¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los radares de ruidos llegarán a España en otoño con sanciones

    Medusa, así se conoce al nuevo radar de ruidos implantado en Francia y que llega a EspañaUsine Nouvelle

    Plenamente legales en Suiza, y próximamente también en Francia tras un largo período en pruebas, España espera autorización legal para comenzar con la instalación de los nuevos radares de ruido en las principales vías de las grandes ciudades. La nueva medida permitirá sancionar a los más ruidosos, evitando el escape libre.

    En Suiza, los radares sancionadores de ruidos son legales desde hace unos años. Nuestros vecinos los galos también han estado probando este sistema durante un largo período de tiempo, pero sin sancionar a los conductores cuyos vehículos tienen una emisiones sonoras muy por encima de los límites legales. Francia implantó el sistema hace poco más de dos años, y ya está en condiciones de funcionamiento pleno.

    De hecho, el Gobierno francés ha dado luz verde a la medida, por lo que a partir de finales de 2022 empezará a enviar multas a todos los vehículos que superen el límite de ruidos en las ciudades de Niza y Lyon. Con unas conclusiones tan positivas para las arcas municipales, estaba tardando España en sumarse a esta iniciativa que vela por una mejor calidad de vida y descanso de los ciudadanos. De hecho, están mucho más cerca de lo que muchos podrían pensar, ya que está previsto que lleguen en otoño a algunas capitales como Sevilla y Madrid.

    Foto radar de sonido en Francia
    El radar de ruidos que se implantará en España, y que le ha valido el calificativo de «Medusa»

    Los ayuntamientos en España sancionarán los excesos de ruidos

    Si bien necesitará un período de calibración sin sanciones, no debes temer recibir una multa si el escape de tu coche o moto no supera los 55 decibelios, el máximo en horario diurno y 50 dB en horario nocturno, según la reglamentación de la Unión Europea. Son los límites máximos que la Organización Mundial de la Salud considerados como tolerables, equiparables a un grupo de personas hablando, y solo 30 dB menos que una taladradora perforando el suelo.

    El sistema consta de tres o cuatro potentes micrófonos direccionales capaces de identificar un sonido más potente de lo normal en un ámbito de 360º, además de una cámara de alta resolución para captar imágenes de día y de noche con esta misma tecnología, evitando también a los que les gusta tocar el claxon deliberadamente o permitir que los peatones «disfruten» de su música favorita. El sonido pasa por unos algoritmos que señalarán si se ha sobrepasado el límite o no, captando la matrícula en segundos.

    Las sanciones serán fijadas por los Ayuntamientos, ya que es una medida a nivel local, pero ya puedes hacerte una idea de las multas: en Madrid, se extienden entre los 90 y 600 Euros. Fuentes apuntan que la DGT no tiene prevista la instalación de estos dispositivos en las vías que este organismo controla, a corto plazo. Sin embargo, si será obligatoria una prueba de emisiones sonoras y ruidos con sonómetro en las ITV, a partir de 2024.

    Fuente: Diario de Sevilla