¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El servofreno de Bosch cumple nada menos que 90 años en 2017

    El servofreno de Bosch cumple nada menos que 90 años en 2017
    6
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera

    En 2017 se cumple un aniversario muy peculiar, los 90 años de la invención del servofreno, un sistema muy simple pero que se convirtió rapidamente en un elemento indispensable para todos los automóviles, facilitando su manejo y aumentando la seguridad.

    Uno de los sistemas de servofreno primitivos.

    Este año se cumple un aniversario bastante especial, los 90 años de la invención del servofreno, un sistema que pasa desapercibido para la práctica totalidad de los conductores pero es el que realmente permite que cualquier usuario puede presionar los frenos de su vehículo. Esta fue una de las innovaciones técnicas cruciales para que el automóvil evolucionara, permitiendo que aumentara tanto la comodidad como la seguridad de los usuarios.

    La función de un servofreno es muy simple, multiplicar la fuerza ejercida sobre el pedal de freno para que el usuario no tenga que ejercer toda la fuerza realmente necesaria para activar los frenos. Antes de la incorporación de este sistema, la tarea de frenada no era sencilla ni cómoda, pues el conductor debía ejercer mucha más fuerza. En aquel momento además el mando no tenía forma de pedal, generalmente se recurría a palancas, por lo que era un procedimiento bastante incómodo.

    El servofreno fue desarrollado en 1927 por el ingeniero belga Albert Dewandre, y fue comercializado ese mismo año por Bosch inicialmente para vehículos comerciales bajo el nombre“servofreno Bosch-Dewandre”. Un año después, Bosch lanzaba el sistema “Bosch Bremshelf”, un sistema de frenado más compacto y ligero desarrollado específicamente para montar en automóviles.

    Esquema de un servofreno.

    En aquel momento, la década de los veinte, los vehículos ya podían alcanzar velocidades de hasta 80 km/h, por lo que detener a una mole metálica (todo era metal y madera auténticos en aquellos momentos) con el solo esfuerzo del conductor no debía resultar fácil. El sistema de Bosch rápidamente se popularizó. El sistema de Servofreno Bosch-Dewandre lograba reducir la distancia de frenada en un 35 por ciento, lo que dice mucho de su eficacia.

    La idea original de Dewandre era muy inteligente, pues aprovechaba la presión negativa que se produce en el colector de admisión del motor cuando el conductor levanta el pie del acelerador, lo que evidentemente sucede siempre que se trata de frenar, incluso en aquellos vehículos que no disponían de pedal de freno como tal, sino palancas u otros tipos de mandos.

    La aparición del servofreno permitió que estos sistemas rindieran a mayor nivel, aumentando comodidad y seguridad al mismo tiempo y sin necesidad de aumentar el equipo de frenada, lo que además permitió que se pudieran alcanzar mayores velocidades sin aumentar el riesgo. Por lo que su impacto en la industria fue evidente.

    Timeline

    El servofreno de Bosch cumple nada menos que 90 años en 2017