande de lo habitual.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto