¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Rolls-Royce adelanta la inminente presentación de un nuevo Black Badge

    Rolls-Royce adelanta la inminente presentación de un nuevo Black Badge
    Teaser Rolls-Royce Ghost Black BadgeRolls-Royce
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    La deportividad no es una de las grandes cualidades de Rolls-Royce. Por supuesto, no en el plano dinámico ni en la exclusiva atmósfera interior, pero muy discretamente sí lo puede ser en el exterior. Un equipamiento especial que la lujosa firma británica señala con la etiqueta Black Badge, y que tiene en un horizonte muy próximo al nuevo Ghost.

    Los modelos de Rolls-Royce se caracterizan por un excelso nivel de lujo, una cualidad que no solo se presenta en forma de materiales, tecnologías o detalles especiales, sino también en el diseño. El vanguardismo de la última generación de modelos de la firma de Goodwood ha supuesto un punto de inflexión en la marca, pues ha logrado rebajar la edad de los clientes hasta los 43 años, lo que ha llevado a aumentar los beneficios.

    Pero el estilo de diseño más moderno no es solo el único factor responsable, sino también la estrategia de la marca, que ha apostado por imprimir un cierto aire de deportividad en su oferta con la etiqueta «Black Badge». Un acabado especial que está presente en todos los modelos, y que supone nada menos que un 27% de los pedidos en todo el mundo, por lo que se considera un importante aporte a las cuentas bancarias del fabricante. Y ya se prepara un nuevo integrante con este sello, el Ghost.

    Foto Rolls-Royce Ghost - exterior
    El porte del Rolls-Royce Ghost se presta a una interesante opción deportiva Black Badge

    El Rolls-Royce Ghost Black Badge aportará deportividad

    La firma ha anunciado su presentación a través de un discretísimo teaser en el que apenas se ve la parte delantera del modelo más vendido: el Rolls-Royce Ghost. Un adelanto que veremos descubierto por completo en una semana, y del que ya se han dado pistas de una combinación muy atractiva: la carrocería pintada en negro y las pinzas de freno y la fina línea que se extiende a lo largo de la carrocería pintadas en azul celeste.

    El concepto «Black Badge» nació como una respuesta a los clientes más exigentes, que pedían una y otra vez a la división de personalización de Bespoke un aire nuevo para su nueva compra, diferente de los acabados suntuosos proporcionados por las maderas de alta calidad, apostando por otro tipo de materiales más sofisticados, como el aluminio, la fibra de carbono por colores más llamativos y atractivos, auténticos rompedores de cuellos.

    Recientemente, Rolls-Royce ha complementado la imagen exterior e interior especial de los «Black Badge» con mejoras en el comportamiento dinámico, tratando especialmente los frenos y suspensiones, además del sonido. El impecable sonido del potente motor V12 biturbo se ha hecho notar mucho más de lo habitual, además de un modo «overboost» inédito que aumenta la potencia máxima por un corto espacio de tiempo.