¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Cuerpo de 934 y motor de 962: así es el 911 Speedster más brutal de la historia

    Cuerpo de 934 y motor de 962: así es el 911 Speedster más brutal de la historia
    15
    Porsche 962 Twin Turbo SpeedsterCanepa
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera5 min. lectura

    Canepa ha puesto a la venta toda una pieza única, el Porsche 911 Speedster más modificado y salvaje de la historia. Dotado de la carrocería y los elementos de bastidor de un Porsche 934, los frenos de un Porsche 959 y un motor modificado de un Porsche 962 con doble turbo que entrega 659 CV (650 hp).

    Preparado por Canepa a inicios de la década de los noventa, este brutal Porsche 911 Speedster fuertemente modificado ha vuelto a las instalaciones de este especialista californiano, donde se encuentra actualmente a la venta por una suma desconocida. Este es, con mucha diferencia, el ejemplar más salvaje y también el más modificado del 911 Speedster en cualquiera de sus generaciones. La metamorfosis a la que se ha visto sometido es tan profunda que es muy difícil reconocer a simple vista la versión original a la que pertenece, de la que prácticamente no conserva casi nada.

    Este monstruo de más de 600 caballos nació en 1989 como uno de los poco más de 2.100 ejemplares que fueron fabricados del Porsche 911 Speedster original. Increíblemente, su propietario quedó algo decepcionado con el trabajo de Porsche sobre el 911 Carrera 3.2 y poco tiempo después de estrenar su ejemplar de esta edición limitada, decidió llevarlo a los talleres de Canepa en 1990. La premisa era sencilla, convertirlo en un modelo más emocionante y divertido, y aunque no hemos tenido la suerte de poder probarlo, estamos totalmente convencidos de que los especialistas de Canepa lo lograron.

    El 911 Speedster más brutal que podemos encontrar.

    El resultado fue tan bueno que más de 30 años después, el modelo sigue resultando fresco y atractivo a nivel estético, casi como si se tratara de una versión restomod actual. Aunque lo cierto es que se trata de un modelo modificado hace tres décadas, en una época en la que la mayoría de los tuners simplemente añadían algo de potencia y ensanchaban las carrocerías con fibra de vidrio hasta lograr volúmenes imposibles, sin mejorar realmente el rendimiento de los modelos.

    Esta modificación de Canepa se centró en tres apartados principales, motor, carrocería y configuración de bastidor. En primer lugar, para la mecánica eliminaron el bloque atmosférico original e instalaron un monstruoso 6 cilindros plano de 3.3 litros procedente de todo un Porsche 962 de competición preparado por Jerry Woods, al que se le añadieron dos turbos K26 procedentes del Porsche 959 Sport del propio Bruce Canepa. Esta mecánica es capaz de entregar 659 CV (650 hp) y 746 Nm, lo que suponía más del doble de potencia que el Porsche 911 Turbo de la época.

    A nivel de carrocería se montaron paneles procedentes de un Porsche 934, como el paragolpes delantero, los abultados pasos de rueda y el alerón trasero tipo cola de ballena, además del esquema de suspensión de esta variante de competición del 911 y unas preciosas llantas BBS doradas. Los frenos, sin embargo, son extraídos de un modelo de calle, el Porsche 959, uno de los modelos más exclusivos de aquella época.

    El aspecto exterior del modelo es brutal desde cualquier ángulo.

    A nivel estético es evidente la relación que guarda con el Porsche 934, una variante de carreras de la que, como es lógico, nunca se llegó a fabricar una variante descapotable como esta. Del Porsche 911 Speedster original solo conserva en el exterior dos elementos, su característico parabrisas, algo más achatado que el del Porsche 911 Cabriolet del que deriva esta edición limitada, y la cubierta de la capota, que tuvo que ser modificada para poder instalar una barra antivuelco destinada a aumentar la rigidez del modelo, que pasó de poco más de 200 caballos a más de 600 tras estas modificaciones.

    Ahora, esta magnífica unidad ha retornado a las instalaciones de Canepa, donde se encuentra a la venta después de una conveniente puesta a punto, con un estado de conservación magnífico y con muy poco uso, solo 4.880 kilómetros en estos 30 años.

    Fuente: Canepa

    Cuerpo de 934 y motor de 962: así es el 911 Speedster más brutal de la historia