¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    STELLANTIS da a sus marcas 10 años para demostrar su valía (o acabarlas cerrando)

    La fusión efectiva entre Fiat Chrysler Automobiles y Groupe PSA se concluyó el año pasado como STELLANTIS. Ahora el gigante industrial tiene que hacer que convivan 14 marcas en un mercado automovilístico enormemente competitivo. De momento no desaparerá ninguna marca, ni será vendida.

    A principios de marzo de este año se presentaron los resultados anuales de STELLANTIS, aunque por razones legales tuvieron que presentarse de forma separada, ya que FCA y PSA habían sido independientes durante casi todo el año 2020. Una nueva era ha dado comienzo.

    Si tenemos en cuenta todas las entregas, STELLANTIS distribuyó en 2020 la friolera de 5.947.000 vehículos en todos los continentes. La mayor parte correspondió a las marcas de FCA (3,435 miles), el resto a PSA -salvo Faurecia- (2,512 miles). En total, suman 14 marcas.

    Antes de la fusión lo cierto es que varias marcas se enfrentaban a un futuro muy incierto. Chrysler, por ejemplo, marca centenaria, se apaña con dos gamas de producto: 300 y Pacifica/Voyager. Lancia solo tiene un modelo -Ypsilon- y solo se vende en Italia. Alfa Romeo tiene una gama de productos insuficiente contra las monarquías Premium alemanas, etc.

    Plataforma Giorgio de Alfa Romeo

    Carlos Tavares, el máximo responsable de STELLANTIS, declaró que cada marca del grupo va a recibir fondos y tiempo -10 años-, y en ese tiempo se decidirá la superviviencia de cada marca, o si conviene liquidarla o venderla al mejor postor.

    Por lo tanto, los responsables de cada marca deberán tener clara la gama de producto que quiere, lo que piensa ofrecer a sus clientes, objetivos y política de comunicaciones. Aquí va una obviedad, no tiene sentido que las marcas compitan entre ellas, al menos en el mismo ámbito geográfico.

    Una forma de sobrevivir sería fijarse en la política de Renault Nissan Mitsubishi, cada fabricante del grupo se tiene que centrar en una zona del mundo, con tipos de vehículos que destaquen más en cada lugar, y siempre que se pueda, aprovechar las sinergias de la alianza.

    No se va a tratar de unos «Juegos del hambre» entre las distintas marcas. Hay múltiples formas de que colaboren entre ellas. Está el poder de compra de una empresa que juega en primera división, un enorme catálogo de piezas, soluciones tecnológicas a compartir, saber hacer, herencia, y un largo etcétera.

    Fijémonos en la tabla superior, son los resultados de 2020. Podemos observar cuán importantes son los distintos mercados mundiales para STELLANTIS, con cierta disparidad en volumen y rentabilidad. Por ejemplo, en Norteamérica el 31% de las entegas corresponden al 45% de la facturación por ser modelos de mayor margen, y en Europa lo contrario, se vende mucho más para ganar casi lo mismo.

    Resulta evidente que STELLANTIS se va a centrar especialmente en Norteamérica y Europa, regiones que concentran el 80% de las ventas y 88% de la facturación según los últimos datos publicados. Una estrategia mejorada en China podría dar muy buenos resultados, ya que es el primer mercado automovilístico mundial. Pero todavía se les resiste.

    2020 Chrysler 300C

    Las palabras de Carlos Tavares son un balón de oxígeno para las marcas que se encontraban en una situación más delicada. Pero 10 años pasan rápido en esta industria, el desarrollo de un modelo nuevo lleva de dos a cuatro años (más lo último que lo primero) y no sobra tiempo para demostrar su valía comercial.

    Cada marca tiene que especializarse un poco más, eliminar la competencia interna y maximizar la cooperación. Ni siquiera Lancia va a desaparecer, que era una de las que tenía peores augurios. Puede que veamos temporalmente algún que otro modelo remarcado para tener productos disponibles de forma más rápida, aunque ese comodín no funciona siempre.

    A diferencia de las marcas nuevas que se están sacando los asiáticos de la manga, sin ningún respaldo histórico, ni pedigrí, ni palmarés en competición, STELLANTIS agrupa firmas muy insignes y con un pasado muy rico que puede explotarse. No va a ser una labor fácil, pero si STELLANTIS se cohesiona, se convertirá en un peso aún más pesado en el tablero de juego.